Atrapallada: Excelente cocina gallega de mercado en Madrid

Atrapallada (Paseo de las Acacias, 12. Madrid. www.restauranteatrapallada.com), siguiendo la tradición de la gastronomía gallega, seduce al público madrileño con una propuesta de cocina de mercado en un espacio amplio, moderno y cálido, reformado por completo hace pocos años. Ubicado en el comienzo del Paseo de las Acacias, el restaurante gallego es uno de esos sitios de referencia en Madrid donde los clientes repiten desde hace años y que también ha sabido abrirse a nuevos públicos. Los productos marineros son una de las principales referencias dentro de una carta amplia. Un servicio de altura complementa la excelencia de este verdadero clásico gallego de Madrid.

Materia prima de calidad, elaboraciones clásicas y un servicio muy profesional son probablemente los tres elementos que mantiene Atrapallada desde su fundación, y que le han valido para mantenerse en el top de los enxebres gallegos de Madrid durante muchos años. Con la última reforma del local, el restaurante además entra en la liga de los restaurantes de diseño, con una decoración elegante, acogedora y con mucho gusto.

Su oferta gastronómica tiene clásicos fijos, como el pulpo a la gallega, la empanada o las filloas; marisco y pescado de la lonja gallega, donde son famosos sus percebes, berberechos, zamburiñas y el excepcional rodaballo salvaje, además de la lamprea en su inminente temporada; una amplia selección de arroces y un “Fuera de carta” diario donde encontrar productos y recetas de temporada seleccionados por su experto equipo de cocina, a los mandos del chef Kiko Rodríguez. Para beber, la mejor alternativa son siempre los estupendos vinos gallegos, protagonistas de una bodega que se abre también a otras referencias.

Puede ser difícil escoger qué comer en una carta tan exquisita, tal vez sea más sencillo elegir dónde comerla. En la barra, donde además se puede degustar una selección de pinchos frescos; en las mesas altas o el sofá frente a la cristalera de entrada; en el salón, con mesas de distintas formas y tamaños; en la amplia terraza cubierta, también abierta en invierno; o en uno de sus tres reservados, donde disfrutar de la máxima privacidad.

La cocina de Atrapallada está abierta todos los días de mediodía a medianoche, siendo uno de los pocos restaurantes en Madrid en ofrecer este horario con una propuesta gastronómica de muy alta calidad.

Deja un comentario