Santa Luzía, un «espazio gastronómico» en Cantabria

Pilar Velarde, ideóloga y propietaria de Santa Luzia (Cos. Mazcuerras. Cantabria. 942 700 013), restaurante que ha revolucionado la oferta gastronómica del valle de Cabuérniga en Cantabria, confía los fogones de su cocina a Nacho del Corral, una de las más interesantes jóvenes promesas de la región. La nueva oferta gastronómica de Santa Luzia propone una cocina cargada de culto al producto de proximidad y al sabor.

Hace dos años Pilar Velarde abría las puertas de Santa Luzia en la pequeña localidad cántabra de Mazcuerras a escasos 30 kms. de Santander con el firme propósito de crear un local fresco y desenfadado, alejado del tradicionalismo de puchero. Conseguido su objetivo, ahora Pilar, una de las hosteleras más queridas en su Comunidad y que regenta en Santander desde hace dos décadas la Bodega La Montaña, apuesta por la cocina más personal y emocional de Nacho del Corral para sorprender a quien lo visita.

Aficionado a la cocina desde niño, este joven chef confirma su pasión por la cocina en el dos estrellas Michelin, Cenador de Amós. Abandona su tierra natal para irse a San Sebastián a La Cuchara de San Telmo donde trabaja mano a mano con Alex Montiel, al que considera su maestro y su máxima influencia en la cocina que realiza actualmente. A sus 24 años regresa a su tierra natal para afrontar el reto de dirigir el Club Parayas pero muy pronto la capital le llama para adentrarse en los fogones de Nodo con Alberto Chicote y, posteriormente, Goizeko Kabi.

Imparable decide marcharse a Basilea (Suiza) para introducir la cocina mediterránea en un restaurante. Después de tres años regresa a San Sebastián para seguir formándose en el Basque Culinary Center donde conoce a Pilar Velarde y se enamora de su Espazio Gastronómico y de su visión diferente del universo gastronómico. Ahora, con un estilo delicado y honesto, Del Corral ofrece en Santa Luzia su revisión personal de la cocina local, respetando la materia prima por encima de todo. Un planteamiento que se sustenta en el producto de proximidad, en los indigentes eco-sostenibles que tienen alrededor, y sobre todo en dar prioridad por encima de todo a que el sabor de sus platos consiga emocionar a los clientes.

EL NUEVO SABOR DE LA TIERRA

Con Nacho del Corral, Santa Luzía ofrece una cocina diferente, fresca y urbana, aunque manteniendo siempre la esencia de la “tierruca”. Aquí no hay cocido, sino platos modernos con algún guiño internacional que permiten ser compartidos casi en su totalidad, sin perder de vista la rica despensa cántabra de la que se abastecen a diario.

Gyozas de mollejas de cordero con salsa de miso y mandarina, oreja de cerdo crujiente con gambas y alga codium, steak tartar de vaca ecológica (versión clásica o canalla), ensalada templada con changurro, chips de bogavante y espuma de curry, o los arroces de Nacho que son difíciles de olvidar…, son algunas de las nuevas propuestas que componen la carta de Santa Luzia.

COMPARTIR ES VIVIR

Santa Luzía es mucho más que un restaurante, es –como reza el subtítulo de su nombre- un “espazio gastronómico” en el que compartir unas raciones, tomar una copa, comer en familia sabiendo que los niños tienen su espacio, disfrutar de un chocolate con churros las tardes de domingo, o celebrar incluso una boda de ensueño.

Para ofrecer todo ello, el local, decorado en un estilo “rusti-chic”, está cargado de detalles, muebles reciclados, objetos vintage y piezas de diseño, todo ello envuelto en maderas naturales y cálidos tonos pastel. Funcionalmente, se divide en diferentes ambientes: restaurante -con mesas individuales y corridas-, bar y zona lounge con sofás Chester, una sala de juegos para los niños, un comedor de eventos, y una espectacular terraza-jardín junto al río Saja, también, con zona infantil.

 

 

Deja una respuesta