TERRITORIO: La Rioja recóndita

No es La Rioja a la que suelen acudir quienes recorren la región, que optan por territorios más occidentales, donde se encuentran las grandes catedrales del vino y otras poblaciones pujantes, como la propia Logroño. Pero hay otra Rioja, la oriental, La Rioja recóndita, desconocida incluso dentro de la propia comunidad y que alza su voz porque merece no una sino muchas visitas. Justo en los últimos días de la primavera hemos recorrido esas comarcas escasamente pobladas, alrededor de poblaciones como Quel, Arnedo, Arnedillo (con su estupendo balneario ideal para recuperarse de los excesos y ahuyentar la melancolía) y un mágico valle de Ocón lleno de riquezas innotas. El vino (es una tierra ideal para el viñedo), el aceite, las verduras y hortalizas y la repostería popular se hacen presentes en nuestra ruta, donde también son las estrellas en las propuestas de los mejores restaurantes tradicionales de un territorio que pide la palabra. En la imagen, el mágico viñedo de La Pasada, uno de los ejes del proyecto de Queirón en las inmediaciones de Quel.

Texto: Luis Ramírez. Fotos: Origen y Queirón

LA POSADA DEL LAUREL
El mejor producto para los platos populares riojanos

En Préjano, un pueblo con apenas dos centenares de habitantes y con un enorme e histórico laurel como emblema, el chef Dámaso Navajas (formado en prestigiosos escenarios “verdes”, como Echaurren de Ezcaray o Túbal, de Tafalla, y poco amante de los focos mediáticos) y el director de sala y sumiller Pedro Martínez (a la derecha), presentan una cocina honesta y tradicional en donde las grandes estrellas son los productos de la propia huerta, con especial protagonismo para las verduras y hortalizas de la vega del río Ruesca y del Cidacos. Como ejemplo, una espectacular menestra en la que se puede descubrir, siempre en función de la termporada, hasta una decena de ingredientes a cual más fresco y apetitoso que se cocinan por separado y con diferentes técnicas, que emocionan conjuntamente. Con una estupenda selección de vinos, donde prevalecen las referencias de la Rioja Oriental, en La Posada del Laurel también sorprende su inesperado y sabroso osobuco de atún rojo, que preparan en mesa. En el corazón de la temporada, La Posada ofrece una colosal degustación de pimientos, con presencia de variedades como Asta, Cristal de Quel, Cristal Calahorra, Piquillo, Mendavia y Santo Domingo de la Calzada, todos ellos de proximidad y asados a la leña. Los asados de cordero o el cochinillo son otras referencias en este relajante escenario de Préjano, situado a las faldas de Peña Isasa y Peñalmonte y donde las esencias de la cocina riojana de siempre aparecen sometidas a un muy leve barniz de modernidad. El mejor producto es siempre el principal responsable de la excelencia.

LA POSADA DEL LAUREL
Calle Carretera, 3. Tfno. 941 399 044. 26589 Préjano. La Rioja. www.laposadadellaurel.com

FARDELEJOS LA PALA
Seis generaciones de repostería artesanal en Arnedo

Juan Francisco Solana y su hijo Gonzalo (en la imagen) son quinta y sexta generación de una familia que se ha dedicado a la producción y comercialización de fardelejos en Arnedo al menos desde 1870. Se trata de un dulce de origen árabe a base de almendra, azúcar, huevo y ralladura de limón envuelto en un saco o “fardo” de fino hojaldre, que se asentó en Arnedo especialmente gracias a la abundancia de almendras en las inmediaciones. Durante mucho tiempo lo elaboraban en casa las madres y abuelas para la ocasiones festivas y, en el caso de Fardelejos La Pala (apodo con el que se conocía a la abuela de Juan Francisco) nunca han perdido la condición artesanal. Desde un pequeño taller terminaron trasladándose a un polígono en 2010 en busca de un mayor espacio y siempre han mantenido la absoluta especialización en el dulce de Arnedo, con la excepción de una exitosa tarta de queso cuyo secreto solo tiene Gonzalo. Juan Francisco nos señala sus manos para decirnos que con ellas ha elaborado “millones de fardelejos”, que son un regalo habitual entre los riojanos de dentro y de fuera y que él puede tomarlos a cualquier hora del día, “con un café con leche por las mañanas y un Moscatel por las tardes”. Aunque tienen alguna venta digital, aseguran que la mayor parte de la distribución la realizan ellos mismos y que el producto no ha cambiado en nada a lo largo de los años, “tan solo -asegura Gonzalo- elaboramos también unos minifardelejos y otros aún más pequeños a la manera de bocados, atendiendo determinadas peticiones. Nosotros no hemos modificado en nada el producto, otros quizás sí. Pero, aparte de la receta, es también muy importante tener el tacto necesario para elaborarla bien”. Apenas quedan media docena de productores de fardelejos, deliciosa pieza de bollería de otro tiempo, en toda La Rioja.

FARDELEJOS LA PALA
Polígono Industrial Raposal. Calle Zapatilleros, 1B. Tfno. 941 38 34 34. 26580 Arnedo. La Rioja. www.fardelejoslapala.com

EL VALLE DE OCÓN
Un paraíso despoblado y todavía desconocido

Visitamos en compañía de Blanca Álamo, excelente guía de la comarca (en la imagen, en el trujal que ejerce como Museo del Aceite del Valle) la que se está convirtiendo en una de las postales de la nueva Rioja, el espectacular molino de viento situado en el cerro más elevado del valle de Ocón, uno de los más septentrionales de cuantos hay en España, reconstrucción evocadora de un molino real que existió a finales del siglo XIV y del que hace pocos años se descubrieron algunos restos. La existencia del molino confirma que se vivieron tiempos muy distintos en esta comarca de la Rioja Oriental, Reserva de la Biosfera, hoy apenas habitada por 350 personas entre sus seis núcleos de población (Aldealobos, Pipaona, Los Molinos, La Villa, Las Ruedas y Santa Lucía). Blanca enfatiza que “a pesar de que somos unos grandes desconocidos, incluso entre los propios riojanos, tenemos grandes atractivos: somos un valle sin río, pero nada árido, lleno de desniveles y de bellos paisajes, con unos montes preciosos y diversidad crormática”. Comprobamos dentro del molino la calidad de la obra de ingeniería que protegen sus muros, mientras Blanca nos habla de la fiesta de la Molienda, romería que tiene lugar aqui a mediados de agosto, incluye demostraciones de siega y de aventado del grado y congrega a visitantes de toda La Rioja. Volverá en 2022. La propuesta turística se completa con la visita al trujal que es sede del Museo del Aceite, donde descubrimos la fuerza que tuvo la olivicultura en el Valle y ahora se está recuperando poco a poco, con su aceituna autóctona, la Machona, como emblema. Entrar en el trujal es parar todos los relojes y comprobar que el sistema de elaboración de entonces era mucho más atractivo que el actual, aunque, sin duda, menos regular. Blanca finalmente nos lleva hasta el restaurante que regenta junto a su marido, Blas Sos, La Alameda de Pipaona, un lugar en donde se defienden radicalmente los productos de proximidad. Aunque goza de gran popularidad con sus asados, descubrimos la excelencia de otras recetas, como el nido de borrajas con Parmentier y “Huevocón” de la imagen, redondeado con un Aove de la cercana Galilea.

RESTAURANTE LA ALAMEDA DE PIPAONA
Parque de la Alameda s/n. Tfno. 659 92 20 75. 26147. Pipaona de Ocón. La Rioja. www.laalamedapipaona.com

HUEVOCÓN
Gallinas felices frente a la España vaciada

Un pequeño grupo de empresarios relacionados con la agricultura, la ganadería, el turismo y la restauración del Valle de Ocón (al que muchos llaman “la Toscana riojana”) crearon la asociación Adetur-Ocón para dar visibilidad a todos los recursos turísticos de una zona sometida a todos los problemas característicos de la España vaciada. Su presidente es Blas Sos y, entre sus miembros, presentamos la exitosa aventura de Huevocón como ejemplo de la importancia de estos esfuerzos frente a la despoblación y el abandono del medio rural. Sus promotores son, en la imagenr, María del Carmen Carrillo y su hijo Sergio Balmaseda. Junto a Rafael, marido y padre de los anteriores, decidieron en 2015 y tras una crisis laboral, volver a los orígenes rurales y hacer una prueba con una granja de gallinas como habían vivido en su infancia. Seis años después, el balance de Huevocón es altamente satisfactorio pues sus gallinas felices y ecológicas (acompañadas de algunas ocas que ahuyentan a los depredadores) dan unos huevos extraordinarios que comercializan en las inmediaciones o, como mucho, en Logroño, Calahorra y Vitoria, donde tuvieron sus primeros éxitos. Carmen Carrillo asegura que “aunque hemos crecido en número, solo tenemos las gallinas que podemos atender bien, porque ello redunda en la calidad de los huevos. Y queremos responden a las expectativas de los clientes que nos buscan porque consideran que cuidamos especialmente el producto. Eso es lo que nos motiva”. En cuanto a la alimentación de las gallinas, Carmen nos dice que el 60 por 100 es pienso a base de diferentes cereales, como maíz, trigo y soja, pero el 40 por 100 restante lo picotean en el campo en su día a día, no solo pasto sino también verduras y hortalizas en función de la temporada: “Así, cuando llega la calabaza se nota, por una tonalidad muy llamativa en las yemas. La alimentación es variada a lo largo del año y eso beneficia al producto final. No son huevos grandes porque las gallinas camperas se mueven mucho más”. Según sus productores, la mejor manera de disfrutar de los huevos de gallina de Huevocón es fritos, “para mojar pan”, añadimos nosotros. Además, esta empresa familiar, ecológica y sostenible del Valle de Ocón, muy comprometida con los emprendedores cercanos, ofrece un cuidado packaging, que es otra de sus mejores señas de identidad. Gallinas que viven en libertad en un amplio espacio, disfrutan del aire y del sol, del libre acceso a parques exteriores y del silencio del Valle producen huevos de una calidad especial, el resultado de la aportación de la cuidada avicultura en extensivo.

HUEVOCÓN
C/Fuente. s/n. Tfno. 627 21 32 70. 26145 Los Molinos de Ocón. La Rioja www.huevocon.es

QUEIRÓN VIÑEDOS FAMILIARES
Homenaje de la familia Pérez Cuevas al vino de su pueblo

 

Es un proyecto tan ambicioso como sentimental. Gabriel Pérez, viticultor de Quel y alma de las conocidas Bodegas Ontañón, decidió devolver a su pueblo de la Rioja Oriental, en el valle del río Cidacos, todo lo que le había dado y crear una bodega donde elaborar vinos con alma. Solo visitar de la mano del director de Comunicación de Queirón, Pablo García Mancha, dos viñedos singulares, el largamente centenario El Arca, que atesora cepas de Garnacha como veleros (como la que aparece en la foto), y La Pasada, cuyo nombre hacer referencia a su privilegiada ubicación, en una confluencia de climas (atlántico, mediterráneo y continental), perfecto para observar la evolución de la Tempranillo, da muestras de la envergadura del proyecto en el que está involucrada la familia Pérez Cuevas al completo. Nosotros tuvimos la oportunidad de charlar con Leticia, responsable del viñedo, quien lo cuida amorosamente después de decidir volvera su pueblo tras una brillante carrera como ingeniera aeronáutica en la ESA. Sus hermanos Raquel, Rubén y María asumen otras responsabilidades. Siempre hubo mucho viñedo en los contornos de Quel, de donde procedía la uva que luego utilizaban en las otras Riojas. El esfuerzo de Queirón se basa entonces en recuperar ese antiguo esplendor en “La Rioja recóndita” a través de vinos excelentes, algunos agrupados bajo la etiqueta de ”Ensayos Capitales”, como un monovarietal de Graciano o un Tempranillo Blanco. De calidad inmensa y escasa producción es Queirón El Arca, y también magnífico el vino de Quel Mi Lugar, procedente de diversos pagos. Solo queda visitar (arriba) la nueva bodega de Queirón, en el tradicional barrio de bodegas de Quel, para tomar conciencia de la dimensión y prometedor horizonte de este sueño.

QUEIRÓN VIÑEDOS FAMILIARES
Bodega número 9 del Barrio de Bodegas de Quel. Tfno. 941 23 42 00. 26570 Quel. La Rioja. www.queiron.es

Deja un comentario