La Salve, nueva socia del Cluster de Alimentación de Euskadi

La cervecera bilbaína se convierte en socio del Cluster de Alimentación de Euskadi, agente de referencia del sector alimentario vasco, y asociación que lo representa y vertebra la cadena de valor del mismo. La Salve se ha incorporado como socio número 100 del Cluster que, además, este año acaba de celebrar su décimo aniversario. En la imagen, el gerente del Cluster de Alimentación, Jon Ander Egaña (izquierda) y Eduardo Saiz Lekue, director de la cervecera.

La Salve da un paso más en su compromiso con la colaboración e innovación con entidades locales. Así, la cervecera bilbaína acaba de formalizar su entrada como socio número 100 en el Cluster de Alimentación de Euskadi. La asociación es el agente de referencia del sector alimentario vasco, que reinventa y aglutina un colectivo multisectorial con orgullo de pertenencia y unidos por un proyecto común.

El Cluster de Alimentación de Euskadi acaba de cumplir 10 años y actúa como representante del sector y como interlocutor con las diferentes administraciones, al tiempo que facilita la vertebración de la cadena de valor. En palabras de su gerente Jon Ander Egaña: “el Cluster evoluciona, fomentando y consolidando en el conjunto de las empresas que lo integran el sentimiento de pertenencia a un sector que se ha convertido en estratégico para el territorio”.

Se trata también de un agente que sirve para compartir y aprender de las experiencias con otros socios, con independencia del sector o del tamaño de las empresas; y para que estas participen en un proyecto tractor y dinámico, con el que generar iniciativas que no pueden ser desarrolladas en solitario.

La Salve, socio número 100 

La Salve lleva implícito en su ADN el compromiso con lo local y la innovación como palancas significativas de competitividad, centrada en el compromiso con lo cercano y con el respeto al medio ambiente y que denota la visión estratégica de la empresa bilbaína sobre cómo atender la demanda hoy y en el futuro.

Fruto de ello, poco después del resurgir de la empresa hace ahora casi cinco años, puso en marcha diferentes proyectos de innovación tecnológica junto al Centro Tecnológico AZTI, centro referente en la innovación alimentaria en el Estado, o el Instituto de Investigación Alimentaria Neiker.

La Salve apuesta de forma clara por la innovación y los proyectos más importantes en esta clave han sido la puesta en marcha de la fábrica en Bilbao en 2018; el arranque del compromiso de solo utilizar cebada de Álava para la producción de sus cervezas en noviembre de 2017; y el proyecto de recuperar lúpulo en tierras alavesas puesto en marcha en diciembre de 2017.

Recientemente, La Salve pasaba a formar parte de la Euskal Garagardo Elkartea para fortalecer su unión con las marcas y entidades cercanas; y, juntos, impulsar industria e innovación en el sector de la producción cervecera. Y también, hace un par de meses, daba un paso más en este sentido y anunciaba su incorporación como socia en la Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque.

Eduardo Saiz Lekue, director de cervezas La Salve, ha destacado que “para nosotros, la colaboración con centros tecnológicos punteros y su apuesta por la colaboración con entidades locales contribuye a algo fundamental: la vertebración de la cadena de valor del sector alimentario”.

 

La puesta en marcha de la fábrica

La Salve inauguraba hace ahora un año su fábrica en Bilbao. Se trata de la tercera fábrica que pone en marcha contando la que nació en 1886 en la Campa de La Salve y la posterior en la calle Artasamina. La puesta en marcha de lo que es el mayor centro productivo de cerveza de Euskadi ha conllevado una inversión de 2 millones de euros y supone el arranque de la producción de La Salve en Bizkaia. La nueva fábrica ha comenzado produciendo a un ritmo de 200.000 litros de cerveza km 0 al año; cerveza generadora de valor, en unas instalaciones a la vanguardia de las fábricas cerveceras de Europa y con la idea de aumentar la producción paulatinamente.

La Salve es la segunda cervecera más antigua del país en activo y cuenta en su accionariado con la contribución de Mahou San Miguel, que posee un 42,7% en la cervecera bilbaína. Esta relación ha sido clave para reabrir la fábrica en la capital vizcaína, que ha supuesto una inversión cercana a los dos millones de euros. Con la puesta en marcha de estas instalaciones, La Salve recupera la producción local después de que su antigua fábrica cerrase sus puertas en 1977.

Origen en 1886

La Salve nace en 1886 de la mano de José Schumann y Cordés, hijo de un cervecero alemán, que instala una fábrica destinada a la elaboración de cervezas y bebidas gaseosas junto a la Ría. La fábrica original se ubicó en sus orígenes en la Campa de La Salve y de ahí heredó su nombre. Posteriormente se trasladó a poca distancia, al inicio de la calle Artasamina, pero siempre mantuvo un puesto de venta de cervezas en la Campa donde nació.

Desde 1910, La Salve estuvo en manos de la familia Pérez-Yarza, que regentaba en Bilbao numerosos negocios de alimentación y hostelería, entre ellos los cafés Boulevard y Arriaga, el Bar Carabanchel y el Hotel Excelsior. Cuarenta años después de su cierre en 1978, vuelve a Bilbao para convertirse en un referente en el sector, convirtiéndose así en la segunda cervecera más antigua del país en activo desde su puesta en marcha en 1886.

 

Deja un comentario

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies