Del Tros al Plat

Productores, cocineros y mercados reivindican el territorio valenciano como destino gastroturístico.

Texto: Armando Desantes. Fotos: Del Tros al Plat

En coincidencia con la Capitalidad Mundial de la Alimentación Sostenible, que ejerce Valencia a lo largo de 2017, la Agència Valenciana de Turismo, el Patronat de Turisme de Valencia y el Ayuntamiento de la ciudad se han unido para presentar en sociedad “Del Tros al Plat”, nuevo proyecto turístico centrado, como sello diferenciador,  en la calidad de los alimentos de proximidad y la singularidad de su elaboración hasta llevarlos a la mesa. Alguien lo ha definido como “un homenaje a la autenticidad”.

Porque el resultado son platos genuinos de un territorio único, el valenciano, que se reivindica como un destino turístico excelente y “como el camino más corto a la felicidad del visitante”. “Del Tros al Plat” forma parte de la programación específica de la Capitalidad Mundial que ostenta Valencia. Producto, cocina y territorio son los ejes de esta marca turística que, por primera vez, va más allá del paisaje en sí mismo. Porque, como decía J.F. Mira, la gran aportación de los valencianos al mundo es “el suelo recto, bien hecho, milimétrico, que aprovecha cada centímetro de la parcela”.

Un trozo de la historia valenciana

Y la tierra y sus tesoros son elementos clave, nexos de unión para explicar la esencia de este territorio. Porque cada persona que adquiere el pimentón o la berenjena, la galera o el arroz, se lleva un trozo de la historia valenciana. Por eso, visitar los mercados es siempre una decisión brillante a la hora de buscar la explicación a muchos porqués. Porque la realidad de un país se puede descubrir muy bien a través de sus productos y su transformación.

Nada sería de la buena mesa sin el esfuerzo de agricultores, ganaderos y pescadores, sin la impagable contribución de las gentes del campo y del mar, verdaderos defensores del territorio, guardianes de ese tesoro cultural maravilloso denominado sabor.

Si tenemos en cuenta que uno de los argumentos principales que mueven al turista en sus desplazamientos es el gastronómico, la iniciativa busca rentabilizar turísticamente el potencial de Valencia como gran ciudad mediterránea, que ofrece variedad y calidad de alimentos de producción local.

Todo parte de la Dieta Mediterránea, en torno a la cual y a la excelencia y singularidad de la cocina valenciana se ha diseñado un relato para que sirva de reclamo en la promoción y comercialización turística del territorio valenciano.

El mar, la huerta y la montaña como elementos turísticos de primer orden, porque de allí proceden los productos que, unido a la transformación de dicha materia prima a través de la cocina, pueden convertirse en prescriptores del territorio.

Cuatro actores principales

La presentación de la iniciativa tuvo lugar a primeros de junio en el edificio Veles e Vents de la Marina de Valencia  y contó con cuatro actores principales: el productor agrario, el mercado que garantiza la llegada del alimento a la cadena de transformación alimentaria y que en este caso procedieron de Mercavalencia, el cocinero y la explotación del recurso desde su vertiente turística.

Acudieron el alcalde de Valencia, Joan Ribó, acompañado de las concejalas de Agricultura y Horta, Consol Castillo, y la de Turismo, Sandra Gómez.  También Pilar Moncho, diputada provincial de Turismo, con todo su equipo del Patronat, quien destacó que “el proyecto reúne el mundo de la cultura, la agricultura y el turismo, y presenta productos que nacen en la tierra”. Ribó destacó, por su parte, que “hasta ahora se han potenciado poco los productos y la gastronomía valenciana, cuando tenemos cercano, por ejemplo, el caso de Italia, donde la promoción de sus productos es una práctica habitual”.

El evento tuvo como protagonistas a tres productos valencianos, el arroz, el pescado azul y la cereza, además de un complemento excepcional para armonizarlos, los vinos de Terres dels Aforins, Celler del Roure, Daniel Belda, Bodegas Enguera, Rafael Cambra o Los Frailes, mientras que el pan lo puso Paco Roig. Fue una exhibición de todo el territorio desde la puesta en valor de sus productos y de su cocina. En futuras presentaciones se recurrirá a otros productos igualmente representativos de Valencia.

“Del Tros al Plat” servirá, a partir de ahora, para exportar el relato del destino valenciano al resto del mundo en las acciones, ferias y certámenes donde acudan las marcas turísticas locales implicadas en este proyecto.

Una de las huertas productivas más ricas del mundo

El Ayuntamiento anima a valencianos, valencianas y visitantes a participar y disfrutar de esta fiesta sostenible del buen comer, en la que Mercavalencia proveerá los productos. “Del Tros al Plat” va a servir para “conectar los productos de la huerta directamente con los cocineros” y poner en valor que Valencia cuenta con una de las huertas productivas más ricas del mundo, que es a la vez “un arma contra el cambio climático y excelente embajadora de la diversidad del territorio”.

En el hall del Veles e Vents (decorado para la ocasión con una cortina hecha de platos, una torre también de platos y un pequeño mercado con cajas y cestas de productos autóctonos) se dispuso una zona para dar un espectáculo de cocina en directo, mientras una tertulia posterior, conducida por el crítico Santos Ruiz, disertaba sobre el origen de los alimentos y de la alimentación. Productores, agricultores, pescadores, todos ellos tuvieron cabida en un espectáculo en el que el cocinero, Jorge de Andrés, de La Sucursal (trasladada hace poco a su nuevo enclave marítimo), fue tomando protagonismo desde que preparó la “titaina” con boquerón (receta típica del barrio valenciano del Cabanyal) hasta acabar cocinando en directo un “arròs amb bledos (acelgas)” y un mochi de cerezas, con reminiscencias japonesas. Se presentó también una tabla de quesos de Almedíjar. Asistieron al evento unas 150 personas que, a partir de ahora, actuarán como “prescriptores” de este singular producto turístico.

Además, se han realizado unos vídeos que serán la carta de presentación a turistas nacionales e internacionales de “Del Tros al Plat” y que las tres instituciones que se han unido en el proyecto llevarán a todas las acciones promocionales que desarrollen.

Un producto, una persona

Detrás de un producto siempre hay una persona. Así lo quiere reivindicar “Del Tros al Plat”, proyecto impulsado por las instituciones valencianas, desde donde están convencidos de que es posible hacer promoción del territorio desde un enfoque diferente y basado en la sostenibilidad alimentaria. Pero para ello demandan la implicación de todos.

En la tierra de las naranjas, el kaki la chufa y la horchata, abierta al mar Mediterráneo y repleta de campos de arroz, no hay que recorrer grandes distancias para preparar los mejores platos. Una agricultura sostenible, así como la singularidad de las elaboraciones que se llevan a cabo en las cocinas, conducen a la calidad del resultado.

Este es el hilo argumental alrededor del cual se ha creado el producto “Del Tros al Plat”, que lanza al mundo turístico un mensaje diáfano: nada sería de la buena mesa sin el esfuerzo de agricultores, ganaderos y pescadores, sin la impagable contribución de las gentes del campo y del mar, verdaderos defensores del territorio, guardianes de ese tesoro cultural maravilloso denominado sabor. Un mensaje que ningún turista gastronómico debería desconocer.

Deja un comentario