La sal marina, una aliada para el cuidado de la piel en verano

La Asociación de Salinas Marinas (Salimar) destaca la importancia de este producto natural para la industria de la cosmética, debido a los efectos astringentes y regenerativos de sus minerales.

Aunque generalmente se relaciona con la gastronomía, la sal marina tiene múltiples usos en otros ámbitos. De hecho, desde la Asociación de Salinas Marinas (Salimar) destacan que solo un 8% de su producción se destina a la alimentación, mientras que el resto es empleada en diferentes sectores, como es el caso de la industria cosmética, donde es una aliada para el cuidado de la piel.

En concreto, la sal marina presenta múltiples beneficios en este sentido debido a sus minerales esenciales y oligoelementos (como el calcio, el magnesio o el yodo), los cuales no solo enriquecen la piel, sino que incrementan la circulación de la sangre en toda la superficie cutánea, llegando a reducir la hinchazón y la inflamación en el cuerpo.

Asimismo, la sal marina presenta una gran capacidad exfoliante, ya que ayuda en el proceso natural de eliminación de las células muertas e impurezas que, de manera habitual, se depositan en el exterior de la epidermis, especialmente en aquellas zonas más expuestas a la contaminación ambiental, como son el rostro, los brazos y las piernas durante la temporada estival.

Desde Salimar destacan, además, que las propiedades terapéuticas de la sal marina están probadas en afecciones de la piel como los eczemas, el acné o la psoriasis. También, que presenta propiedades antisépticas, por lo que es recomendable para el tratamiento de determinadas infecciones alrededor de los dedos o en las uñas y en el caso de pequeños cortes o rozaduras.

UN INGREDIENTE NATURAL PARA UNA COSMÉTICA MÁS SOSTENIBLE

“Trabajamos con un ingrediente 100% natural, de manera que su uso en cosmética permite la reducción de sustancias químicas. Hemos observado una demanda creciente en este sector, ya que cada vez más marcas apuestan por un desarrollo bio o ecológico, garantía de procesos productivos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente”, afirman fuentes de Salimar.

La Asociación fue fundada en 2019 como entidad sin ánimo de lucro con el fin de promover y cooperar en un desarrollo de la industria salinera de origen exclusivamente marino que aúne la sostenibilidad, el desarrollo económico del entorno y el mantenimiento del empleo en el ámbito rural. Está integrada por cinco empresas – Marítima de Sales (Cádiz), Infosa (Tarragona), Salinas de Es Trenc (Mallorca), Salinera Española (Ibiza y Murcia) y Bras del Port (Alicante) -, cuyas salinas aglutinan el 85% de su sector en España, ocupan 7.200 hectáreas de terreno protegido y producen unas 750.000 toneladas de sal anualmente.

Deja un comentario