Toro: La fascinante historia de unos vinos elegantes y expresivos

Los vinos de Toro, elegantes y expresivos, poseen una historia fascinante.  No solo la de aquellos viñedos que quedaron exentos de la plaga de la filoxera en el siglo XIX sino también ser los vinos que acompañaron a Cristóbal Colón en su viaje del descubrimiento de América. Muchos historiadores defienden que el toresano Fray Diego de Deza, confesor de la Reina Isabel y amante de los vinos de su tierra puso nombre a la “La Pinta” en honor a la medida de vino utilizada en el siglo XV. Estos vinos fueron los elegidos para la travesía más memorable de toda la historia.

Por lo tanto, el de Toro fue el primer vino que llegó al Nuevo Mundo y que contaba con privilegios reales. En el siglo XIX, durante la plaga de la filoxera que asoló los viñedos en Francia, el vino de Toro se exportó en grandes cantidades. A lo largo del siglo XX se fueron dando los primeros pasos para la creación de la Denominación de Origen Toro en 1987.

La DO Toro se enclava, por lo tanto, n una zona de tradición vitícola antiquísima con un importante porcentaje de viñedos centenarios. Su seña de identidad principal es la Tinta de Toro, variedad autóctona, aunque también elaboran con otras, como, por ejemplo, la Malvasía, la Garnacha o la Verdejo. En general, los poderosos vinos de Toro, que atraviesan una etapa de nueva reconocimiento, gozan del prestigio que han conseguido sus elaboradores, herederos del conocimiento de generaciones de viticultores y a la vez beneficiarios de la mejora tecnológica de los procesos del vino.

Pero, más allá de la técnica, son la tierra y el clima las responsables de una Tinta de Toro envuelta en unas cualidades que aportan un color y una estructura singular. Los de Toro son vinos auténticos, diversos y llenos de matices, que se complementan con los otros tesoros alimentarios que se distribuyen por la comarca.

Evolución meteórica

Actualmente, la DO Toro está conformada por 65 bodegas y 981 viticultores, incrementando su superficie año a año hasta llegar a las 5.851 hectáreas de viñedo inscrito actualmente. Esta evolución constante también es un reflejo del buen comportamiento internacional, representando la exportación alrededor del 40% de sus ventas, lo que la convierte en la Denominación de Origen de Castilla y León con mayor porcentaje de exportación con respecto a las demás figuras de calidad.

Toro está considerada como una de las regiones vínicas más interesantes del mundo que cuenta además, con un gran potencial de seguir creciendo como ponen de manifiesto los innumerables premios y galardones que reciben los vinos de Toro alrededor del planeta. Todos estos reconocimientos reflejan la excelente labor que desempeñan los viticultores y bodegas que conforman la Denominación de Origen Toro y, sin duda alguna, la excepcional calidad de sus vinos, elaborados mayoritariamente con la Tinta de Toro como variedad autóctona y principal plantada sobre diferentes tipos de suelos que conforman el paisaje y la morfología de esta zona vitícola.

Uvas de calidad extraordinaria

El pasado año 2020, marcado por la pandemia del coronavirus, ha resultado muy duro en muchos aspectos, pero la DO Toro ha continuado imbatible. La producción de uva en la vendimia 2020 ha sido de una calidad extraordinaria con ausencia de enfermedades, logrando un equilibrio entre azúcares y acidez perfectos. Casi 20.650.000 de kg de uva entraron en las bodegas de la DO Toro, un incremento en torno al 22% con respecto a los kg recogidos en la anterior campaña de 2019.

En cuanto a las ventas alcanzadas por los vinos de Toro en el pasado año, cabe destacar que la DO marcó un nuevo récord, logrando alcanzar la cifra de 14,5 millones de botellas comercializadas, un 2% más que el ejercicio anterior, poniendo de manifiesto de esta manera que el crecimiento de esta Denominación de Origen es imparable.

Año tras año, el vino de Toro consigue más adeptos que disfrutan de su grandísima calidad y sus vinos tan elegantes y competitivos, que son sin duda un acierto seguro. Esto ha sido posible gracias a varios factores; por un lado es clave el buen comportamiento que los vinos de Toro tienen en exportación, unido a que las bodegas se han reinventado y han apostado por canales de venta sustitutivos a la dramática pérdida de ventas en el mercado nacional en el canal Horeca: Restaurantes, Bares, Hoteles…

Ha destacado el crecimiento de la venta online, clubes de cata… unido al gran resultado que han tenido estos vinos en el canal alimentación, por su relación calidad-precio, estando presentes en los lineales de tiendas, supermercados y grandes superficies y siendo la elección de muchos consumidores para su disfrute en el hogar.

Este éxito constante es fruto del trabajo de todos los implicados en la producción del vino de Toro. Un cuidado y esmero en el campo por parte del viticultor da la materia prima con la que en las bodegas se elaboran vinos elegantes a la vez que intensos. La seriedad y el rigor en todo el proceso de elaboración, el esfuerzo promocional de los elaboradores y la percepción del cliente de la relación calidad – precio han provocado que en los últimos cinco años se haya experimentado un crecimiento de forma constante llegando cada vez a más mercados y consumidores con los fantásticos vinos de Toro.

Nuevas variedades blancas

Este año 2021 ha traído novedades a la DO Toro, que en enero ha incorporado dos nuevas variedades blancas con las que poder elaborar vinos amparados por el Consejo Regulador. Se unen a la Verdejo y la Malvasía Castellana la Albillo Real y la Moscatel de Grano Menudo, ambas con una presencia muy histórica en la zona pero que se estaban perdiendo. De esta manera, desde el Consejo Regulador pretenden incentivar su plantación y evitar su desaparición de la zona de producción al tiempo que se da cabida a los vinos que ya se venían  elaborando por bodegas de la DO Toro para ampararlos bajo este sello de calidad.

Además, se ha incorporado la posibilidad de poder elaborar vinos tintos monovarietales de la variedad Garnacha Tinta. Los primeros de ellos ya están presentes en el mercado, lo que suscita un gran interés entre las bodegas y los amantes del vino, dentro de unas tendencias de consumo en continua evolución en el mercado.

Deja un comentario