Solobuey: las grandes carnes nacionales, también online

En mayo de 1912, la Familia De Blas abría al público su primera carnicería, en la calle Serrano de Madrid. Inaugurada por Santiago de Blas, daba comienzo una historia llena de esfuerzo, calidad excepcional, amigos, recuerdos, retos… y mucho trabajo. 108 años y cuatro generaciones después, Luis de Blas junto a sus hijos María y Raúl (los tres en la imagen) celebran que esta empresa madrileña, hoy llamada Solobuey, es un referente en la alta gastronomía y también entre los particulares y ahora continúa más activa que nunca con su servicio a domicilio a través de su tienda online. Las grandes carnes de origen nacional son uno de sus emblemas.

Así, sus carnes, de gran calidad, y también otros productos gourmet como embutidos o quesos, llegan directos a la puerta de casa en tan solo unas horas. Su venta online se convierte así en el aliado perfecto para llenar la nevera también de básicos como hamburguesas, filetes de pollo de corral, carne para guisos, chuletas de cerdo o cordero… Sin olvidar que en su web y en sus redes sociales se pueden encontrar recetas que seguro que a muchos les sirven de inspiración.

Los hitos en la centenaria trayectoria

Luis de Blas dice que el principal hito de la centenaria trayectoria de Solobuey es «seguir al pie del cañón tras 108 años de trayectoria profesional de 4 generaciones que comenzó mi abuelo Santiago, mi padre José junto a mi tío Luis, yo mismo y actualmente mis hijos Raúl y María. Pero también ser pioneros en la comercialización de la carne roja en Madrid y pasar de ser carniceros de barrio a empresarios en Mercamadrid en 1999, desde donde hemos seguido vendiendo a restaurantes ilustres de todo el país, ahora con infraestructuras y volúmenes mayores».

Reivindica también que hace cuatro años optamos por «ampliar la línea de negocio a la venta online para particulares adecuándonos a los tiempos; lo que ha servido, con la situación sanitaria actual, para abastecer a muchos que han podido comprar a través de la tienda online y recibirlo en la puerta de casa».

Testigo de la evolución histórica del oficio de carnicero, asegura que el consumidor español ha evolucionado muy favorablemente en los últimos años, «no tanto en el tipo de carne pero si en la forma, cortes y maduración que se eligen ahora. Antiguamente la frase preferida de un cliente era ¡Estará muy fresco!, ahora es ¿Estará bien madurada? Y aunque ahora hay más variedad respecto a razas, y la oferta es más amplia, el consumidor sabe apreciar muy bien la calidad como si de un buen vino se tratase».

De vacuno, ovino y caza

Y preguntado Luis de Blas por las joyas nacionales de la oferta de Solobuey, nos guía con precisión: «De vacuno elegiría una vaca rubia gallega que para mí sin duda es la mejor carne del mundo. En cuanto al corte, elegiría un buen chuletón de este animal. En ovino, mi raza preferida es el cordero churro de Castilla y León, y la pieza más solicitada, la paletilla. Y en caza, me inclino por la perdiz roja en caza menor, y el excelente venado de los Montes de Toledo en caza mayor. Todas estas razas son netamente españolas, ¡un orgullo!»

Deja un comentario