Madrid: Se inaugura «La Barra» de Poncelet Cheese Bar

Se trata de una propuesta informal, con precios muy asequibles, para degustar quesos de manera diferente. Los platos se maridan con una selección de cervezas artesanas, vinos por copas, vermuts y vinos de Jerez.

Poncelet acaba de inaugurar un nuevo espacio en su conocido restaurante de quesos Poncelet Cheese Bar, que cumple cinco años. Se trata de “La Barra de Poncelet Cheese Bar”, una zona con una carta más
asequible, pensada para compartir, disfrutar y aprender en torno al queso.
Con un estilo más informal que el restaurante, aquí se ha hecho un especial hincapié en incluir nuevos platos ligeros y saludables (sin dejar de lado otros más contundentes e invernales), añadiendo, incluso, propuestas vegetarianas. También, como siempre, se contemplan opciones “Anti-Queso”, ya que en Poncelet Cheese Bar “somos más que queso”.
Esta nueva carta se divide en tapas frías y calientes. Asimismo, sigue siendo posible en este área solicitar las exquisitas tablas de queso que se diseñan según el gusto del cliente, todas con precios ajustados.
Los platos
Entre los platos fríos, merece la pena destacar la conserva Poncelet de mejillón con kimchi cremoso de Arzua Ulloa; el maki sushi de salmón noruego y mozzarella de búfala campana; el hummus de queso majorero con torta de pan de pita; gua Bao de roastbeef con queso ragusano, mayonesa picante y encurtidos; o la focaccia de escalibada, queso fresco de Madrid y anchoa. En cuanto a los calientes, riquísima la brocheta de pollo de corral teriyaki con streussel de queso gouda de 3 años de
maduración; la quesada pasiega de puerro y bacon con pomodoro de tomates extra verdes; las albóndigas de ternera con emulsión de queso arribes; la tartiflette de queso Puig Pedros; provoletta de queso Murcia al vino con puré de tomate trufado y tostada de raclette, encurtidos y tomatitos; y los callos y morros a la
madrileña con queso de cabra de Fresnedillas de la Oliva.
A esta apetecible carta se añade una especial mención a los maridajes de quesos, proponiendo armonías semanales con más de una docena de cervezas artesanas.
También con vinos, ofreciendo una carta de 20 x 20 (veinte vinos por menos de 20€) -muchos de ellos por copas-, selección de vermuts y de finos-olorosos.
El espacio
El espacio está diseñado por José Manuel Ferrero, del Estudi Hac, quien se ha inspirado en el origen de los quesos (la leche) y las antiguas cantareras que solían contenerla, razón por la que se han dispuesto a lo largo de toda la zona. El muralcaleidoscopio colorista creado por Gabriel Corchero en el interior del restaurante tiene ahora una nueva referencia en esta área. Las mesas han sido creadas en exclusiva y elaboradas artesanalmente por el artista de la madera Marco Palomo.
El mismo equipo profesional de siempre atiende también está “ampliación” y cuenta con el “sello de calidad Premium” de la casa Poncelet, basado en el conocimiento, entusiasmo y optimismo que se reflejan en la alta calidad del servicio a los clientes (300.000 en cinco años).
Con esta novedosa barra del Cheese Bar, Poncelet (que cuenta también con tienda en Argensola 27), pretende seguir avanzando con la vocación y compromiso de divulgar la cultura del queso.