Gallina Blanca saca a la nueva generación en España

Coincidiendo con el Día Mundial de la Nutrición, celebrado el 28 de mayo, Gallina Blanca radiografía a los Kitchen Orphans (o huérfanos de cocina), aquella generación que se ha saltado las clases de cocina en casa. En países como EEUU o Reino Unido, existen ya varias generaciones que desconocen la tradición de aprender las recetas familiares. En la imagen, Clara Bartra, directora del Growth Center de Gallina Blanca.

Las nuevas generaciones presumen de tener amplios conocimientos gastronómicos y se autodenominan grandes foodies, pero sin embargo, pocos son capaces de cocinar un cocido o una paella sin ayuda, ya que desconocen o no han llegado a heredar las recetas de sus familias.
Ello ha dado pie a la primera generación huérfana de cocina en España y las grandes marcas de la alimentación han tenido que adaptarse a las nuevas necesidades del mercado, ayudando a mantener vivos los platos más tradicionales en formatos adaptados al siglo XXI. España, en cambio, no es el primer ni el único país en llegar a este punto, y es que países como EEUU o Reino Unido llevan ya varias generaciones alimentando a estas nuevas familias.
En el marco del día mundial de la nutrición (28 de mayo), Gallina Blanca ha sacado a la luz la radiografía de una nueva generación en España, desvelando a su vez hacia dónde evoluciona la sociedad en términos de alimentación. ¿Cómo cocinan las nuevas generaciones? ¿Serán sustituidos los platos de puchero por sofisticadas creaciones? ¿O primarán los platos sencillos y rápidos en nuestras mesas?
80 años entre fogones: así ha evolucionado la cocina en España
Gallina Blanca, tras más de 80 años en las cocinas españolas, es un gran conocedor de las técnicas y platos más recurrentes de nuestro país, y es que ha alimentado tantas generaciones como podamos nombrar, desde la generación silenciosa (1926-1945) hasta la generación Z (2000-2010), pasando por los Baby Boomers (1945-1964), generación X (1965-1979) y Millenials (1980-2000).
Ahora que los miembros de la generación más joven (Z) comienzan a sobrepasar el umbral de la mayoría de edad, Gallina Blanca dibuja entre ellos una nueva comunidad: los Kitchen Orphans.
Formado por 4 miembros, el Growth Center de Gallina Blanca se encarga de anticiparse a las tendencias gastronómicas con el fin de adaptar los productos de la compañía y acompañar así a los consumidores antes de que tengan una necesidad. El departamento, junto al de Consumer Insights, que estudia las motivaciones de compra de los consumidores y analiza numerosos estudios de mercado, permite a la marca crear proyectos transformacionales de largo plazo con los que consiguen encapsular hoy las tendencias del futuro.
Kitchen Orphans: una generación con raíces, pero sin recetas
Dentro de los últimos estudios del Growth Center de Gallina Blanca, el equipo liderado por Clara Bartra identificó y bautizó a los Kitchen Orphans, una generación que no ha llegado a heredar las recetas y competencias culinarias de sus progenitores para cocinar los platos más tradicionales que comían en su casa.
Pero, a pesar de que esta generación no tenga los conocimientos básicos para elaborar un caldo casero, una paella, o un guiso a partir de los ingredientes básicos, no ha renunciado al deseo de comer bien y, entre tantas nuevas experiencias culinarias de hoy en día, buscan aquellas recetas tradicionales de toda la vida, “como las que comían en casa de la abuela”. Asimismo, y a pesar de no tener los conocimientos “transferidos” de sus predecesores para recrear aquellos tradicionales platos, los Kitchen Orphans buscan fórmulas y soluciones que les ayuden a recrearlos dentro de sus ajetreadas vidas.
Con un perfil que no distingue de sexos, esta nueva generación se compone principalmente de jóvenes urbanitas y se dibuja como una tendencia que se irá incrementando en los próximos años. En España (y en el sur de Europa en general), se comienza a trazar la primera generación de Kitchen Orphans, pero en el norte de Europa van por la segunda generación y en Estados Unidos, la mayoría han perdido ya el referente de lo “casero”.
¿Es una evolución natural?
Según Clara Bartra, directora del Growth Center de GBfoods, grupo al que pertenece Gallina Blanca,  “hay una correlación con la evolución del rol de la mujer en la sociedad, quien, generación tras generación, ha tenido un papel clave en el traspaso de estos conocimientos culinarios entre madres e hijas. Con la incorporación de la mujer al mundo laboral y con la evolución progresiva de la sociedad hacia la igualdad de género, la cocina deja de ser una obligación y pasa a un plano secundario en la escala de prioridades de la vida moderna, haciendo que este perfil de “mentora” se haya ido desvaneciendo poco a poco. Para los Kitchen Orphans, la cocina sigue aportando momentos de disfrute, pero ha dejado de ser una obligación ligada a un rol.”
¿Cómo serán las próximas generaciones de españoles en la cocina?
Según las últimas investigaciones y observando las tendencias actuales, los españoles cocinaremos cada vez menos. “En Gallina Blanca trabajamos con un mapa culinario con el que estudiamos qué y cómo cocinamos, hemos medido el tiempo que los españoles dedicamos a la cocina y observamos un claro descenso progresivo en el tiempo que invertimos entre fogones. Hoy se dedica de promedio, menos de media hora a cocinar, vemos como aumentan los platos únicos y se simplifican los menús hasta el punto que un tercio ya son ensaladas o platos fríos, y un cuarto son platos a la plancha”, indica Bartra.
La primera generación de Kitchen Orphans es una generación abierta a probar nuevas experiencias culinarias, pero se niega a renunciar a implicarse mínimamente en la cocina, con el fin de saber lo que comen y recrear el recuerdo que tienen de sus antecesores y de sus recetas más anheladas.
Los hijos de esta generación, en cambio, serán mucho más abiertos a comer fuera y a dejarse ayudar por las grandes marcas de alimentación en la búsqueda de una cocina más rápida y fácil.
¿Cómo se adapta una marca como Gallina Blanca a estas nuevas generaciones?
Estas nuevas generaciones son consumidoras de una cocina de “ensamblaje”, en la que se mezclan los ingredientes para conseguir el plato final. A priori, esto responde al proceso de una receta de toda la vida, con la diferencia de que estas generaciones conciben el concepto de cocinar de una forma más ágil y, a falta de los conocimientos (y tiempo) para elaborar una receta tradicional, acuden a productos que les faciliten el proceso, como pueden ser los caldos líquidos para las sopas y paellas, o las cremas de verduras, ambas opciones en brik, una innovadora forma de sustituir el laborioso proceso de preparación de un plato tradicional que replica la receta casera. En los últimos años, Yatekomo ha revolucionado el sector de la alimentación, dando respuesta a los consumidores que tienen curiosidad por probar recetas características de otros países.
Otros productos como Avecrem han sabido evolucionar con el paso de los años y adaptarse a las necesidades de una sociedad en constante cambio. Desde sus inicios en los años 30, cuando una pastilla de Avecrem ofrecía a las familias una forma fácil y económica de crear sabrosos caldos y sopas, hasta la actualidad, que las pastillas se utilizan para enriquecer tanto las recetas más tradicionales, como las más vanguardistas. Del mismo modo, la marca presentó hace poco Avecrem Plancha, una alternativa para una de las técnicas culinarias más utilizadas hoy en día: las planchas.
80 años innovando y revolucionando las cocinas españolas
Desde el lanzamiento de los primeros cubitos de caldo en 1937, Gallina Blanca forma parte de las cocinas españolas facilitando la vida diaria de millones de consumidores de este país. La innovación, la calidad y el compromiso con la salud de sus consumidores son las señas de identidad de sus productos. Por ello, Gallina Blanca es hoy una de las marcas referentes en la alimentación española y su web es de visita obligada para todos aquellos a los que les gusta el mundo de la cocina: www.gallinablanca.es
La compañía forma parte del grupo internacional del sector de la alimentación GBfoods con una facturación de 728 millones € en 2017. Hoy el Grupo tiene presencia en España, Italia, Holanda, Rusia, Republicas del CIS, en 30 países del continente africano y oriente medio, a través de marcas de reconocido prestigio como Gallina Blanca, Star, Grand ’Italia, Jumbo y Gino.

Deja un comentario