Salamanca: El Mesón de Gonzalo abre La Barra del Mesón

Tras varios meses de reforma y con motivo de su 70 Aniversario, el Mesón de Gonzalo (Poeta Iglesias, 10. Salamanca) lleva a cabo una actualización completa y suma al restaurante esta nueva propuesta independiente. La Barra, que se encontraba antes en la zona de abajo, cobra notoriedad convirtiéndose en un espacio independiente ubicado en la planta de arriba y con nueva carta. Cocina tradicional de corte castellano y sin perder las raíces de la casa es la propuesta que, con técnicas internacionales, firma el chef Marcos del Valle.

Tras varios meses de reforma, El Mesón de Gonzalo, que este año celebra su 70 aniversario, ha llevado a cabo una actualización completa del negocio, dividiéndolo en dos conceptos: El Restaurante en la planta de abajo y La Barra en la planta de arriba, ambos ubicados en el mismo edificio con entradas independientes y funcionamiento diferente.

La Barra, que se encontraba antes en la zona de abajo, previa a la entrada al restaurante, cobra notoriedad convirtiéndose en un espacio independiente ubicado en la planta de arriba y con una carta nueva y dinámica.

De esta manera, el grupo que dirige Gonzalo Sendín amplía a tres sus espacios en Salamanca: Las Tapas de Gonzalo y los dos conceptos que componen El Mesón de Gonzalo; El Restaurante y La Barra.

La Barra, un espacio de cocina en el centro de la barra y tapas tradicionales

Este nuevo espacio ubicado en la planta superior del emblemático edificio que se encuentra en la Plaza del Poeta Iglesias de Salamanca, cuenta con cocina en el centro de la barra y formato showcooking que permite al comensal ver la elaboración de los platos en directo y en la propia barra en la que va a comer.

La fachada ha sido restaurada en su totalidad, habiendo sido descubiertas cinco columnas de piedra del siglo XVI y en dos de ellas además han aparecido dos escudos heráldicos.

La barra tiene una capacidad de unas 35-40 personas. De las cuales 10-15 se pueden ubicar en la misma barra viendo en primera línea toda la elaboración de los platos. Dispone también de mesas altas y taburetes. Las tapas elaboradas con productos de primera calidad son las protagonistas.

El chef Marcos del Valle, responsable de cocina, es el encargado de firmar la carta de La Barra del Mesón de Gonzalo. Cocina tradicional y platos de toda la vida aplicando técnicas internacionales que domina el chef.

La carta está compuesta de platos reconocidos de El Mesón de Gonzalo como las bravas, las croquetas de Jamón ibérico o las premiadas manitas de cerdo que se adaptan al formato de raciones y a los que se suman nuevas propuestas de tapas elaboradas a base de verduras, ibéricos y productos de la zona.

El local donde se encuentra La Barra anteriormente fue una marisquería, de ahí que, con carácter temporal también haya algún guiño al marisco.

El Restaurante, un espacio que se consolida

La Barra y el Restaurante componen la nueva etapa del Mesón de Gonzalo como dos locales independientes de caracteres muy diferentes.

El hecho de trasladar y dotar de espacio propio a La Barra que antes se encontraba en la entrada del restaurante, ha permitido que el Restaurante cuente con entrada independiente y amplíe a 50 el número de comensales. A esto se suma la terraza exterior que también amplía su capacidad con espacio ahora para 40 personas.

El Restaurante mantiene su propuesta de cocina honesta, en la que el chef Marcos del Valle combina tradición y modernidad a partes iguales aunque también con algunos cambios.

La decoración, que firma el decorador Rafael del Castillo, se ha renovado manteniendo la esencia que siempre le ha caracterizado a lo largo de estos 70 años.

El Mesón de Gonzalo, un referente gastronómico que celebra su 70 Aniversario

El Mesón de Gonzalo nació en 1947 de la mano de Manuel Sendín y es la segunda versión de un restaurante mítico en Salamanca. Mítico por su cocina, su ubicación y su clientela.

Un negocio del que toma el relevo Gonzalo Sendín tras tres generaciones. El Mesón ha sido durante años una referencia absoluta en carnes, pescados y vinos. Pero el restaurante siempre ofrecía algo más que buena gastronomía; algo fuera de carta que ha convertido a sus clientes en fieles seguidores de este modelo. Gonzalo cedió el testigo a su hijo, también Gonzalo y hostelero de brillante y acreditada trayectoria en Salamanca. Así nació El Mesón de Gonzalo, reinventado pero con la misma esencia de cuidar todos los detalles; con todo el sabor de Salamanca y su tradición. Mesón de Gonzalo consigue su primer Sol en la Guía Repsol 2017.

Deja un comentario