Navarra: Enoturismo estival en la Bodega Otazu

El verano, la estación por excelencia para las vacaciones, es una ocasión ideal para conocer Bodega Otazu y disfrutar de una inmersión en esa unión de patrimonio histórico, arte contemporáneo y vino en un marco natural idílico. La actual bodega enlaza el pasado y el presente del Señorío y fusiona el edificio de 1840 con La Catedral del Vino. Bodega Otazu cuenta con un programa de experiencias pensadas para deleitar a los visitantes: desde los recorridos por el Señorío o la bodega que culminan con una cata, hasta sobrevolar el Señorío de Otazu y sus 110 hectáreas de viñedo. Además de la original ‘Ser enólogo’, en la que los visitantes tienen la oportunidad de ensamblar su propio vino. Bodega Otazu es la bodega más septentrional de España para la producción de vino tinto. Se encuentra a 8 kilómetros de Pamplona entre la Sierra del Perdón y la Sierra del Sarbil con el río Arga como linde natural. Su viñedo está certificado con la más alta calidad: Vino de Pago.

Para los que disfrutan de una escapada alejados de la arena y el mar, para los amantes del vino, para quienes atesoran lugares con una peculiar historia en su cuaderno de bitácora, para los que disfrutan respirando aire puro y contemplando la naturaleza, para los que recorren el mundo en busca de piezas de artistas contemporáneos que les conmuevan…para todos ellos es la propuesta de enoturismo de Bodega Otazu. En la bodega navarra se han propuesto compartir con los visitantes no sólo sus mejores referencias en el mercado, sino también sus espacios, que aúnan la belleza de un valle idílico con la tradición, el patrimonio histórico, el arte contemporáneo y el vino, donde les esperan experiencias memorables.

Situada a 15 minutos de Pamplona, Bodega Otazu ofrece la oportunidad de disfrutar de las vacaciones de verano desde otra perspectiva. Una de las actividades consiste en una visita de 90 minutos por el museo del vino que alberga la bodega navarra y donde también se descubre la amplia colección de arte contemporáneo de la Fundación Otazu. Se aprecia la perfecta armonía entre el pasado y el presente materializada en la restauración del edificio original de 1840 que da paso a la actual sala de barricas de Bodega Otazu, La Catedral del Vino, obra del arquitecto Jaime Gaztelu. Un lugar inolvidable que alberga  la mayor cromosaturación del mundo, obra del artista venezolano Carlos Cruz-Diez, uno de los mayores exponentes del arte cinético. Como colofón a la visita se realiza la cata de dos vinos de Bodega Otazu, con la posibilidad de elegir vinos de alta gama. Esta actividad tiene su versión ampliada en una opción que tiene dos horas de duración y que incluye un recorrido por el Señorío de Otazu. En él, el viajero se adentra en los orígenes más remotos de la bodega: la iglesia románica del siglo XII, una torre de defensa y palomar del siglo XIV y el Palacio Cabo de Armería del siglo XVI. De camino a la bodega, se aprecian los viñedos y después se catan tres vinos. Podemos completar estas experiencias con un picnic al atardecer o con una noche en el Hotel Alma Pamplona Muga de Beloso.

Los grupos pueden crear una experiencia sensorial a su medida para degustar los vinos de Bodega Otazu buscando armonías con los pintxos elaborados por el equipo gastronómico asesorado por Koldo Rodero, chef de Estrella Michelín. También se puede conocer Otazu a vista de pájaro, mientras sobrevolamos en helicóptero el Señorío y sus 110 hectáreas de viñedo propio, bien desde la bodega o bien desde Panticosa. Y, sin duda, una de las más propuestas más estimulantes es Ser enólogo, en la que no sólo se profundiza en el conocimiento del proceso que lleva a un grano de uva a formar parte de un vino sino, lo más divertido, participar en el ensamblaje final creando nuestro propio vino. Todas las actividades de este programa se pueden personalizar y hay opciones para hacerlas aún más exclusivas, como la visita Premium, donde la cata la guía el enólogo y director técnico de la bodega.

Bodega Otazu: vino, arte, historia, naturaleza

Bodega Otazu es la bodega situada más al norte de España para la producción de vino tinto. Se encuentra ubicada a sólo 8 kilómetros de Pamplona y está enmarcada entre la Sierra del Perdón y la Sierra del Sarbil, con el río Arga como delimitador natural.

Todos sus vinos están elaborados exclusivamente con las uvas procedentes de las 110 hectáreas de viñedo propio que rodean la bodega: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay. Un viñedo certificado como Denominación de Origen Protegida Pago, la máxima categoría que puede obtenerse en España (sólo 14 bodegas la ostentan) y que garantiza la selección y la personalidad inimitable de cada uno de sus vinos.

Deja un comentario