GASTROTENDENCIAS: 10 mercados de abastos

Se conservan como lugares para hacer la compra diaria, al tiempo que constituyen auténticas plazas gastronómicas que defienden el pequeño comercio, apuestan por el producto local y, además, añaden oferta para comer bajo diferentes formatos de negocio. Son los mercados de abastos; realizamos una ruta por diez de ellos. En la imagen, el Mercado de Vallehermoso de Madrid.

Por Marta Fernández Guadaño

Mercado de Vallehermoso. Abierto en 1933, es un emblema del cruce entre los barrios de Chamberí y Argüelles. Lugar perfecto para hacer la compra diaria o pedir los productos para recibir en casa, despacha un buen surtido que abarca todas las especialidades: de las carnes de Alberto y la pollería y caza de Hermanos Gómez a la charcutería de Alejandro, comerciantes que llevan años (incluso décadas) instalados en esta plaza. Lleva unos cinco años inmerso en una modernización que ha convertido el mercado en destino todavía más gastronómico con varios puestos para comer, que, manteniendo el respeto por el pequeño negocio, funcionan como barras, restaurantes o espacios de degustación, con un ala del mercado dedicada a productores (inlcuso de proximidad). Para comer en clave exótica, se puede probar Tripea y Kitchen 154.

Vallehermoso, 36. Madrid. www.mercadovallehermoso.es.

Mercado de La Paz. Es uno de los mercados ‘lujosos’ de Madrid, tanto por su localización en el barrio de Salamanca, como por su oferta. Avanzado el siglo XIX, se planteó la construcción de un mercado para este barrio promovido por el Marqués de Salamanca. Finalmente, se construyó en su emplazamiento actual y se inauguró en octubre de 1879. Obra del arquitecto Antonio Ruiz de Salces, contaba entonces con 120 puestos. En la actualidad, su oferta de alimentación fresca suma unos 60 establecimientos, que se mantienen fieles al comercio de barrio. Alrededor, hay locales comerciales o puestos en sus callejones de entrada (fue en 1949-1950 cuando el Ayuntamiento autorizó a instalar comercios en ellos). Con su amplio catálogo de fruterías, carnicerías, pollerías o pescaderías, se mantiene la idea de mercado tradicional, añadiendo novedades en los últimos años: una es promover la idea de ‘compra global’, de modo que cualquier usuario pueda hacer toda su compra en él; otra es el servicio a casa desde el mercado y la opción de comprar sus productos (frescos y línea seca) vía la aplicación ‘Prime Now’ de Amazon; y, tercero, varios puestos son locales de restauración, como Hamburguesa Nostra, Magasand, La Despensa by Antojos Araguaney o Matteo Cucina Italiana. Además, Casa Dani, en el exterior del mercado, es un local famoso por su premiada tortilla de patatas.

Ayala, 28. Tel. 91 435 07 43. https://www.mercadodelapaz.com/

 

 La Boquería. Situado en La Rambla de Barcelona, sus orígenes se remontan a 1836, año desde el que ha ido creciendo hasta sumar más de 2.500 metros cuadrados, de modo que es el mercado más grande de Cataluña. Su oferta se basa en más de 200 comerciantes, que permiten realizar la compra diaria de fruta, verdura, pescado, marisco, carne, conservas, legumbres o quesos, con cierto protagonismo de la despensa catalana, pero, a la vez, se ha convertido en un auténtico centro turístico, con un flujo de más de 8 millones de personas al año. Pero pese al poso del visitante extranjero, no hay que olvidar que La Boquería o Mercado de San José es una gran plaza para comprar con clientes como Ferran Adrià. Entre sus puestos más famosos está Bolets Petràs, con una infinita variedad de setas. Para desayunar, comer o picar algo, Pinotxo, un bar de mercado que es un auténtico emblema. Además, hay que visitar El Quim de La Boquería, con una gran oferta gastronómica, sin olvidar que por fuera hay destinos como Direkte, un moderno formato de barra.

Rambla, 91. Barcelona. Tel. 93 413 23 03. http://www.boqueria.barcelona

 

Mercado de Abastos de Santiago de Compostela. Después de la Catedral, es el segundo monumento más visitado de la ciudad gallega: puede llegar a alcanzar más de 4.000 visitantes en sábado, día especialmente movido y apetecible, ya que a la oferta de sus puestos se suma la despachada por ‘paisanos’ de aldeas y pueblos cercanos, que despachan sobre todo verduras y frutas. Funciona desde 1873. Con fuerte peso de productos frescos gallegos, no hay que perderse sus naves dedicadas al pescado y marisco ultrafresco, sus puestos de carne con vaca gallega, las tiendas de embutidos y quesos locales, una panadería como Divina o los mostradores con bacalao. Cuentan con servicio de reparto a domicilio, aparte de enviar pescado y marisco a otras ciudades. Uno de sus pabellones se acondicionó hace unos años para instalar tienda delicatesen. Para comer, hay que parar en Abastos 2.0, taberna con mesa única donde se comen pescados con ligeros toques modernos y mariscos despachados a puñados; justo enfrente, tiene un restaurante con comedor. Además, en la misma calle (Ameas, en un lateral del merado), hay dos bares modernos de estrellas Michelin: Lume, de Lucía Freitas; y La Radio, de Pepe Solla.

a das Ameas, s/n. Santiago de Compostela. Tel. 981 58 34 38. http://www.mercadodeabastosdesantiago.com

 

Mercado Central de Valencia. Este precioso edificio de 1839 se fundó como Mercado Nuevo y, tras sucesivas ampliaciones y asumir su actual trazado modernista en 1910 por los arquitectos Alejandro Soler y Francisco Guardia, nació como Mercado Central de Valencia en 1928.  Con una superficie de 8.160 metros cuadrados, está catalogado como el mayor centro de Europa dedicado a la especialidad de productos frescos, con la huerta valenciana como protagonista en puestos que estuvieron ligados en su origen a huertas propias. Con varias cúpulas (una de treinta metros de altura), una colección de buenos productos despachados por fruteros, pescaderos y carniceros (300 pequeños comerciantes en 1.219 puestos) se sucede para hacer la compra diaria. Anguilas en peceras como seña de identidad y verduras de la huerta valenciana (habas, guisantes o judías, por ejemplo y según la época del año) parecen especialidades, entre otras muchas. Aparte de destino gastronómico para comer, lo es para comprar, gracias a Central Bar, formato reeditado del típico bar de mercado con el sello del chef biestrellado Ricard Camarena: doble barra y, a veces, cola para comer, con horario de primera hora (apertura del mercado) hasta eso de las 15.00-15.30, con la idea de dar de desayunar, almorzar o comer, desde unos buenos bocadillos a ensaladilla o conejo al ajillo. Hay, además, más bares en las puertas del mercado que merece la pena visitar.            Plaza Ciudad de Brujas, s/n. Valencia. Tel. 96 382 91 00. http://www.mercadocentralvalencia.es/

 

Mercado Municipal de Marbella. Plaza popular de la localidad de la Costa del Sol donde se suceden las buenas pescaderías con producto de la zona, junto con carnicerías, fruterías, tiendas delicatessen o una floristería.  En los últimos tiempos, se está remodelando y modernizando con el proyecto ‘Digitaliza tu Mercado’. Como cita para comer, está Fiesta-Bar del Mercao, una dirección imprescindible para desayunar o comer algo y donde hay que probar sus bocatas de carne mechá o guisos como la cazuela de choco con garbanzos y langostinos al ajillo, con clientes como el chef Dani García.

Avda. del Mercado S/n. Marbella.

 

Mercado de Santo Domingo. Aunque tiene origen medieval y se incendió en 1875, este mercado de Pamplona vive su etapa más reciente desde nada menos que 1877. En 2013 se inició además una reforma que configura el espacio actual, que ha sabido combinar el espíritu tradicional de un mercado de abastos con la modernización digital y de sus servicios. El producto navarro es, en todo caso, el protagonista de sus puestos, que en el caso de la oferta de verduras es realmente imponente, sin olvidar buenas carnicerías, pescaderías e, incluso, una quesería como Gaztaleku. Para comer cuenta con opciones como Cafetería El Zacatín y, en su primera planta, está prevista la apertura de Hamabi, un proyecto gastronómico de unos jóvenes que hasta hace unos meses eran pieza clave del equipo de Albert Adrià en elBarri.

Mercado, 79. Pamplona. Tel. 948 22 18 58. http://www.mercadosantodomingo.com

 

La Bretxa. Abierto en San Sebastián en 1870 con proyecto de Antonio Cortázar y ampliado en 1898, su edificio original en forma de ‘U’ ha ido registrando muchos cambios, como la construcción del Edificio de la Pescadería en su zona posterior y, sobre todo, su progresiva modernización que lo ha convertido casi en un centro comercial en los últimos años. Pero, en todo caso, mantiene una estupenda lista de puestos de pescado, carne y verduras, a los que se suman algunos puestos ambulantes ubicados en su exterior algunos días de la semana. Se puede realizar el pedido de la cesta de la compra y, desde el mercado, se envía a casa del cliente. Su localización en la Parte Vieja de la ciudad lo convierte en un capítulo perfecto de un plan gastronómico que sumaría la visita a algunos puestos de esta plaza y a los bares de pintxos de la zona o restaurantes como el cercano Bodegón Alejandro, donde Martín Berasategui consiguió su primera estrella Michelin y que hoy es propiedad de IXO Grupo (con socios como Andoni Luis Aduriz).

Boulevard Zumardia, 3. San Sebastián. https://www.cclabretxa.com

 

La Ribera. Situado a a orillas de la ría del Nervión (al lado de la pasarela peatonal del Conde de Mirasol y el Puente de San Antón), el Mercado de La Ribera es una plaza fundamental en Bilbao. Aunque con origen en otro lugar en el siglo XIV, el proyecto de 1840-1870 es el que llega a la actualidad conservando una arquitectura modernista, aunque el antecesor del espacio actual dará de 1929. Un precioso edificio, un entorno único y una oferta de calidad con producto local convierten este mercado en un planazo gastronómico. Dispone de una escuela de cocina, ligada con la Escuela Superior de Hostelería de Bilbao, con un amplio catálogo de cursos, experiencias gastronómicas o talleres. Como curiosidad, el Libro Guiness lo declaró en 1990 como “el Mercado Municipal de Abastos más completo. Cuenta con servicio a domicilio.

Ribera s/n. Bilbo, Bizkaiaao. Tel. 944 79 06 95. https://mercadodelaribera.biz

 

Mercat de Santa Catalina. Es una plaza de abastos clave en Palma de Mallorca. Este mercado municipal se ubica en la barriada de Santa Catalina, que fue una zona tradicional de pescadores, por su cercanía con el mar, al lado del puerto de Palma y del Paseo Marítimo, que ahora es su distrito más cosmopolita, casi un ‘Soho’. Es el mercado de alimentos más antiguo de la ciudad, construido en 1920 y con las actuales separaciones de puestos realizadas en 1978, aparte de una renovación en 1999. Con una oferta mayoritaria de producción local y de temporada, suma unos 50 puestos de alimentos frescos o secos, junto con artesanos locales. Ofrece servicio de entrega a domicilio y a yates. Con chefs entre la clientela del mercado, cuenta con opciones para comer, sobre todo bajo formato de bares con platos y tapas de cocina tradicional mallorquina, como La Tapita, Es Mercat o Joan Frau, entre otras opciones.

Plaza Navegación, s/n. Palma. Tel. 971 73 07 10. http://www.mercatdesantacatalina.com/

Deja un comentario