PACKAGING ¡Échale huevos! (a la tortilla)

Así de contundentemente comienzo hoy mi artículo. Y es que quiero persuadirles de que arriesguen un poco más cuando se planteen el lanzamiento de su nueva marca de huevos o revisen la presentación de una que ya esté en el mercado. Necesitamos que las granjas avícolas actúen con arrojo y valentía para competir con firmeza en un mercado en el que es prácticamente imposible obtener ventajas competitivas del producto. En la imagen, el acreditado packaging de Pazo de Vilane.

Texto: Roberto Quiñones

Y es que el huevo es un commodity que da de sí lo que da de sí. Me refiero a que cualquier compañía del sector que produzca de acuerdo a las normativas y exigencias sanitarias (que son muy importantes) no va a obtener un producto que varíe demasiado sus valores nutricionales ni gustativos. Y todo esto lo digo con conocimiento de causa porque he trabajado para este sector durante unos 15 años creando y desarrollando diferentes marcas.

 

Seguro que ya ven por donde voy. Ya saben, la primera impresión es la que cuenta. En estos tiempos en los que el consumidor no tiene la disposición ni la energía de buscar las ventajas en un producto que intuye que no varía mucho… el diseño del envase se revela, una vez más, como elemento de conversión en ventas.

 

Luego, claro está, podemos innovar con el tamaño del producto, el número de dosis en cada envase, etc… marketing y más marketing que postula este insustituible producto a través de packaging y más packaging.

 

Y para muestra un botón, o mejor aún, cinco. ¡Ahí van!

 

  • Liderou. Esta granja gerundense, que dice ser la granja decana del territorio español, es un buen ejemplo de packaging actualizado y divertido, sin entrar en estridencias, ni complicaciones.

 

  • Kakarea. Divertida marca propiedad de la granja Avícola Velasco (Segovia) que busca conectar con un comprador más joven y sin complejos. Presentación en la clásica huevera de pulpa que hace de ella la opción más ecológica que podemos encontrar actualmente en el mercado.

 

  • Pazo de Vilane. Esta granja lucense fue pionera en utilizar su presentación como un valor añadido a su producto y, por ello, ha sido archicopiada por otras compañías de la competencia.

 

  • Galo Celta. Con un aire más ecológico y minimalista al tiempo, esta marca Premium acompaña muy bien a un producto que ha sabido elevar considerablemente su precio siendo ampliamente aceptado en el mundo gourmet.

 

  • Just Laid. Y por último les dejo este guiño que pone de manifiesto que en esta vida con un poco de ingenio…

 

Deja un comentario