Asturias: Casa Gerardo apuesta por la «cuchara» veraniega

La cuchara no solo es para el invierno. Y para demostrarlo, Casa Gerardo rinde homenaje al utensilio predilecto de sus chefs con originales y frescos platos que protagonizan dos menús memorables. La cocina asturiana contemporánea llena de sabor y matices que tanto les caracteriza adquiere un nuevo significado esta temporada, en la que cada creación supone una experiencia en sí misma. En la imagen, su cogollo a la crema y aguacate.

Los orígenes de la cuchara se remontan al Neolítico: un utensilio humilde y sencillo, pero de una importancia decisiva en la historia de la gastronomía. Siempre se ha asociado a la cocina tradicional, al guiso, al sabor y la suculencia; pero con el calor se revelará su lado más insólito y fresco gracias al espléndido homenaje culinario que le rinde el restaurante Casa Gerardo (Prendes. Asturias. 985 88 77 97. www.restaurantecasagerardo.es).

Pedro y Marcos Morán  confiesan abiertamente su amor por la cuchara, y demuestran la versatilidad de un instrumento que brinda inagotables posibilidades. “Si tuviera que quedarme con un utensilio de cocina elegiría siempre la cuchara”-dice Marcos absolutamente convencido. Y añade: “si un plato no se puede tomar con cuchara, tiene que haber un buen motivo”. La cuchara también supone “un reencuentro con actos: con saber utilizarla, con comer bien”.

Esta vuelta a las raíces descubriendo el lado menos tradicional de un elemento tan presente en nuestro día a día representa la cocina de Casa Gerardo  de un modo muy certero: cocina asturiana contemporánea en estado puro que funde tradición y vanguardia en un equilibrio perfecto. La cuchara se convierte en la protagonista de la carta y de dos menús degustación en los que cada plato supone una experiencia culinaria en sí mismo: cuatro o cinco cucharadas encierran un complejo y fascinante universo propio.

Ejemplo de algunos platos para degustar con cuchara son el Cogollo a la crema y aguacate (presente en ambos menús). En esta receta el producto se trata de una forma muy sorpresiva, completamente diferente a la que está acostumbrado el comensal: el cogollo se revela suave y fundente, nada crocante. U otros como el Caviar con panacota de tuétano, crema ácida de cacao y leche tostada ; el Jugo de callos; o el Salmonete con crema de puerros.

El Menú Clásicos tiene un precio de 66€ y sintetiza en 9 pasos la unión entre el ayer y el hoy de la cocina asturiana. El Menú Contemporáneo se sirve a un precio de 110€ y está compuesto por 12 “movimientos” absolutamente redondos que permiten al comensal disfrutar de una fusión magistral entre el hoy y el mañana.

Por supuesto, en esta deliciosa oda culinaria a la cuchara de Casa Gerardo no falta su extraordinaria Fabada de Prendes -probablemente la mejor del mundo-, en su punto exacto de suculencia para aquellos “valientes” que siguen fieles a este contundente plato incluso en verano.  

Deja un comentario