La manzana Pink Lady diseña un pañuelo de seda con Cedostopía

La firma de moda Cedostopía se inspira en el universo cromático y sensorial de la manzana Pink Lady  –una variedad única en el mundo que se cultiva en Lleida y Girona– para crear un pañuelo de seda 100% natural y de edición limitada que está llamado a convertirse en el complemento multiusos de este verano. El deseo de volver a disfrutar de esta fruta de temporada se refleja en el estampado del pañuelo, inspirado en la obra de John William Dosward  Ismenia –que significa ‘ansiedad’ en el sentido más positivo de la palabra– y la paleta de colores evoca las notas de Pink Lady a fresa, vainilla, lichi y rosa con un sutil punto ácido.

El pañuelo de seda es uno de los más imprescindibles básicos de armario, especialmente en verano, ya que ocupa poco en la bolsa de viaje –la que estas vacaciones haremos para ir a la casa de la playa, volver al pueblo o redescubrir paraísos cercanos– y nos permite lucir un look distinto cada día gracias a sus múltiples funcionalidades: puede servir desde para cubrir nuestros cuellos hasta para decorar un bolso o improvisar un coletero o una bandana. Por eso, el pañuelo de la firma madrileña Cedostopía en edición exclusiva y limitada diseñado por María Clara Ricaurte para Pink Lady se posiciona como uno de los complementos más chic de esta temporada, con un diseño elegante y sofisticado, un estampado alegre y femenino y un tacto que produce casi tanta adicción como el sabor único de las manzanas Pink Lady.

Cedostopía es un proyecto creado en Madrid por María Clara Ricaurte y Carmen Peña, dos artistas multidisciplinares con experiencia en el mundo del diseño gráfico y la ilustración en España y en Colombia que expresan su talento y creatividad en seda natural. Sus diseños, de gran impacto visual, son la perfecta fusión del colorido y la pasión propios del arte latinoamericano con las raíces clásicas europeas y entre diversas disciplinas, como la pintura o la tipografía, y sus pañuelos se estampan y cosen a mano en talleres españoles utilizando seda italiana por la calidad insuperable de la misma. «Tanto el material, natural y sostenible, como la producción, local y artesanal, de nuestros pañuelos representan a la perfección los valores de Pink Lady», explica María Clara Ricaurte. Una manzana que cultivan 52 pequeños productores en Lleida y en Girona respetando el ciclo natural del árbol por lo que es la primera del mercado en florecer, entre finales de marzo y principios de abril, y la última en ser cosechada, entre finales de octubre y principios de noviembre.

La manzana que regresa en otoño

Pink Lady® es una fruta de temporada que desaparece ahora de nuestros lineales para regresar en otoño. Las ganas locas de sus incondicionales por volver a hincarles el diente se reflejan en el estampado del nuevo pañuelo de Cedostopía, inspirado en la obra del pintor londinense del siglo XIX John William Dosward titulada Ismenia, que etimológicamente viene a significar algo así como ‘ansiedad’ en el sentido más positivo de la palabra. «Queremos expresar el anhelo de volver a disfrutar de la organolépsia de Pink Lady en una época en la que todos estamos deseando volver a ponernos guapos para salir a la calle», explica su autora.

En cuanto al estampado, «me he inclinado por una pintura que va en la línea de los parámetros del modernismo puesto que, al igual que este movimiento artístico, las manzanas presentan formas curvas y asimétricas, como se aprecia en el grabado del frutero», indica María Clara. Respecto a la gama cromática, sensual y muy acorde con la temporada, esta pretende evocar las sutiles notas de Pink Lady a fresa, vainilla, lichi y rosa a través de una paleta dulce y femenina que se equilibra, como lo hace la manzana en boca, con un ligero punto ácido. 

El pañuelo de Cedostopía no es el primer diseño inspirado por la sensualidad, la versatilidad y el carácter único de Pink Lady pues la manzana ha sido musa tanto de reposteros de la talla de Jordi Roca o Christian Escribà como de diseñadores del nivel de Agatha Ruiz de la Prada.

Deja un comentario