Mercedes García Rupérez, protagonista de una cata histórica de Montecillo

El 31 Salón de Gourmets acogió una cata organizada por Bodegas Montecillo y dirigida por su enóloga Mercedes García Rupérez. Una cata inédita y singular donde se descorcharon botellas muy especiales de cinco décadas diferentes pertenecientes a la colección privada de la tercera bodega más antigua de Rioja, puro reflejo de su pasión por elaborar grandes vinos. La última década seleccionada fue 2010, representada por el más reciente lanzamiento de la bodega: Montecillo Edición Limitada 2010 (en la imagen).

Entre las añadas históricas se cataron Montecillo Gran Reserva Selección Especial 1970, Montecillo Gran Reserva Selección Especial 1982, Montecillo Gran Reserva Selección Especial 1994,  una mítica cosecha que nos ofrece un vino inolvidable que se ha convertido en una auténtica joya enológica del siglo pasado; y, por último, Montecillo Gran Reserva Selección Especial 2001, sin duda una de las añadas emblemáticas de las últimas décadas. Los vinos Gran Reserva Selección Especial de Montecillo se elaboran solo en años en los que las cosechas han sido excepcionales, dando lugar a vinos muy robustos, potentes y completos.

La expresión de La Rioja eterna y auténtica 

Montecillo Edición Limitada 2010 (que recientemente ha sido galardonado con un Bacchus de Oro y Andreas Larsson, Mejor Sumiller del Mundo (2007 ASI), le ha otorgado 90 puntos en su última cata a ciegas) es la expresión moderna de la Rioja eterna y auténtica, el vino más contemporáneo y a la vez, más atemporal de Montecillo. Es la alianza de dos variedades ancestrales, Tempranillo y Graciano, para ofrecer un vino extraordinario, del que sólo se elaboran 34.000 botellas numeradas y autografiadas por su enóloga, Mercedes García.

Mercedes García, enóloga de Bodegas Montecillo, lleva casi 10 años trabajando en la puesta al día de sus vinos, convencida de que las virtudes del terroir y del viñedo de la Rioja Alta, combinadas con una viticultura exigente, precisa y respetuosa, dan como resultado vinos honestos y con personalidad. Junto a su equipo técnico, ha conseguido una gama renovada que se inscribe en la tradición de la marca y de la región, y que es capaz de ir más allá, de llevar su carácter, tan arraigado en el lugar, a una expresión actual, única, demostrando, en definitiva, que la pasión por la tierra y la experiencia de una bodega centenaria son esenciales para emocionar al público de hoy.

Origen Fuenmayor

El origen de Bodegas Montecillo se encuentra en Fuenmayor, uno de los pueblos de mayor tradición vitícola de la Rioja Alta. Más de 140 años después de la fundación de la primera bodega en 1874, Montecillo mantiene una sólida filosofía de respeto al viñedo, de selección de la mejor uva, de una vinificación coherente, de un envejecimiento en barricas de roble de alta calidad y de un afinado en el sosiego de sus impresionantes calados, donde se guardan botellas de añadas que se remontan a 1926, el mismo año de creación de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

 

Deja un comentario