Lleida: Castell del Remei recibe la certificación “Biosphere” de turismo responsable y sostenible

El reconocimiento Biosphere certifica el compromiso de la Bodega Castell del Remei, situada en el Pla de Lleida, con la sostenibilidad ambiental y la convierte en un “Biosphere Certified Destination”, destino turístico responsable y sostenible.

La bodega Castell del Remei cuenta ya con la certificación Biosphere, una de las acreditaciones más reconocidas internacionalmente en el ámbito de la sostenibilidad. Este reconocimiento se otorga a empresas que cumplen más de 200 exigentes requisitos en áreas como el medio ambiente y la mitigación del cambio climático según las metas y Objetivos de Desarrollo Sostenible elaborados por la ONU; el control de emisiones, el saneamiento y la limpieza del agua; la producción y utilización de energías limpias y no contaminantes; la producción y consumo responsable de productos y servicios; la guerra al plástico y la gestión de residuos que ayude a la vida de los ecosistemas.

Respeto a la cultura y a la historia
La certificación también valora, además, otros aspectos como el respeto a la cultura y la historia de las comunidades locales como una de las metas para fomentar el desarrollo turístico sostenible, así como que la empresa disponga de un sistema de gobernanza y gestión económica y de recursos de forma honesta y transparente.
El certificado, otorgado por el Responsible Tourist Institute (RTI, Instituto de Turismo Responsable, en sus siglas en inglés) promueve internacionalmente el turismo responsable, ayudando a todos los actores implicados a desarrollar una nueva forma de viajar y de conocer nuestro planeta.
Castell del Remei se ha convertido con esta nueva calificación en un Destino Biosphere y ofrece al turista responsable y comprometido con la conservación del planeta un entorno idílico en un complejo histórico con el Castillo, el Santuario del Remei, los lagos, las bodegas, el molino, la herrería, la botería, la destiladora y otros muchos espacios con historias que contar.
Orígenes en el siglo XVIII
Castell del Remei inició su actividad vinícola el año 1780 en Penelles (Lleida) con el propósito de elaborar vinos de crianza de calidad. Las privilegiadas condiciones agroclimáticas de la propiedad y el diseño de las instalaciones -sin parangón en la Catalunya de finales del siglo XIX- lo distinguieron como la primera bodega catalana concebida según el modelo de los admirados châteaux bordeleses. Bajo la dirección de Tomàs Cusiné y Xavier Cepero, y amparada en la DO Costers del Segre, la bodega elabora vinos tintos como Gotim Bru, Oda y 1780 y blancos como Gotim Blanc y Oda Blanc.
Aunque Castell del Remei centra su actividad en la elaboración del vino, es mucho más que una bodega. El complejo de edificios que envuelve la finca disfruta de un encanto que revela la larga historia de la propiedad, que se desarrolla y crece también como destino enoturístico único en las tierras de Lleida.

Deja un comentario