LAUS, una bodega «slow» en el Somontano

Hay una forma de descubrir las bodegas que es impregnarse del paisaje en el que se ubican, la singularidad de sus viñedos y la belleza del entorno. Si, como ocurre con Laus, la bodega situada en las inmediaciones de Barbastro, en el “kilómetro cero” del Somontano oscense, los Pirineos son, además, el telón de fondo, la sensación se vuelve única. Es el placer lento y suave de los paseos, del encuentro con la Naturaleza, con el reposo, con el equilibrio con la quietud.

LAUS, integrada también en la Ruta del Vino del Somontano, se atreve a mirar de frente a las sierras de La Carrodilla y Guara y al monasterio del Pueyo, referencias geográficas y sentimentales para las gentes de Huesca. Y la sensación placentera se confirma recorriendo, ya en el interior, sus modernas instalaciones, que exhiben un cierto aire “zen” y están adheridas al entorno casi como una calcomanía.

La posibilidad de vivir unas sesiones de yoga o de mindfulness, además de poder observar las estrellas en noches como las de las Perseidas de primeros de agosto hacen que, finalmente, LAUS (en latín, “elogio, alabanza, consideración”) pueda proponer al viajero una experiencia enoturística integral y casi espiritual volcada en la tierra y en la Naturaleza, muy atractiva, por ejemplo, para las nuevas generaciones de aficionados al vino.

ENOTURISMO INTEGRAL

          Alguien definió a LAUS como “una isla dentro de la DOP Somontano”. Es un escenario plenamente natural en el que se yergue un edificio moderno y minimalista, plenamente integrado con el entorno, se propone una singular combinación de filosofía yi-king y actividades y experiencias dentro de la propia bodega. Esta forma de vivir se comprueba en el propio logotipo, que simboliza la tierra en yi-king y sintetiza su esencia, el territorio, el suelo sobre el que se asienta el viñedo. Y en estos tiempos pandémicos, un valor añadido es que LAUS cuenta con el sello de Experiencia Segura de Enoturismo del Gobierno de Aragón.

Se propone una experiencia enoturística adaptada a cualquier viajero potencial. La más tradicional abarca un paseo por los viñedos, el origen del vino, y avanza hacia su proceso de elaboración en la boca, para acabar con la cata de algunas de sus referencias a través de las cuales descubrir los misterios que encierran los Aromas del Somontano.

Como la bodega aragonesa tiene a quienes se están iniciando en el mundo del vino como uno de sus objetivos, les invita a descubrir pausadamente todos los secretos de la pasión enológica y la seducción que nos genera esta bebida milenaria con sus talleres de iniciación a la cata.

Pero si lo que se busca es un momento de relax, calma y paz,  LAUS & Yoga, la experiencia más “slow”, es una seña de identidad de la bodega. Tiene lugar en absoluto contacto con la naturaleza en un jardín de olivos situado entre viñedos.  Otra alternativa es una actividad de mindfulness:  envuelto por la naturaleza, el viajero puede tomar autoconciencia a través de una sesión para reducir el estrés y dejarse llevar por sensaciones estimulantes relacionadas con los sonidos del agua de la alberca, las sensaciones de la hierba bajo nuestros pies y el canto de los pájaros.

Y hay también una experiencia gastronómica al alcance de todos, ya sea complementaria a las otras actividades o específica: acercarse a descubrir la propuesta gastronómica del restaurante LAUS, de ubicación privilegiada dentro de la bodega, también rodeado de agua y naturaleza y donde apreciar los aromas y sabores del Somontano, a través de los productos más representativos de su despensa y las recetas populares actualizadas.

PASIÓN POR EL VIÑEDO

LAUS cuenta con unas instalaciones para la elaboración y comercialización de vino absolutamente punteras pero como desde Origen siempre hemos pensado que la clave de esta actividad maravillosa está en el campo, preferimos rendir tributo al viñedo, que sobresale por su enorme diversidad.

Repartido por diversas zonas al sur de la DOP Somontano y extendido a lo largo de un centenar de hectáreas, los suelos son también variados y se ubican a una altitud entre 350 y 400 metros sobre el nivel del mar, que aportan especiales cualidades a la uva, lo que permite que el “caleidoscopio” de LAUS se distribuya entre blancos, rosados y tintos, todos ellos con personalidad propia. Muy singular es el paraje conocido como «Las Almunietas», de escasa producción, una zona de suelos calizos y pedregosos, con presencia de yeso en algunos casos, y una textura franca.

Y junto al suelo, otro gran factor decisivo es el clima, de tipo mediterráneo continental, con una pluviometría anual bastante baja, en torno a los 400 milimetros de precipitación. Ello obliga a pequeños riegos controlados para asegurar la calidad de la uva en los veranos más secos y conseguir también mayor regularidad en las añadas.

La combinación de estos dos elementos, suelos pobres y clima cálido y seco, favorece la adecuada maduración de una uva cuya producción es siempre ajustada. La vendimia se realiza a primera hora de la mañana tanto para preservar la calidad de la uva como para ahorrar energía en la bodega.

LAUS tiene plantadas cinco variedades de uva, una blanca (Chardonnay) y cuatro tintas (Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon y Garnacha Tinta), todas las cuales se reparten en dos zonas. Ante la bodega hay quince hectáreas, plantadas en 2003, de viñedo de Merlot y Syrah. Se les llama “el jardín natural de LAUS”. Y en la Finca Torrefierro, a kilómetro y medio de la bodega, las 85 hectáreas restantes de Chardonnay y todas las tintas. Fueron plantadas entre 2000 y 2007.

UN ENÓLOGO PROFETA EN SU TIERRA

Un valor añadido de LAUS es también la condición local de su enólogo, Jesús Mur, director técnico de la bodega desde los inicios en 2003. Mur nació en Barbastro y le gusta contar que su pasión enológica y vitivinícola parte de los incontables paseos entre viñedos acompañando a su padre, viticultor de la zona. Crecer entre vides le ha convertido en un gran conocedor tanto de las zonas y terruños que abarcan la Denominación de Origen Protegida Somontano como de sus diferentes plantaciones. Su respeto por la uva le llevó a formarse profesionalmente en Enología, terreno en el que se ha ganado un hueco indiscutible, con una cualitativa y singular forma de trabajar. Jesús Mur, enamorado de siempre del Somontano, ha conseguido ser profeta en su tierra, territorio vedado a infinidad de profesionales.

Y, FINALMENTE, LOS VINOS

Los vinos de Bodega LAUS son herederos, por lo tanto, de la filosofía del terruño y de sus autores. Vinos llenos de sensaciones, muy adecuados para los tiempos y gustos actuales. Con una imagen muy cuidada, las etiquetas exhiben ilustraciones de diferentes flores que representan la singularidad del proyecto. Vinos veganos, frescos y divertidos para que el consumidor del siglo XXI los pueda disfrutar con los cinco sentidos y a poder ser en el propio y relajante escenario del que proceden..

LAUS BLANCO

Variedad: 100 por 100 Chardonnay. Nota de cata; Vino blanco de aspecto luminoso, color amarillo limón con destellos verdes y acerados, propios de su juventud. En nariz, complejo y elegante aroma frutal, destacando los cítricos y tropicales (corteza de limón, pera en almíbar, piña y plátano maduro). En boca, es sabroso, potente y fresco, con un postgusto muy largo y agradable que invita a beber.

LAUS ROSADO

Variedades: Syrah y Garnacha Tinta. Nota de cata: Atractivo color rosa pálido y aspecto cristalino. En nariz, muy limpio y frutal, con claros matices de fresa, golosinas, frutos rojos y violetas. En boca es goloso, fresco y con un suave paso en el paladar. Un vino muy agradable y equilibrado.

LAUS TINTO JOVEN

Variedades: Merlot y Syrah. Nota de cata: Intenso color rojo cereza, con ribetes azules que marcan su juventud. Nariz fresca y frutal. Destacan generosos aromas de frutos rojos, con un toque de bayas silvestres. En boca resaltan su ataque suave y sedoso y un paso muy agradable y goloso.

LAUS TINTO BARRICA

Variedades: Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah. Nota de cata: Intenso color rojo cereza, con matices morados y rojos que marcan su juventud. Nariz plena e intensa. Destacan aromas de frutos rojos con un toque de frutos secos (avellanas, almendras tostadas), ahumados, toffee y especias. En boca resalta su ataque suave y frutal. Paso amplio y goloso, donde encontramos tostados, especias, clavo y un dulce y suave tanino que deja un postgusto muy agradable.

LAUS TINTO CRIANZA

Variedades: Merlot y Cabernet Sauvignon. Nota de cata: Tinto de gran capa e intenso color rojo ciruela, con matices rojos y tonos azulados. En nariz es muy intenso, marcándose los aromas propios de la crianza en roble, madera tostada, vainilla, especiados y también los procedentes de la uva, fruta madura, melocotón, ciruelas negras y cerezas confitadas. En boca es un vino amplio, fresco y denso, con un tanino dulce y sedoso, tanto en la entrada como en su paso, lo que invita a beber. Vino sabroso, complejo y muy equilibrado.

LAUS TINTO RESERVA

Variedad: Cabernet Sauvignon. Nota de cata: Tinto de gran capa de color rojo rubí y aspecto cristalino con matices rojos y granates. En nariz es intenso, marcándose los aromas propios de la barrica de roble, madera tostada, humo, pastelería, especias y betún, muy integrados con la fruta madura y mermeladas de frambuesa. En boca, exhibe gran volumen, persistiendo algún tanino más agresivo que denota que su crianza en botella puede prolongarse. Los sabores afrutados de la uva y los procedentes de la barrica se ensamblan dando matices a chocolates, cuero, especias y frutas maduras.

 

BODEGA LAUS. Carretera N-240, Km. 154,8. 22300 Barbastro. Huesca. Tfno. 974 269 708. www.bodegalaus.es

Deja un comentario