Territorio: La Costa del Sol

Con la llegada del otoño, las playas de la Costa del Sol se van vaciando, y la paleta multicolor de toallas y sombrillas deja paso a los ocres de los arenales, al azul del mar y también (cómo no) al azul del cielo, que por algo Málaga disfruta de más de 300 días de sol al año. Pero más allá de fantásticas playas, magníficos chiringuitos jalonados de espetos y un clima que hace morir de envidia al resto del territorio nacional, la Costa del Sol es mucho más. Para conocer otras facetas de esta zona malagueña acompañamos a la Diputación de Málaga, que nos presenta a una serie de productores que se dejan la piel en sus negocios cada día. Ya sea otoño o verano, ya llueva o haga sol. En la imagen, los viñedos de Nilva, en Manilva.

Texto: Patricia Magaña. Fotos: Productores citados

BODEGAS NILVA – ENOTURISMO

Recuperando la Uva Moscatel de Alejandría

Uno de estos productores es Argimiro Martínez, quien hace seis años puso en marcha un proyecto, auspiciado por el Ayuntamiento de Manilva, para recuperar y salvar las viejas viñas de Moscatel de Alejandría de la zona. Bajo el paraguas de Nilva, Argimiro gestiona el Centro de Interpretación CIVIMA o Museo del Vino, una viña de casi dos hectáreas y una pequeña bodega para 7.000 u 8.000 botellas.

“Se calcula que en los últimos 25 años ha desaparecido el 70% del viñedo de Manilva como consecuencia del desarrollo urbanístico -explica Argimiro- por eso, la idea es recuperar las viñas que todavía existen, hacer que el cultivo sea rentable a través del enoturismo y, en el futuro, plantar nuevas variedades”.

La Moscatel de Alejandría es una uva muy especial, ya que es la única variedad con la que se pueden hacer tres productos diferentes: uva en fresco (85% de la producción), pasas y los típicos vinos dulces de Málaga. “En nuestro caso -continúa-, no hacemos vino dulce, sino seco, porque pensamos que tiene una mayor salida. Queremos elaborar vinos de máxima calidad y compartir con los visitantes la experiencia del paisaje, la viña y el vino a través del enoturismo y la enogastronomía”.

Calle Dr. Álvarez Leiva, 2, Manilva – 609 29 03 70

 

QUESERÍA PINSAPO

Una cooperativa de premio

¡Qué mejor que un buen queso para combinar con los vinos de Bodegas Nilva! Por eso, nos acercamos hasta Quesos El Pinsapo, cooperativa que, bajo el nombre de un árbol autóctono de la zona, elabora desde 2006 algunos de los quesos más premiados de Málaga.

“La cooperativa nació en 1982 para ser un punto de recogida de leche de cabra malagueña, pero en 2006, en una época en la que el precio de la leche estaba por los suelos, empezamos a elaborar nuestros propios productos con una pequeña parte de la producción de nuestros socios”, explica Faustino Domínguez, representante de la quesería.

“Darse a conocer desde cero ha sido duro, pero vamos poco a poco”, comenta Faustino. Y, realmente, la recompensa al duro trabajo no ha podido ser más satisfactoria, ya que los Quesos El Pinsapo no solo tienen una gran aceptación entre el público en general, sino que en poco tiempo han conseguido numerosos premios, entre los que destacan los dos Súper Oro en los World Cheese Awards al Madurado en Aceite de Oliva y al Gran Reserva.

¿La clave de su éxito? Nos la explica Faustino: “Además de tener una buena receta, lo fundamental es tener una buena materia prima y nosotros podemos elegir la leche de mayor calidad para nuestros quesos”.

http://www.quesoselpinsapo.com/ – 952 179 311

 

ACEITUNAS CASTILLO

Aloreña, la aceituna con nombre

Avanzamos en nuestro recorrido hasta la misma capital para descubrir un tipo de aceituna autóctona, la Aloreña de Málaga. Desde 1957, se vende esta variedad en Aceitunas Castillo, empresa familiar regentada por Rosa María Castillo, tercera generación.

“Vendemos encurtidos y, sobre todo, la aceituna Aloreña de Málaga, la única que tiene Denominación de Origen -explica Rosa-. Se trata de una aceituna muy carnosa, con un hueso fluctuante, fresca, natural, sin colorantes ni conservantes, tan solo un aliño típico formado por agua, sal, tomillo, hinojo, ajo y pimiento rojo para decorar”.

Aceitunas Castillo puede llegar a vender alrededor de 200.000 kilos, que se reparten entre hostelería, distribución y consumidor final, que puede comprarlas directamente en el almacén-tienda que tienen abierto al público en la ciudad de Málaga.

Calle Rafaela 6, Málaga – 952275160

 

PECÁN DEL SUR

La nuez que cruzó ‘el charco’

Si los Castillo tienen una arraigada vena empresarial, no se quedan atrás los García Jaminet. Nathalie García Jaminet trabaja en la empresa familiar dedicada a la producción de nueces pecanas y comenta el espíritu emprendedor que caracteriza a su familia:

“Mi abuelo fue uno de los pioneros en el cultivo de aguacate en Málaga y mi padre fue uno de los primeros en plantar melón Cantalupo -explica-. Él tenía la idea de plantar nogales pecanos y casi cuando se jubiló empezamos con este proyecto familiar”.

Ahora, la empresa cuenta con más de 3.000 árboles que crecen en 30 hectáreas y producen alrededor de 10.000 kilos de nueces. “Somos el único productor del territorio nacional que ofrece el fruto pelado y, además, solo vendemos producto de temporada, esta es nuestra garantía de la máxima calidad”.

https://www.pecandelsur.es/

 

CARNICERÍA EL PERDI

Ibéricos del campo a la mesa

De su padre también heredó el negocio ganadero Juan Antonio Sánchez, quien compagina su trabajo en el campo en la zona de Cártama con su labor en la Carnicería El Perdi, que él mismo fundó hace ya 12 años.

El despacho de la carnicería no es excesivamente grande, pero la zona de elaborados tiene 200 m2 en los que se producen los embutidos que la clientela viene a buscar desde todos los puntos de la provincia de Málaga: jamones, cañas de lomo, morcones, chorizos y demás chacinas de los cerdos ibéricos que se crían en la explotación familiar. “Hay algunos productos que son muy valorados, como el lomo en manteca, nuestro salchichón ibérico o un chorizo rosario fresco de cerdo ibérico que está buenísimo”.

En el futuro, además de sobrevivir a la pandemia, Juan Antonio tiene previsto llevar a cabo visitas guiadas para dar a conocer todo el ciclo de vida del cerdo ibérico.

C/ Juan Chávez. Estación de Cártama – 952 420 577

 

GRANJA ECOLÓGICA LAS PENCAS

Huevos y consumidores felices

Hacer talleres y visitas guiadas es algo que Donatella Zanca y su marido también se plantean para el futuro de su granja ecológica. El matrimonio, tras montar un criadero de loros en Brasil, regresó a Málaga para embarcarse en este nuevo proyecto.

“Empezamos a funcionar en 2014 con 800 gallinas y ahora tenemos 4.000 ponedoras que dan alrededor de 3.500-3.800 huevos ecológicos diarios”, explica. Las gallinas disfrutan de una libertad total, están sueltas desde las 8 de la mañana hasta la noche y salen al campo cuando quieren, siempre bajo la atenta mirada de Donatella.

“La vida del granjero es dura porque no tienes un día libre -comenta Donatella-, pero también es muy satisfactoria, tengo una calidad de vida que desearía para todo el mundo”.

https://laspencas.es/

Deja un comentario