Carta del Director: Más jóvenes y más libres para seguir alimentando cuerpo y alma

Hoy me gustaría reflexionar brevemente, con el permiso de todos vosotros, sobre el paso del tiempo y la necesidad de aprovechar las enseñanzas del pasado para mejorar nuestro presente y proyectarnos hacia lo porvenir. Estos gélidos días de invierno, al calor de las chimeneas, nos asaltan quizá reflexiones más melancólicas que en otros momentos del año. “ORIGEN, la Revista del Sabor Rural” lleva ya mucho trecho, casi tres lustros, fiel a su cita con los productos de calidad y su forma de trasladarlos a la mesa.

Por Eugenio Occhialini

Durante todos estos años nos hemos convertido en referencia de la íntima conexión existente entre territorio, medio ambiente, agricultura, restauración y, en sentido más amplio, “alimentación del cuerpo y del alma”. Y, sobre todo, hemos querido ser la voz de un consumidor consciente y responsable, dispuesto a preservar (y mejorar, si cabe) lo que la Naturaleza le ofrece.   

Hay un pasado que mira hacia el futuro y que se concentra en las opiniones de los expertos, productores y cocineros a los que hemos dado voz a lo largo de los años, pero hay, sobre todo, un maravilloso presente más proyectado todavía más hacia el porvenir: lo constituyen esas nuevas generaciones que investigan e interpretan el futuro con una mentalidad mucho más libre que la de sus predecesores, quizá porque tienen muchas menos cuentas pendientes con el pasado.

ORIGEN se encuentra actualmente en ese tránsito. Somos veteranos pero siempre hemos intentado mantener ese espíritu joven, adaptar nuestros contenidos a la espectacular evolución experimentación por la alimentación y la gastronomía en los últimos años, sin perder nunca de vista de dónde venimos, de esa pasión por la sostenibilidad del planeta y por defender al mundo rural que siempre ha sido nuestra razón del ser.

Sin renunciar en absoluto a esta filosofía, queremos, de algún modo, quitarnos unos años de encima, pasar si se quiere por el cirujano plástico, en busca de reafirmar nuestra razón de ser. Hay una generación maravillosa de hombres y mujeres del campo, productores responsables de una despensa ubérrima, y, junto a ellos, cocineros y enólogos, autores de una propuesta culinaria espléndida, que apenas frisan la treintena y en cuyas manos está el mañana.

Son profesionales formados y viajados, dominadores de las nuevas tecnologías, siempre atentos a las ventajas que proporciona la innovación y que han llegado para quedarse. Vienen a darlo todo y dispuestos, sobre todo, a mejorar nuestra forma de alimentarnos.

Merecen, por lo tanto, que el nuevo ORIGEN les vaya haciendo protagonistas pero no de manera abrupta, sino todo lo contrario, en una suave transición. Seguirán compartiendo presencia, en nuestras páginas y en nuestro cada vez más acentuado rastro digital, con los grandes personajes del día de hoy, prestigiosos por haber sido activos e innovadores en el pasado. Será un delicado paso del testigo, como esa lluvia fina que últimamente tanto anhelamos, que pretendemos redunde en la calidad máxima de nuestra publicación.

Nuestro lema es ser, por encima de todo, sostenibles y respetuosos con el entorno, pero también solidarios socialmente y reivindicativos, por encima de todo, de una despensa saludable, eje de la calidad de vida. Pero queremos beneficiarnos del empuje de esas nuevas generaciones, acaso mucho más concienciadas que la nuestra sobre la necesidad de cuidar la tierra, el mar y sus producciones para que siga habiendo un mañana.

Puedo reconocer que en este nuevo espíritu hay un algo de nostalgia de aquellos tiempos que ya no volverán pero también late el optimismo de que los jóvenes productores, cocineros y bodegueros de hoy son mucho mejores que sus antecesores y también más sabios, acaso porque también han gozado de más oportunidades.

Nosotros pretendemos seguir dándoles argumentos para que construyan una historia impecable y que garantices la calidad máxima, porque sabemos que ellos, en ningún caso, han desdeñado las lecciones del pasado sino que, por el contrario, les han servido para mejorar. Y aspiramos también a llegar al consumidor comprometido, de todas las edades, que disfruta de la buena mesa acaso un poco más porque ha podido descubrir los orígenes, la razón de ser, de las cosas.

De los surcos de la tierra a la vajilla del restaurante se desarrolla un recorrido mágico, repleto de desniveles y de amenazas, al final del cual se localiza la esencia de todo, una alimentación saludable.

Somos lo que comemos y estamos convencidos de que las nuevas generaciones van a ser mucho más de lo que ha sido la nuestra, precisamente porque están teniendo la oportunidad de comer mucho mejor. Queremos seguir siendo notarios de esta evolución apasionante porque, en el fondo, aspiramos, de ese modo, a descubrir el elixir de la eterna juventud.

Deja un comentario

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies