Horcher: Una experiencia única para regalar el mes de julio en Madrid

Regala Horcher’: Para celebrar la llegada de la temporada estival, el restaurante ofrece tarjetas de regalo personalizadas con una experiencia a medida única, perfecta para disfrutar durante el mes de julio en Madrid. Una oportunidad perfecta para degustar el menú que consiste en dos entrantes, Consomé Don Víctor y Huevo poché sobre Kartoffelpuffer, dos platos principales, Lomo de corzo asado al natural y Ragout de lenguado y carabineros, y para concluir Crêpes “Sir Holden”. Además del menú, el restaurante ha incluido Vichyssoise de manzana sobre la cama de sardinas ahumadas, el nuevo plato estrella (en la imagen).

El restaurante Horcher (Alfonso XII, 6. Madrid) lleva sirviendo autenticidad frente a los jardines del Parque del Retiro desde el año 1943; palabras basadas en la tradición que el abuelo de Elisabeth Horcher, Otto, metió en su maleta para fundar en Madrid uno de los templos del buen comer de la capital. Para el inicio de la temporada estival, el restaurante ofrece tarjetas de regalo personalizadas con una experiencia a medida única para disfrutar durante el mes de julio. Regala una velada gastronómica inolvidable en las mesas en las que se sentaron John Wayne, Salvador Dalí o Sofía Loren. Se puede adquirir a través de su web o contactando al correo electrónico horcher@restaurantehorcher.com, en el que indicarán los pasos a seguir para realizar este regalo tan especial.

Un menú para el tiempo más cálido

El menú que ha diseñado el chef del restaurante, Miguel Hermann, fascina durante los meses más cálidos del año. Comienza con el Aperitivo del Chef para luego poner difícil la elección entre los entrantes, Consomé Don Víctor y Huevo poché sobre Kartoffelpuffer. Los platos principales se dividen entre carne y pescado con Lomo de corzo asado al natural y Ragout de lenguado y carabineros. La guinda del pastel la pone el postre elegido para la ocasión, Crêpes “Sir Holden”. El menú se podrá concluir con un café o infusión acompañados de su popular Baumkuchen.

La extensa bodega de Horcher es un verdadero tesoro enológico dentro de Madrid, y es el lugar donde reposan vinos de añadas históricas, para maridar el menú degustación, como Champagne Baron de Rothschild, Waltraut Riesling 2017, Alfonso Oloroso, Emilio Moro Ribera del Duero 2016 y Ochoa Moscatel de Navarra.

Además del menú ideado para ‘Regala Horcher’, el restaurante ha incluido una nueva elaboración estrella en su carta diaria: Vichyssoise de manzana sobre cama de sardinas ahumadas que se podrá acompañar con la Tarta de Queso Horcher, ambos platos perfectos para combatir las altas temperaturas de quienes disfruten de la capital durante el mes de julio.

Aventura para los cinco sentidos

Su impronta y personalidad siguen aún marcadas en las paredes de este clásico entre los clásicos. El tiempo se suspende cuando se suben los peldaños que desde el número 6 de la calle Alfonso XII sumergen al comensal en una de las salas más prestigiosas de la capital, por la que han pasado numerosas de celebridades nacionales e internacionales. En este salón se ha cocinado parte de la historia contemporánea de España en el que se intuye una aventura inolvidable para los cinco sentidos.

Elisabeth correteaba por las entrañas del local siendo apenas una niña, soñando con que algún día sería el cuarto eslabón de esta saga de amantes y fieles defensores de la alta cocina. Sus sueños se cumplieron y tras formarse en Lausanne, ahora lidera a una joven remesa de profesionales que, en perfecta armonía con el personal más veterano, mantiene intacta la esencia de Horcher. Ella conoce el alma del local palmo a palmo y cada uno de los detalles que hacen de este restaurante una referencia de altura en Madrid. Lo ha aprendido de su padre, Gustav, como ella le llama cariñosamente ‘’su jefe’’. Tanto Elisabeth como Blas Benito Aguilera y Raúl Rodríguez Fernández, junto con el actual responsable de cocina Miguel Hermann, imprimen el amor, pasión y respeto que se puede tener por este oficio manteniendo viva la llama de la mejor tradición culinaria. Así, de cocina, y siguiendo la esencia del recetario centroeuropeo, salen platos que funcionan milimétricamente en sala, ya que muchos de ellos se terminan de ejecutar en directo ante la atenta mirada del cliente con la obligación de adaptarse a él hasta conseguir su satisfacción absoluta. Una tradición, la de rematar el plato en mesa, que es casi imposible presenciar hoy en día.

Así, con la honestidad de sus fogones por bandera y volcados en una tradición ajena a modas pasajeras, Horcher sigue siendo una referencia atemporal abierta a todos aquellos que disfruten del buen comer y quieran sentirse especiales durante unas horas. Todo ello con la garantía de que sentarse en una de sus mesas es un auténtico disfrute sensorial donde el comensal es el protagonista de una bellísima obra de arte.

Deja un comentario