Madrid: Chueca arde en Bar de Fuegos

Reconocido con una estrella Michelin por su trabajo en el restaurante marbellí Messina, el chef argentino Mauricio Giovanini nos recibe con una amplia sonrisa en el recién inaugurado ‘Bar de Fuegos’. Se trata de una propuesta informal y sabrosa en pleno barrio madrileño de Chueca (Barbieri 7) que nos acerca hasta los orígenes del cocinero, vinculado a los fuegos y a las parrillas familiares allá, en su Argentina natal.

Por Patricia Magaña

“Estoy muy contento porque Bar de Fuegos ahora se ha hecho realidad y es una idea que tenía hace tiempo: hacer una cocina que tiene mucho que ver con los orígenes de mi forma de cocinar, con mis padres, con mi familia, siempre cocinando a la parrilla”, explica.

Esos orígenes están presentes a lo largo de una carta muy apetecible y ajustada en precios, con entrantes como los ‘Chipá’, unos panecillos de queso y mandioca, o una rica ‘Coliflor’ asada con especias, crema de kimchee y nata agria.

Entrepanes parrilleros

Destacan sus bocadillos, los llamados ‘Entrepanes parrilleros’, que el propio Giovanini nos recomienda sin lugar a duda: “Nosotros hacemos la masa, se trata de un pan especial, tipo pan de pizza que cargamos a tope… Creo que son muy recomendables, a mí me encantan”.

Probamos el de ‘Rescoldo’, bien relleno de una deliciosa mezcla de morcilla, pimiento y cebolla asada, aunque también prometen el resto de sus compañeros de carta: el de ternera con cebolla dulce, chimichurri y tomate seco; el de setas y cebolla a las brasas con tomillo y queso ahumado o el de panceta desmigada yakiniku, col y pepinillos en salsa de rábano, por poner algunos ejemplos.

Las pizzas elaboradas en horno de leña y con ingredientes seleccionados, las hamburguesas y las ensaladas completan una carta en la que no podían faltar los pescados (lubina, atún, calamares) y las carnes a la parrilla. Especial mención merecen estas últimas (se notan claramente los orígenes del chef), quien nos sirvió un memorable Lomo alto de ternera argentina Angus.

El sutil aroma de las brasas

Pese a que todo en este nuevo restaurante pasa por el ritual del fuego, incluida la piña con soda de lima y pisco o el plátano con dulce de leche y ricotta especializada, el comensal solo apreciará un sutil aroma de las brasas, pero ni el calor ni el humo. Ni siquiera si, en vez de elegir alguno de los dos saloncitos del restaurante (decorado audazmente por el diseñador Pato Duhalde), se decanta por la barra de taburetes altos desde donde podrá disfrutar de la magia de ver cocinar en vivo.

Bar de Fuegos es la última de las aperturas en Madrid del Grupo Misurata que, en plena pandemia y en un gesto no menos audaz que su interiorista, ha abierto Dudy Café y La Pizzería Madrid. Establecimientos a los que en breve se le sumará un mercadito de pastas frescas con una barra de salsas y una tienda de embutidos y wine bar. Todos ellos en el área de influencia de Chueca, un barrio que está que arde.

 

 

Deja un comentario