Madrid: La Mallorquina abre nueva pastelería en Quevedo

Grandes ventanales visten el espacio que conectan la emblemática Glorieta de Quevedo con el interior y permiten ver el obrador -donde elaboran cada día su producto de manera artesanal- y las vitrinas con las referencias más reconocidas. Con más de 125 años de historia en la Puerta del Sol, la tienda de Velázquez -esquina Hermosilla- y ahora en el barrio de Chamberí, La Mallorquina afianza su presencia en la capital. Ofrece, además de su carta dulce, una completa línea de salados con sugerencias como sándwiches o empanadas.

La pastelería La Mallorquina ha inaugurado nuevo espacio en el número 2 de la Glorieta de Quevedo de Madrid. Tienda con obrador a la vista, zona de mesas altas y bajas para degustar sus productos elaborados cada día de manera artesanal y una carta pensada para cada momento, con novedades dulces, saladas, de temporada y sugerencias, con opción también para llevar. “La Mallorquina es la pastelería de Madrid. Con la apertura en Quevedo, queremos acercar a más madrileños y ciudadanos nuestros productos de máxima calidad, que reconozcan los sabores y aromas más característicos de nuestra tienda en la Puerta del
Sol también en Velázquez y, ahora, en Chamberí”, explica Ricardo Quiroga, director general de La Mallorquina y miembro de la tercera generación al frente de la pastelería.

Una pastelería y confitería de grandes ventanales con luz natural
Grandes ventanales visten la pastelería y conectan el interior del espacio con el exterior, permitiendo desde cualquier punto de la Glorieta de Quevedo descubrir el obrador propio y sus vitrinas con los productos más reconocidos. Dulces y salados que salen hasta la barra de mármol que recorre el local, con vitrinas que exponen la gastronomía más reconocida de La Mallorquina. Elaboraciones artesanales y con cuidada presentación. Las cristaleras que asoman a las calles de San Bernardo y Arapiles bañan el espacio con luz natural. En el interior, el icónico dibujo de La Mallorquina con acabado en madera preside la entrada, dando la bienvenida al público.
A lo largo del perímetro de la tienda y junto a los grandes ventanales con vistas a la Glorieta de Quevedo, se sitúan mesas altas y bajas para disfrutar de la carta durante todo el día. Y, al fondo, el nombre de La Mallorquina en líneas doradas toma protagonismo.

Nueva línea de salados en La Mallorquina
La Mallorquina es dulce y también salado, con propuestas para llevar o tomar. Entre las novedades, ofrece una amplia variedad de Sándwiches individuales o en packs con más de 15 sabores diferentes –Boquerón y pimiento morrón, Pastrami, Sobrasada Mallorquina o Mousse de Salmón, entre otros– y Empanadas como Queso Gorgonçola, pera y nueces, Pollo Thai o Bacalao y cebolla con pasas, entre otras versiones.
Además, los expositores de Quevedo presentan la seña de identidad de su pastelería como Las Napolitanas de Chocolate y Crema; Croissants; el clásico Tortel de Hojaldre; las Bambas o Pastas de Té; Tartas como la Tarta de Fresa, Zanahoria o Trufa; y nuevas creaciones, con sabores y texturas que incorpora en carta. Dulces para desayunar, disfrutar de un postre al mediodía, merendar o tomar a última hora.
Asimismo, acoge nuevas demandas de los clientes y dispone de servicio de catering a domicilio, para eventos privados o reuniones de empresa.

Deja un comentario