Barcelona: Paco Pérez abre BAO bar, con baos asiáticos artesanales y a la catalana

Con carta para compartir, informal y divertida, es la primera taberna de Barcelona (Arimon, 48. Barrio de Sarrià-Sant Gervasi) especializada en baos de autor. Bao bar se sitúa junto a la hamburguesería gourmet La Royale y complementa la oferta más casual del «poliestrellado» chef catalán.

Una taberna informal para divertirse en la mesa pero muy seria en cocina:  con el mejor producto, recetas originales y todo artesanal y hecho en casa». Así define el multiestrellado chef Paco Pérez (Miramar, L’Enoteca, 5 by Paco Pérez, L’Eggs y La Royale) su nueva propuesta casual en Barcelona: BAO bar, en el barrio de Sarrià – Sant Gervasi.

Inspirado en las izakayas (tabernas japonesas), BAO bar ofrece una carta informal con platos sabrosos y sanos. Se sirven entrantes para compartir, ensaladas, brochetas.. pero su plato estrella son los baos. Se trata de un tipo de bun (bollo) cocinado al vapor y muy popular en las calles de Taiwan y Filipinas. Los baos hace tiempo que han llegado a las cartas occidentales, pero los de Paco Pérez son únicos: tienen acento autóctono en el interior y son totalmente artesanales. Y es que este pan asiático se elabora desde cero en BAO bar: con masa madre traída  por el chef en sus viajes a Asia, harina Ylla especial, agua, levadura, azúcar, leche, aceite y sal.

Si el exterior del bao sigue, con alguna variación, la receta asiática, el interior sabe a paisaje autóctono y se irá renovando. En la primera carta de BAO bar, Paco Pérez los rellena de:

  • Buey de mar, corales, mayonesa y rábano
  • Frincandó de Wagyu
  • Lagarto ibérico (pieza del cerdo ibérico pegada al costillar, muy jugosa), torta del Casar, panceta y fries
  • Rabo de Wagyu y tendones al palo cortado
  • Chipirón con huevo, bacon y salsa tártara
  • Burgerboom 007. Licencia para sorprender

Completan la carta entrantes para compartir (Rompiendo corazones): mejillones en escabeche marino; pulpo picón; anguila «all i pebre»; curry de pez limón y cerezas y gambeta roja con papada y champiñón. Y opciones refrescantes: ceviche vegetal y «tomates que se quieren». La carta incluye también brochetas bajo el nombre Tritón: de alitas de pollo en escalivada y el mil hojas de moruno.

Los postres también se elaboran en casa: helados soft hechos con manzana asada al horno de brasas. Se presentan en diversas versiones: con crema de chocolate, toffee y manzana; con crema de almendras, piña fresca, coco, estragón y jarabe de arce o como un divertido corneto con toppings. Algunos se encierran en el interior de un bao.

La oferta de bebidas de BAO bar también es singular. Muchas de las propuestas son para compartir: shake de leche de chufa, cacao y dátil; limonada natural con lima, menta y critronela; té de melocotón, mandarina y tomillo, y una Pink Panther con leche de chufa, frambuesa y miel, todas ellas homemade. También se sirven jarras de cerveza y «pichet» de vinos y sakes.

El interiorismo de BAO bar se inspira en las izakayas (tabernas japonesas) y los markets nocturnos asiáticos, buscando una experiencia gastronómica casual para compartir con amigos.  La arquitecta Esther Rovira ha convertido la vaporera de bambú en la que se elaboran los baos en símbolo del local.  De ahí nacen las bao-nubes que invaden el techo: lámparas ligeras hechas de vaporeras de bambú y leds para evocar una noche de verano en un mercado callejero.  El bambú, las maderas claras y las mesas largas y para compartir dibujan un ambiente de taberna, divertido e informal.

Una cocina abierta permite a los comensales observar cómo se elaboran los platos. Un showcooking que comparte protagonismo con la barra cervecera. Como en su carta, el local mezcla lo asiático con lo autóctono: en la pared bao luce un graffiti de jóvenes artistas de Barcelona. En palabras de Paco Pérez: «BAO bar es una taberna informal donde divertirme y divertir, con una propuesta callejera que demuestra que, a veces, lo simple es lo más sofisticado».

El chef Paco Pérez acumula 5 estrellas Michelin (2 en el restaurante Miramar de Llançà, 2 en  L’ Enoteca del Hotel Arts de Barcelona y una en Cinco by Paco Pérez de Berlín).  Empezó a  cocinar con apenas 15 años y aprendió con los mejores: Michel Guénard, uno de los padres de la nouvelle cuisine y Ferrán Adrià, etc.

El amor lo unió para siempre a Miramar, la fonda de Llançà de la familia de Montse Serra, su mujer.  Paco Pérez la convirtió en restaurante gastronómico y en 2006 y en el 2010 su creatividad y talento fueron reconocidos con su primera estrella Michelin. Hoy, el chef dirige los fogones de Miramar, L’Enoteca, Cinco, L’Eggs, La Royale y BAO bar y se ha convertido en un referente de la cocina de vanguardia de nuestro país.

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies