Doñate Trufas inaugura sus nuevas instalaciones en Sarrión

Estas nuevas instalaciones permitirán mejorar y optimizar el lineal de trabajo para ser más productivos y agilizar el procesado de trufa fresca. La inauguración contó con la presencia de representantes del ayuntamiento de Sarrión, la Asociación de Truficultores de Teruel y la Asociación Empresarial Gúdar-Javalambre. Acudieron también buen número de familias que confían en Doñate Trufas para la comercialización de su cosecha, todos ellos del sur de Teruel y el interior de Castellón.

La empresa Doñate Trufas, especializada en la comercialización de trufa, inauguró el pasado 10 de noviembre en Sarrión sus nuevas instalaciones para el procesado de este producto. La nueva nave, de unos 300 metros cuadrados, supone un gran salto cualitativo para la empresa con espacios de trabajo adaptados a las particularidades de la trufa, y diseñadas para que tanto el personal como el producto estén en las mejores condiciones.

A la inauguración asistieron representantes del ayuntamiento de Sarrión, la Asociación de Truficultores de Teruel, la Asociación empresarial Gúdar-Javalambre y varias de las familias que confían en Doñate Trufas para la comercialización de su cosecha de trufas, todos ellos del sur de Teruel y el interior de Castellón. Además, la inauguración fue justo una semana antes del inicio del Mercado de Trufa de la Estación de Mora, primer mercado de trufa a nivel mundial y ubicado a 7km de las nuevas instalaciones.

Dirigida por Manuel Doñate, de 32 años, Doñate Trufas da un paso más ante el aumento de presencia en el mercado internacional. «Para poder abastecer a los clientes en tiempo y forma, necesitábamos aumentar nuestro rendimiento de trabajo. Por eso, era necesario reubicar las instalaciones y replantear el lineal de trabajo para ser más productivos», explica Doñate, ingeniero de formación y tercera generación de la empresa, que nunca se ha separado de sus orígenes para establecer su lugar de trabajo y residencia en Sarrión.

      Las nuevas instalaciones ahorrarán tiempo de trabajo y agilizarán los tiempos de envío de trufa fresca.

Las nuevas instalaciones, ubicadas en la calle Río Guadalaviar de Sarrión, permiten procesar mayores cantidades de producto en un menor tiempo, reduciendo el tiempo de trabajo de la trufa lo que permite expedirla antes dando más tiempo para el consumo.

Evolución del procesado de trufa

Durante los primeros años de la empresa las ventas de Tuber Melanosporum se realizaban a granel con un triaje mínimo. Poco a poco, la demanda de trufa fue creciendo y generando nuevas necesidades con un denominador común: aumentar la capacidad productiva. «Así nace la idea de invertir en una nueva instalación que permita disponer de espacios de trabajo adaptados a las nuevas particularidades de la trufa para que, tanto el personal como el producto, estén en las mejores condiciones», añade.

Además de las zonas propias de entradas y salidas de producto, refrigeración o conservación, cabe resaltar la zona de recepción de proveedores que traerán su mercancía. En este espacio se espera ofrecer un ambiente cómodo para que los truficultores puedan tener un momento de conversación con otros compañeros cuando, en los días de mercado y de entrega de cosecha, se junten en las instalaciones de Doñate Trufas. «Este espacio tiene la misión de ser un punto de intercambio de experiencias del campo y que ayude a los truficultores a mejorar con el fin de seguir desarrollando el sector de la trufa en Teruel», explican desde Doñate Trufas.

Por otro lado, perfeccionar el procesado de trufa fresca permite llegar al cliente con mejores condiciones, favorece que el producto tenga mayor tiempo de conservación, una mayor satisfacción de los clientes y facilita procesar mayores cantidades de producto en menor tiempo. «Los nuevos procesos harán posible un mayor tiempo de consumo antes de la caducidad que permitirá introducir la trufa a aquellos consumidores que no la compran actualmente por su breve tiempo de vida. Es decir, nuevos mercados para no consumidores de trufa fresca», valora Manuel Doñate.

La inversión (en maquinaria, equipos e instalación) está orientada a mejorar el procesado de trufa como el producto agrícola por excelencia de la comarca Gúdar-Javalambre. Tal y como explica Manuel Doñate «hay que entender las mejoras en un amplio sentido: desde el aumento de ventas, incremento de la capacidad productiva, dar a conocer el producto aragonés en el exterior, etc». Además, «la plantilla ya cuenta con cuatro personas, de las cuales dos se incorporaron el pasado año, y si hiciera falta más personal se valorarán nuevas contrataciones», añaden desde Doñate Trufas.

Por tanto, estas nuevas instalaciones responden a una actividad innovadora, puesto que de un sector tradicional como es la trufa, «se ha conseguido mejorar el procesado para ofrecer una trufa de mayor calidad al cliente en el plazo más breve de tiempo. Y hacerlo enfocados a la exportación con los requisitos que esto supone» matiza Manuel Doñate.

El sector de la trufa con Sarrión como capital mundial

España tiene una superficie de 10.000 hectáreas dedicadas a la trufa negra, Tuber Melanosporum -una de las especies culinarias más apreciadas- de las que Teruel, con un total de 6.000 hectáreas, es el mayor productor a nivel mundial.

Su cultivo se localiza principalmente en la comarca de Gúdar-Javalambre siendo Sarrión el punto central de esta actividad, hecho por el que se conoce como la capital mundial de la trufa.

Deja un comentario

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies