Casa Galleta: Casa de comidas tradicional con el sello Fontaneda

Casa Galleta, el nuevo restaurante del Grupo Bar Galleta, abre sus puertas en el madrileño barrio de Salamanca (Castelló, 12) y apuesta por una cocina tradicional y de mercado sin olvidar el estilo único de decoración y ambiente que caracteriza al grupo hostelero. Carlos Moreno Fontaneda inaugura su quinto restaurante con una mirada a los orígenes galleteros. Tras el viaje a la gastronomía de América del Norte con El Canadiense y a Latinoamérica con Raro Rare, Casa Galleta recupera la esencia más clásica de sus predecesores Bar Galleta y El Perro y La Galleta. Casa Galleta, situado en el número 12 de la calle Castelló, reinventa el concepto de casa de comidas españolas de finales del siglo XIX con una propuesta gastronómica con postres caseros, todos con galleta, y platos como las cocochas de bacalao y la morcilla con crema de queso de cabra, entre otros.

Maderas gastadas por el tiempo, retratos realistas, bodegones, botellas de vino empolvadas y
gramófonos antiguos trasladan al comensal a los inicios de la restauración y la gastronomía española, cuando surgen las casas de comidas tradicionales que son el origen de los restaurantes de hoy en día.
Casa Galleta es la nueva apuesta gastronómica de Carlos Moreno Fontaneda, empresario madrileño y miembro de la conocida familia galletera. Tras el éxito de sus establecimientos anteriores: Bar Galleta, El Perro y La Galleta, Raro Rare y El Canadiense, el grupo hostelero Bar Galleta inaugura su quinto restaurante en Madrid, en el número 12 de la calle Castelló. El enclave perfecto para un restaurante que busca devolver la cocina tradicional española al panorama culinario.
La propuesta gastronómica de Casa Galleta combina los clásicos del Bar Galleta como las berenjenas rebozadas en galleta, los chipirones con arroz negro y la carrillera de ternera, con nuevas y más tradicionales incorporaciones como la tortilla de patata, las cocochas de bacalao y la morcilla con crema de queso de cabra, entre otros. Casa Galleta apuesta por una carta viva con platos de temporada y sigue la tradición española ofreciendo medias raciones para picotear algo antes o después de un paseo por El Retiro.
Como no podía ser de otra forma, los postres, caseros, son todos con galletas Fontaneda. Entre los clásicos destaca la tarta de mamá de galleta y chocolate, y entre las nuevas propuestas encontramos el tatín de manzana o la leche frita con helado de leche merengada y crujiente de galleta.
Lo clásico y español está presente también en la decoración del restaurante. Desde el uso del esparto para la fabricación de cabezas de animales a cerámicas de Talavera de formas extravagantes. Casa Galleta, situado en un edificio clásico del siglo XIX en la calle Castelló y a escasos metros del Retiro, emula una casa de pueblo decorada con multitud de objetos. Desde las cabezas de esparto de Javier Sanchez Medina, cerámicas verdes de Úbeda, platos pintados de Toledo, o las colecciones de objetos variopintos del tío Ángel y el tío Carlos que decoran las paredes y estanterías del restaurante; radios,
gramófonos, abarcas cántabras y cámaras de fotos.
En Casa Galleta, al igual que en sus “hermanos mayores”, se ha cuidado mucho la iluminación. Durante el día, los clientes pueden disfrutar de la luz que entra a través de sus grandes ventanales. Por la noche, el restaurante se tiñe de una luz de un tono dorado que crea la atmósfera perfecta para una cena romántica o una celebración íntima con amigos.
La dirección del restaurante ha decidido que el 1 % de los beneficios derivados de la exhibición de estas obras se donará anualmente a organizaciones benéficas propuestas por los clientes. Además, como ya es habitual en los restaurantes de Carlos Moreno Fontaneda, los clientes se sentirán partícipes de la
carta, ya que se actualizará con frecuencia incorporando los favoritos de la sección de sugerencias del mes, aportando así novedad y platos de temporada.

Deja un comentario