Vilajuïga aspira a convertirse en el agua gastronómica

La prestigiosa Agua Vilajuïga, de L´Empordà, en Girona, renace 115 años después de su primera botella, aspirando a convertirse en el agua gastronómica por excelencia, la que no sacia ni impone, sino que versátil y capaz acompañar la comida y demás bebidas que lo componen. Y ha fichado a un gran embajador, Jordi Roca, una de las tres mentes creativas de El Celler de Can Roca. En la imagen, Ramon Grifols, Víctor Grifols Deu, Jordi Roca, Joan Fornos, Francesc Xavier Llorente y Víctor Grifols, durante la presentación de esta nueva etapa

Con esta carta de presentación, Agua Vilajuïga (actualmente dirigida por Joan Fornos) acaba de dar a conocer el renovado recinto y la renovada planta embotelladora del agua en la localidad ampurdanesa del mismo nombre. El proyecto recupera el edificio histórico coincidiendo con los 115 años de historia de este agua única en el mundo y singular por sus propiedades organolépticas que favorecen el funcionamiento del organismo.

Fiel a su posicionamiento profundamente gastronómico, Agua Vilajuïga ha apostado por Jordi Roca, de El Celler de Can Roca, para elaborar las primeras postres inspirados en este agua, gasificada de forma natural y que se consume tal como brota de la naturaleza.

Los postres elaborados por Jordi Roca con Agua Vilajuïga, símbolo de esta nueva etapa de un producto que esconde la su excelencia en la sencillez y la simplicidad de la propia naturaleza. Dentro de esta nueva etapa, Agua Vilajuïga pretende aliarse con los chefs más importantes del nuestro país y crear un universo donde el producto natural por excelencia vuelve a ser puesto en valor.

Deja un comentario

SuperWebTricks Loading...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies