Cacaolat estrena nueva imagen, recuperando su diseño icónico de 1933

Cacaolat se desnuda apostando por un envase transparente para su formato familiar de 1L que deja ver el producto y la alta calidad de sus ingredientes: leche de granjas de proximidad y cacao sostenible. Esta iniciativa da respuesta a la creciente tendencia de los consumidores hacia la naturalidad y transparencia. La nueva imagen de Cacaolat recupera el diseño icónico de la botella de vidrio de 1933 en un envase transparente que ofrece diferenciación y calidad en su producto para atraer a un consumidor que cada vez realiza la compra más rápidamente en el lineal tras la crisis de la Covid-19.

El consumidor de hoy está cada vez más comprometido con los productos que consume. Un 81% de ellos declara buscar productos más saludables y transparentes, hechos con ingredientes naturales de los cuales conozca su origen y que sean de comercio justo. Además, con la irrupción de la Covid-19 se suma otra tendencia; los consumidores han cambiado su comportamiento de compra. Un 61% ha disminuido la frecuencia de compra aumentado el ticket medio por acto. Cada vez vamos menos al supermercado, pero cuando vamos llenamos más las cestas. A su vez, las compras realizadas en los supermercados son más premeditadas y rápidas, para pasar menos tiempo en el establecimiento. Por ello es esencial contar con un packaging distinto para que resalte en el lineal y que, además, destaque y refuerce los valores de las marcas y muestre los productos de una manera transparente.

Para Cacaolat, estas tendencias han sido el impulso definitivo para renovar la imagen de la botella familiar de 1L y apostar por recuperar sus orígenes, volviendo a la botella transparente ideada por sus fundadores en 1933, la cual deja visible su esencia: leche Letona de granjas de proximidad y su cacao de agricultura sostenible. Una imagen más natural y moderna que deja visible la alta calidad de sus ingredientes y que, además, incorpora la etiqueta de calidad nutricional B según la clasificación de Nutriscore.

El primer batido embotellado del mundo

Cacaolat fue el primer batido embotellado del mundo desde que, hace casi 90 años, Marc y Joan Viader decidieron utilizar la mejor leche, la leche Letona que producía su familia, y mezclarla con el mejor cacao para elaborar una receta mágica que se mantiene intacta a día de hoy. Durante todos estos años, Cacaolat ha mantenido la esencia y receta original que sus fundadores idearon en 1933, adaptándose en todo momento a las necesidades cambiantes del consumidor. Y actualmente, Cacaolat sigue elaborando su batido de cacao único con leche Letona de granjas de proximidad y cacao, ahora además de agricultura sostenible.

Hoy Cacaolat se desnuda, dejando atrás la etiqueta amarilla que envolvía completamente el producto sin dejar ver lo que había detrás para ahora dejar ver la alta calidad de sus ingredientes en una botella transparente, presentando: El nuevo Cacaolat de siempre.

Este nuevo diseño transparente de la botella estará disponible en el formato familiar de la receta original, en la receta 0% azúcares (sin azúcares añadidos) y también en el nuevo Cacaolat con todo el sabor original sin lactosa.

Siguiendo su compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente, los envases de plástico de la gama son 100% reciclables y utilizan un 25% PET reciclado. Además, Cacaolat apuesta por el consumo en formato vidrio que se encuentra en el canal de restauración y que ya se puede encontrar en varios supermercados.

Más de cuatro generaciones

Cacaolat fue el primer batido de cacao del mundo fabricado industrialmente y lleva alimentando a más de cuatro generaciones. El éxito de Cacaolat recae en sus ingredientes de máxima calidad con leche Letona procedente de granjas de proximidad y cacao de agricultura sostenible, de origen natural. La combinación perfecta para conseguir ese gran sabor inigualable que tanto nos gusta. Más información en http://www.cacaolat.es/

Deja un comentario