La tarta de queso de Fismuler, en casa gracias a Pastelería Mallorca

Los amantes de este postre pueden disfrutar de la característica tarta de queso de Fismuler a domicilio solicitándolo con 24h de antelación en la web de Pastelería Mallorca. Gracias a esta colaboración entre Pastelería Mallorca y el restaurante madrileño, los clientes de Pastelería Mallorca podrán elegir entre adquirir la cremosa tarta completa o por porciones.

Pastelería Mallorca, empresa casi centenaria nacida en Madrid, ha puesto en marcha una colaboración muy especial con el restaurante Fismuler (Familia La Ancha) para elaborar y vender la famosa tarta de queso que Nino Redruello y Patxi Zumárraga han conseguido posicionar en el podio de las mejores tartas de queso de la capital. Así, los amantes de este postre podrán disfrutarla en las tiendas de la pastelería o, si lo prefieren, en sus propios hogares solicitándolo con 24h de antelación a través del servicio a domicilio que ofrece la web de Pastelería Mallorca. Gracias a esta colaboración, los clientes de la marca podrán elegir entre adquirir la cremosa tarta completa o por porciones.

Aunque con esta iniciativa ambas empresas pretenden dar respuesta a la creciente demanda por parte del cliente de un tipo de postre muy concreto: el más característico y representativo de sus restaurantes favoritos, la realidad es que se trata de una colaboración más emocional que comercial. La tarta de queso Fismuler de Mallorca es el fruto de más de 10 años de amistad y admiración mutua de dos compañías familiares con valores como el trabajo duro, la calidad y el respeto al cliente, en común.

Es también resultado del tesón, del trabajo conjunto de ambos equipos y de una inmersión absoluta por parte de Carlos Arévalo, director de Tiendas de Pastelería Mallorca y auténtico devoto de esta tarta, y de sus primos Jacobo y Pablo Moreno, en la cocina de Fismuler. Para conseguir replicar la característica textura cremosa y el sabor ahumado – resultado de mezclar tres tipos de queso en su receta: fresco, ahumado y azul –, los primos no dudaron en aceptar la invitación de Nino Redruello y Patxi Zumárraga para colarse en la cocina del restaurante y descubrir de primera mano los secretos de su elaboración. Ahora, meses después de estos primeros intentos y de conseguir el beneplácito de Redruello y Zumárraga, el obrador de Pastelería Mallorca se convierte en segunda cuna de la que para muchos es la tarta de queso definitiva.

 

Deja un comentario