Se entregan los Premios Memoriales de Gastronomía 2015

Roberto Verino, Ymelda Moreno y Ramón Freixa están entre los galardonados de la XXXII edición de los Premios Memoriales de Gastronomía que, concedidos por la Real Academia de Gastronomía y la Cofradía de la Buena Mesa, reconocen el trabajo de distintas personalidades por su aportación a la gastronomía.

El pasado miércoles se celebró la entrega de los Premios Memoriales de Gastronomía que, anualmente, conceden la Real Academia de Gastronomía y la Cofradía de la Buena Mesa. Estos Premios, que se otorgaron por primera vez en 1984, nacieron con el espíritu de tender puentes entre la gastronomía y diferentes sectores como la ciencia, la viticultura, el mundo empresarial, el editorial y el artístico, reconociendo la labor de profesionales y entidades que han desarrollado especiales vínculos con el mundo gastronómico.
Estos galardones, además, ostentan un sentido histórico y emocional muy especial, ya que rinden homenaje a grandes personalidades españolas que han tenido un papel muy destacado en la evolución de la gastronomía española, como Víctor de la Serna, Néstor Luján, el Marqués de Desio o el Conde de los Andes.
Paco Quirós, con 49 años de trayectoria y artífice de los restaurantes Cañadío, La Maruca, La Bien Aparecida y el recién estrenado La Primera, recibió el Premio Marqués de Desio al mejor empresario de la restauración española 2015.
El Premio Conde de los Andes al mejor creador artístico relacionado con la gastronomía reconoció el trabajo del diseñador Roberto Verino, pero esta vez por su faceta enológica como propietario de la Bodega Gargalo, en su Ourense natal.
La brillante trayectoria en el ámbito de la nutrición del catedrático de Fisiología, Emilio Martínez de Victoria, mereció el Premio Gregorio Marañón al mejor científico en el campo de la alimentación.
Tim Atkin, Master of Wine desde 2001 y uno de los periodistas del vino y catadores más influentes del mundo, recibió el Premio Víctor de la Serna por su difusión y promoción de los vinos españoles; aunque no pudo asistir a la gala, envió unas palabras en las que compartió su admiración y pasión por los vinos de nuestro país.
El diseño de las cartas de los restaurantes Bibo (Marbella y Madrid), del cocinero Dani
García que, como su cocina, aúnan sofisticación, innovación y un toque de
irreverencia, obtuvieron el Premio Sanchez Cotán.
Fernando Sáenz y su universo de gastronomía bajo cero plasmado en el Obrador
Grate y la Heladería della Sera (en Logroño) fueron distinguidos con el Premio Paco
Torreblanca, que compartió con su mujer y socia Angelines González.
A través de los restaurantes Erre -en Cartagena de Indias-, From -en Bogotá- y, en unas
semanas, su nuevo proyecto en Panamá, Ramón Freixa representa a la gastronomía
española fuera de nuestras fronteras. Y por ello recibió el Premio Marqués de Busianos.
El Premio Néstor Luján a la personalidad gastronómica del año reconoció la labor de
toda una vida de Ymelda Moreno de Arteaga, presidenta de la Cofradía de la Buena
Mesa y Coordinadora de la Guía Repsol desde sus inicios (entonces Guía Campsa).
Tras la gala de entrega, celebrada en el Hotel Urban de Madrid, académicos,
cofrades y premiados disfrutaron de una cena dirigida por Paco Patón con un
sensacional menú de Aurelio Morales, chef del restaurante Cebo del Hotel Urban,
donde brillaron el chipirón de anzuelo con bizcocho de tinta y trompeta de los
muertos; el canelón de pintada, servido con gamba roja y boletus pinícola o la
original vaca avileña, con un creativo juego de temperaturas, texturas y sabores.
El menú estuvo acompañado por una selección especial de vinos, cortesía de
Grandes Pagos de España, representados por Cervoles Blanco 2014 (Bodega Castell
Del Remei), Alonso del Yerro 2012 (Viñedos Alonso del Yerro) y Moscatel de la Marina
de Bodegas Enrique Mendoza.

Deja un comentario