Matsu da la bienvenida a La Jefa, su primer vino blanco

La Jefa 2018 es el nuevo miembro de la colección Matsu, una Malvasía de viñedo prefiloxérico y nombre de mujer que se suma a los tintos El Pícaro, El Recio y el Viejo. Se trata del primer vino blanco de la bodega toresana de la Compañía de Vinos Vintae. La Jefa es un vino poderoso y de guarda, procedente de viñedos muy viejos, algunos de ellos prefiloxéricos, y criado en fudres de roble.

Con carácter, sabor, estructura y fuerza, así es La Jefa, el nuevo vino de Matsu con nombre de mujer que verá la luz esta primavera. Procedente de viñedos viejos de la Denominación de Origen Toro, La Jefa marca una nueva etapa en la trayectoria de la bodega, que alcanza con este blanco de malvasía su madurez tras desembarcar en esta región desde Rioja, su tierra de origen, en el año 2005. Matsu es una de las primeras bodegas de la Compañía de Vinos Vintae fuera de tierras riojanas, un camino que abrió el comienzo de la expansión a otras Denominaciones y proyectos por toda España en regiones como Txakoli, Ribeiro, Ribera del Duero, Navarra o tierras aragonesas.

Malvasía castellana

La Jefa se elabora a partir de uvas de Malvasía castellana, propia de la región de Toro, de viñedos en su mayor parte centenarios y prefiloxéricos, situados en distintas parcelas cuyo elemento en común es el suelo arenoso y el clima continental, que trae consigo frío en invierno y calor intenso en verano. Esta variedad ya fue descrita en el siglo XVI como una uva que da lugar a vinos “olorosos y claros” que “se conservan bien” (Herrera A. Agricultura General. Ed. Imprenta Real, Madrid, 1513). Una viticultura ancestral mantenida durante décadas por los diversos viticultores que proveen a Matsu ha permitido la creación de este vino y su expresión natural del terreno. La Jefa está pegada a la tierra como lo están los otros miembros de su familia, los tintos El Pícaro, El Recio y El Viejo. La primera cosecha, 2018, se produce en un año húmedo y ligeramente fresco, aunque durante la fase final del ciclo la uva maduró a la perfección y dio pie a la elaboración de vinos muy finos y algo más ligeros de lo habitual en Toro. Para elaborar La Jefa se han seleccionado viñedos de muy baja producción sobre terrenos pobres, cultivados de forma tradicional y completamente natural. Se vendimia manualmente y se elabora en fudres de 600 litros, donde también se lleva a cabo su crianza, que en esta añada ha sido de 14 meses.

Una mujer con poderío

La imagen de La Jefa es la de una mujer con poderío y la experiencia que le dan los años vividos, sin miedo a mostrarse tal como es y expresarse con orgullo femenino. La imagen que encarna a La Jefa está realizada por la reputada fotógrafa Bèla Adler, que ha sabido captar en la mujer protagonista toda la esencia de un blanco de guarda como este, concebido para expresarse con más intensidad y serenidad con el paso del tiempo.

La Jefa llega ahora al público en el momento en el que Matsu, proyecto de Vintae cuyo nombre significa “esperar” en japonés, alcanza una nueva etapa, con el valor de la viticultura y los viñadores como emblema y la contribución al mantenimiento de la vida rural y las labores del campo como fundamento de su filosofía de elaboración.

Desde Rioja a Toro

Vintae llegó a Toro en 2005 desde Rioja, donde la compañía tiene su bodega fundacional y varios proyectos vitivinícolas en marcha, en su búsqueda de viñedos para expandir su Compañía de Vinos. Allí encontró una de las razones para instalarse y comenzar a elaborar vinos: sus viticultores, hombres y mujeres con apego emocional a la tierra, a la que han dedicado esfuerzo, sabiduría, respeto y sacrificio durante generaciones. Fueron ellos, los viticultores, los que insuflaron de vida al proyecto de Matsu y quienes siguen siendo su leit motiv, además de su más valioso activo, quienes ilustran, en las distintas fases de su vida en el campo, los vinos de la bodega: un canto a la gente rural, que permanece en el campo y mantiene vivas las labores agrícolas que permiten tener vinos como La Jefa y viñedos centenarios, fruto de un cuidado que se ha perpetuado durante generaciones.

Deja un comentario