Picual en Envero, la «nota morada» de Cortijo de Suerte Alta

Acaba de salir al mercado la nueva cosecha de este monovarietal tan representativo de la zona de Baena (Córdoba) donde se encuentra el olivar de la familia del Marqués de Prado; este aceite fresco se caracteriza por su amargor y picante moderado con aromas de almendras, tomatera y cítricos.

El aceite de oliva Virgen Extra tiene un sinfín de incondicionales y al hablar de variedades, la Picual no deja de conquistar paladares, quizás por ser ‘muy nuestro’ o porque su característico amargor, que crea adicción, se ha convertido en fiel compañero de las tostadas, el tomate y también de la sartén… Así que os hablamos de uno muy especial, el Picual en Envero de Cortijo de Suerte Alta (www.suertealta.es), una joya que nace en el corazón de Baena, municipio cordobés de donde es emblemática esta aceituna y en el que se ubica esta finca con 255 hectáreas de olivar…

Picual en Envero. Solo su nombre es ya toda una declaración de intenciones y es que el envero es el color que tienen las aceitunas de esta variedad en su momento óptimo de recolección. Un morado que acompaña también a la preciosa y original botella que lo guarda. Producido con los olivos más jóvenes de la finca Suerte Alta, de entre 10 y 40 años, el resultado es un aceite con un amargor y picante moderado con aromas de almendras, tomatera y cítricos que conquista. Se trata además de un AOVE muy versátil, ideal para consumir tanto en crudo como para freír debido a su alto nivel de polifenoles -llegando en años de sequía hasta los 1400 mg/kg- y grasas monoinsaturadas, es decir, tiene un alto contenido en antioxidantes naturales y su acidez está por debajo de 0’2.

Este AOVE de producción familiar cuenta además con el sello de la DOP Baena -una de las Denominaciones de Origen más antiguas de España-, el sello ecológico y el SIQUEV por QvExtra Internacional que garantiza su excelencia y calidad. Este armónico Picual en envero de intensidad media se comercializa en distintos formatos para adaptarse a las necesidades del consumidor y puede encontrarse en su tienda online https://www.suertealta.es/comprar-aceite/es/ en botella de 250 ml (pack de 8 unidades por 52´80 €) o de 500 ml (6 botellas por 56’10 €) O en lata, con el mismo contenido pero en un envase más económico y dos opciones: 6 latas de 1 litro por 79’80 € o 4 de 3 litros por 105’60 €. Además tienen Club de Amigos y siempre cuentan con interesantes descuentos. Los pedidos también pueden hacerse por email pedidos@suertealta.es o en el 620 458 354.

En la web de Cortijo de Suerte Alta (www.suertealta.es) encontramos otros dos aceites:

– El galardonado Coupage Natural -Premio Alimentos de España 2020-, que comercializan en unas preciosas botellas negras de 250 y 500 ml., y que al igual que el Picual en envero es 100% ecológico, de producción familiar -todo se elabora con oliva propia y de principio a fin en su finca baenense-, lleva el sello SIQUEV por Qv Extra International y pertenece a la DOP Baena.

– Y el sevillano Marqués de Prado, Selección Familiar, un coupage de Picual y Arbequino que molturan en su almazara de Baena. Otra joya ecológica y premium que también pertenece a QV Extra y que lleva el sello SIQEV. Un aceite muy especial que está a la venta en botellas de 250 y 500 ml. o en latas de 500 ml. o 5 litros.

Orígenes en el siglo XIV

La finca pertenece a la familia del Marqués de Prado desde el siglo XIV, pero fueron los abuelos del actual propietario, Manuel Heredia Halcón, quienes plantaron el olivar del que él se hizo cargo en 1986, añadiendo a los árboles centenarios de 3 pies existentes, olivos de Picual en intensivo -de los que hoy en día sale su particular Picual en Envero-. 10 años más tarde reconvirtió la plantación a cultivo ecológico y cambió el sistema de regadío. Mejoras con las que se han conseguido a lo largo de los años aceites con aromas, sabores y matices diferenciales muy característicos.

Además, Manuel es arquitecto de profesión y en 2006 construyó una nueva almazara en el centro de la finca, junto al cortijo, y desde entonces todo se hace allí, con una perfecta trazabilidad, desde el árbol a la botella, como le gusta explicar, con el fin de conseguir un aceite exclusivo, posicionándose sus productos entre los mejores del mercado. Se trata de un edificio bioclimático, que consume casi la misma energía que produce a través de paneles solares y de la quema del hueso de aceituna. Unas modernas instalaciones con el acero como protagonista que tienen un Premio AEMO al mejor molino.

 

Deja un comentario