Los jueves, cocido madrileño en el Café Comercial

Cada jueves se sirve en el Café Comercial el plato castizo por excelencia, elaborado siguiendo los cánones tradicionales y con las mejores materias primas. Resguardarse del frio para disfrutar de este cocido completo es el perfecto plan otoñal, que ahora es posible en el restaurante del Café Comercial y también en casa con su opción delivery y take away.

En un lugar como el Café Comercial, en el que lo castizo toma todo el protagonismo y donde la historia de Madrid se palpa en cada rincón y cada plato, resulta impensable que no se prepare el plato que es insignia de la ciudad: el cocido madrileño.

El chef Pepe Roch sabe que el secreto de un buen cocido no es otro que contar con los mejores ingredientes y tiempo, mucho tiempo. Por eso, se encarga de cocer a fuego lento y durante 12 horas un caldo elaborado con hueso de jamón ibérico y deliciosas carnes, al que se suman las verduras y hortalizas más frescas junto con garbanzos de Fuentesaúco, chacinas de León y piparras de Navarra. Una propuesta de cuchara imperdible para los jueves en Madrid.

El cocido que conocemos hoy dista bastante del original, que era más bien una sopa con algunos garbanzos y tantos alimentos como la cartera permitiera. Se trataba también de un plato símbolo de la evolución de las clases sociales y es que, quien lo tomaba, pertenecía generalmente al ámbito popular o a la clase baja. Pero ¿por qué se ha convertido en el plato insignia de Madrid? La primera razón reside en el precio bajo de sus ingredientes y en las propiedades saciantes que posee, lo que era muy de agradecer en los hogares más humildes. Otra razón importante era la facilidad con la que se cocinaba, ya que los garbanzos podían hervir, desatendidos al calor de la lumbre, hasta la hora del almuerzo. Esto posibilitaba a muchas familias sumar un trabajo fuera de casa y poder así hacer frente al alto precio de los alquileres.

Fue la Corte quien hizo un híbrido entre el puchero del pueblo y la olla poderida –poderosa, por lo rica en carnes- de los reyes españoles. Resultando lo que hoy conocemos como el cocido madrileño en tres vuelcos. Esta última versión es la que se sirve en el Café Comercial, y que ahora se puede disfrutar tanto en la sala del restaurante o en casa, sumándose al acogedor calor del hogar con su nuevo formato delivery y take away.

Una historia de 133 años

Imprescindible en la vida cultural y social madrileña durante 133 años, el Café Comercial se ha convertido en un punto de encuentro de generaciones y, tras su reapertura hace algo más de un año se ha consagrado como un referente gastronómico donde disfrutar de la cocina más castiza.

Su decoración mantiene el espíritu de siempre, impregnado en las maderas y mármoles restaurados por el interiorista Juan Luis Medina del estudio Madrid in Love, y también su cocina conserva la tradición madrileña gracias a la propuesta gastronómica desarrollada por el chef Pepe Roch, quien se ha encargado de crear una carta que apuesta por los sabores castizos con especial protagonismo del producto local.

 

Deja un comentario