Sota de Copas: Enólogos

Icono tradicional y con merecida cátedra en la picaresca clásica española, la sota es provocadora: Siempre con una copa en la mano. ¿Vacía o llena? Imposible saber, pues es parte del juego. Esta figura, que es un 10 –en todos los sentidos- seguirá sonriendo con la ambigüedad de la Monalisa mientras nosotros hablamos de vinos y nos pasamos señas, como los expertos que han hecho estas jugadas de órdago.

Camins del Priorat 2017

Álvaro Palacios,

D.O. Ca. Priorat

35% Garnacha, 25% Cariñena, 17% Cabernet Sauvignon, 13% Syrah y 10% Merlot. Crianza mínima de 4 meses en barrica de roble

 

“En estas coordenadas sitúo el gran objetivo de mi vida: buscar viñedos en lugares con origen religioso y con viejas viñas.” ¿Es una declaración de intenciones de un arqueólogo, un teólogo, un historiador? Quizá todos, doctores, o ninguno, pero desde luego es un apasionado: Álvaro Palacios, quien gozó de una magnífica formación familiar en torno al vino habla hoy del Tesoro Vitícola de España. Y enarbola una bandera para recuperar nuestro merecido puesto en el sector mundial del vino, como una de las mejores herencias agrículturales del mundo, que nos llega desde la época de Roma, desde el comercio del Mare Nostrum, desde la tradición monástica y, además, con una climatología -de momento- envidiable. Bajo el estudio, minucioso casi al nivel más avanzando del trivium y quadrivium, elabora vinos como éste: suelo perfectamente inspeccionado, clima medido para el mejor aprovechamiento de cada uva y meticulosidad en cada fase de la elaboración. El resultado es un vino brillante, con fruta roja y especias marcadas y con la mineralidad del suelo y la región, en un equilibrio perfecto que hace un vino sabroso e incluso culto.

 

Vendimia 2016 Tr3smano

 D.O. Ribera del Duero

100% Tempranillo

Crianza de 16 meses en barricas nuevas, en su mayoría roble francés

 

“Un gran vino solo puede hacerse en una viña excepcional”, es cierto que en los mejores estadios se juegan los mejores partidos, pero para que el Maracaná, el Centre Court de Wimbledon o las etapas de montaña en los Alpes durante el Tour queden en la memoria, hace falta, además, un gran equipo. Pedro Aibar, destacado experto en diferentes terruños –no en vano fue el impulsor de la hoy exitosa D.O. Somontano-, se une a la experiencia con la uva Tempranillo del bodeguero Fernando Remírez de Ganuza y se lanzan a la Ribera del Duero. Juegan con los mejores viñedos, ojeados y seleccionados como quien caza talentos; elaboran en una moderna bodega en la Milla de Oro, pero adaptándose a cada añada, sin reglas fijas, dejando a la uva “hacer su juego” pero encauzándola con la intención, y ya logro, de hacer un nuevo gran vino. El tándem cuenta con la “cantera” de La Europea, gran empresa de importación de productos gourmet en América, aportando además el toque de un gusto refinado, potente: un medalla de oro, ya premiado en certámenes internacionales, con fruta roja madura, complejidad de roble nuevo, sedoso, largo y, de verdad, magnífica expresión del terruño.

 

Ultreia Saint Jacques 2016

Bodegas y Viñedos Raúl Pérez

D.O. Bierzo

100% Mencía

Crianza en foudre, barricas de 225 l y en cemento

 

“La uva hay que tocarla lo menos posible y apostar de verdad por la manera más natural de vinificar”, podrían ser declaraciones de un científico miembro de la National Geographic Society en defensa de las incomprendidas Mencías del Bierzo. Pero se trata de Raúl Pérez, observador del ciclo de la uva, explorador de viñedos, investigador del comportamiento de las viñas y humilde amante de la uva. Y no sólo eso. Con su aprendizaje en la bodega de la familia ha desarrollado una manera singular de entender el vino; como un domador de uvas y zonas que tantos quebraderos de cabeza han dado a otros. Como un psicólogo de la uva, que entiende sus reacciones, que siente y padece con ellas y que es capaz de escucharlas respirar para medir sus constantes vitales. Y con toda esa información, ser capaz no solo de sacar lo mejor de las bayas, sino de usar los raspones como elemento diferenciador y característico de sus vinos. Raspones que no hacen honor a su nombre. Son terciopelo casi sedoso al imbricarse en el vino. Aromas complejos que van desde violetas hasta minerales, haciendo un tinto fresco, con equilibrio entre acidez y volumen; interesante y con ese toque salvaje.

 

Quienes disfrutamos del vino sabemos todo lo que le debemos a quien nos invita a brindar, y éste al camarero o sumiller, y éste al bodeguero y éste –y todos-, a los verdaderos doctores y protagonistas del arte de jugar al vino. Los enólogos leen, interpretan, experimentan, juegan, también se equivocan, y gracias a eso, aprenden a hacer estas jugadas maestras. Moderación y  buena compañía. En la mesa mejor, y si aguantan en la mesa de juego ¡mejor aún! Sólo una advertencia, hay muy pocas botellas de cada uno, y la sota ya ha llenado su copa…

Deja un comentario

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies