Ganaderos y fabricantes reivindican los beneficios de la leche en su Día Mundial

La Organización Interprofesional Láctea (INLAC) recuerda las bondades nutricionales de la leche y su importancia para la prevención de enfermedades, con motivo de la celebración, el próximo 1 de junio, del Día Mundial de la Leche. Un ‘superalimento’ accesible, cuyo consumo se está viendo afectado por bulos y el empuje en los mercados de las bebidas vegetales. Un total de 21.700 ganaderos y 60.000 empleos dependen de la actividad láctea, esencial para mantener los ecosistemas, prevenir incendios y frenar la despoblación rural.

La cadena de producción, transformación y comercialización del lácteo, con 21.700 ganaderos con entregas, factura en torno a 13.000 millones de euros al año y genera más de 60.000 empleos directos. En el marco del Día Mundial de la Leche, que se celebra el 1 de junio y fue instaurado por la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) en 2001 para poner en valor todos los temas relacionados con este alimento, el sector quiere reivindicar sus aportaciones positivas a la economía, sociedad y al medio ambiente en un contexto en el que proliferan fake news y lobbies anti lácteos.

Desde el punto de vista socioeconómico, el sector lácteo es un pilar imprescindible para luchar contra la despoblación y el avance de la ‘España Vaciada’, ya que los ganaderos, cooperativas y fabricantes son con frecuencia la única industria o empresa en muchos territorios rurales, con frecuencia zonas desfavorecidas sin grandes alternativas. España es hoy el octavo mayor productor de leche de vaca de Europa por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido, Holanda, Italia e Irlanda. Es el segundo mayor productor de leche de oveja, por detrás de Grecia, y también el segundo en leche de cabra después de Francia.

En su Día Mundial, el sector quiere recordar sus compromisos con el medio ambiente, el bienestar animal, la lucha contra el despoblamiento rural, las energías renovables, la innovación y la economía circular. Seguiremos transmitiendo a los consumidores la importancia del trabajo que realiza todo el sector, para poner en sus mesas estos productos de gran calidad”, ha subrayado el presidente de INLAC, Ignacio Elola.

“El Día Mundial de la Leche es una fecha clave para recordar cada año que tenemos un superalimento que debemos respetar, conservar y promover. Porque detrás de un vaso de leche encontramos desarrollo económico, zonas rurales pobladas, paisajes rurales cuidados y un alimento nutritivo y saludable”, concluyen desde la Interprofesional.

Uno de los alimentos básicos en la cesta de la compra 

Un reciente estudio internacional ha identificado, a través de vasijas, que el consumo de lácteos se remonta a hace entre 7.500 y 5.550 años, formando parte de la dieta de las primeras poblaciones neolíticas europeas. Desde entonces, la leche se ha consolidado como uno de los productos básicos para la alimentación humana, vital para mejorar su nutrición, aunque no dejó de ser un alimento casi exclusivo del ámbito rural hasta el siglo XIX. Los importantes progresos científicos y tecnológicos de la época, como la pasteurización, permitieron el consumo de lácteos en la ciudad y su popularización.

El poder de este ‘superalimento’ asequible es incuestionable. Un vaso diario de doscientos mililitros de leche de vaca proporciona a un menor de cinco años el 21 % de sus necesidades de proteínas y el 8 % de calorías y nutrientes. La leche y los productos lácteos –subrayan desde INLAC- constituyen el grupo de alimentos más completo y proporcionan un elevado contenido de nutrientes en relación con el contenido calórico. Asimismo, presentan una composición muy equilibrada, aportando proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono (lactosa), grasa, vitaminas liposolubles y minerales como calcio y fósforo. Además, ayudan a prevenir enfermedades.

Pero el consumo se está viendo afectado por modas, auge de movimientos contrarios a la ganadería y alimentos de origen animal y del lobby de las bebidas vegetales que, aunque no pueden denominarse “leche” -de acuerdo con la legislación de la UE y nacional- ni comparten sus beneficios nutricionales, seducen a los consumidores con fuertes campañas promocionales. Pese a las amenazas, la leche líquida sigue siendo un alimento imprescindible para millones de hogares y, de hecho, la compra de leche líquida durante el año móvil comprendido entre diciembre 2019 y noviembre 2020 superó los 3.392 millones de litros por valor de 2.343 millones de euros, de acuerdo con los datos del panel alimentario del Ministerio de Agricultura y Alimentación.

Lácteos, salud y prevención de enfermedades

 Los lácteos aportan proteínas de alto valor biológico e hidratos de carbono, fundamentalmente en forma de lactosa, además de calcio, magnesio, fósforo, zinc y otros minerales, así como vitamina B12 y A, todos ellos con importantes funciones en el organismo.

  • Existe un amplio consenso entre la comunidad médica y científica, que coincide en apuntar la necesidad de consumir una meda de 3 lácteos al día en todas las edades, desde la niñez hasta la tercera edad, contabilizando leche, yogur o quesos. Por estratos de edad, las Guías Alimentarias recomiendan ingerir entre 2 y 3 raciones si hablamos de niños y adultos y entre 3 y 4 en el caso de embarazadas, mujeres lactantes, adolescentes, deportistas o ancianos.
  • Las más recientes e influyentes publicaciones científicas resaltan el rol de la leche y sus derivados en la prevención del síndrome metabólico, cáncer de colon o vejiga o la diabetes tipo 2.

 INLAC engloba a todo el sector lácteo de España (ASAJA, COAG, UPA, FENIL y Cooperativas Agro-Alimentarias de España) y ejerce como un instrumento fundamental de interlocución y vertebración entre los agentes de la cadena láctea y foro estable de discusión entre sus miembros, respetando los ámbitos de actuación de las organizaciones que la componen.

Deja un comentario