SOTA DE COPAS: Las buenas jugadas de Cigales

Icono tradicional y con merecida cátedra en la picaresca clásica española, la sota es provocadora: Siempre con una copa en la mano. ¿Vacía o llena? Imposible saber, pues es parte del juego. Esta figura, que es un 10 –en todos los sentidos- seguirá sonriendo con la ambigüedad de la Monalisa mientras nosotros miramos las cartas, sorprendidos por las apuestas, jugadas y buena mano que tienen estos tres cigaleños, señal de que es una cantera de promesas y grandes tahúres. Sin duda dan buena alegría a la mesa ¡no se los pierdan! En la imagen, César Príncipe.

CÉSAR PRÍNCIPE 2017

Bodegas César Príncipe

D.O.P. Cigales

100% Tempranillo

Eutiquio, César, Ignacio,… y todos quienes fueron antes y aquellos que vendrán después. Las tradiciones nunca son de una generación, son una herencia mejorada en el tiempo. Así esta bodega familiar ha sabido jugar sus cartas y pasar el testigo, la llave la bodega, de mano en mano, a quien se comprometa a cuidar de las ancianas, pero saneadas, viñas -la mayoría en unos 80 años pero algunas centenarias en parcelas menores- y a generar nuevo viñedo en las mismas condiciones – bajo rendimiento, alta concentración- para que el vino singular exprese el terruño, la historia, y la raza. Mimos y vendimia manual; maceración en frío durante tres días; fermentación en acero inoxidable y nueva maceración con remontados. Aunque parece esquemático es la experiencia la que da el valor en cada paso, hasta para su crianza en barricas francesas y americanas durante algo más de un año. El resultado es un color picota profundo, muy aromático y expresivo con aromas de toffee y regaliz. En la boca es potente y su recuerdo largo, con tanino maduro marcado, y un cuerpo imponente, perfecto para toda gastronomía local.

 

JUANA DE HIRIART 2016

Bodegas Hiriart

D.O. Cigales

100% Tempranillo

La Reina Juana permaneció en Mucientes, uno de los imponentes castillos de la región y dicen que de ahí pasó de “loca” a reina. Que el paisaje es de enloquecer se puede discutir, pero el clima no. Entre el Duero y el Pisuerga suceden estas maravillas, como un vino con nombre de Reina, que pasa en barrica el tiempo suficiente para asentarse y convertirse en uno de los mejores ejemplares de la zona. Juana ahora es la madre, pero desciende de familia de elaboradores de Burdeos que se instalaron en Castilla a raíz de la filoxera. Los Hiriart trajeron todo su saber hacer y son clave en la mejora de estos vinos. El vino permanece encerrado 14 meses, algo menos que la reina, hasta que la madera va puliendo las aristas que pueda tener un vino elaborado con uva seleccionada a mano de viñas viejas, que se ha mantenido sus aromas en una fermentación controlada que también da color guinda, aromas vivos e intensos con fruta y notas minerales, y unos sabores ricos y una textura sedosa, potente y con excelente estructura.

Concejo Reserva 2016

Concejo Bodegas

DOP Cigales

100% Tempranillo

Carredueñas, Las Águedas, Las Costanas, son pagos, fincas escenario de hazañas de leyenda y de luchadores incansables. Héroes que se han curtido en los fríos inviernos y en los cálidos veranos. Que han engrandecido el buen nombre de esta Denominación. Lo son también sus suelos, de los más calizos de la región, que también han hecho que sean duras las viñas,  viejas pero resistentes. Entre 60 y 100 años, con el secreto del saber cuidarse: ni herbicidas ni productos sintéticos, todo natural. Y en forma, muy en forma, muy robustos. Con máximo cuidado se hace la vendimia manual, se fermenta en depósitos de acero inoxidable y se crían en las nobles maderas de roble americano y francés, entre año y medio a algo más de dos años. Tiempo suficiente para que los aromas y sabores se ensamblen, se acompañen de los tostados de la madera y se termine una fórmula que hace uno de los vinos más sabrosos. Después pasa medio año en botella antes de salir al mercado, para mantener elegancia y potencia, pero sobre todo, equilibrio. El resultado es brillante, con aroma de fruta madura, madera y complejidad. Goloso, estructurado, balsámico en la boca, es un vino memorable.

 

Con la vendimia recién hecha llegan estos ejemplos del buen hacer de los vinateros de Cigales quienes, heroicamente, tan extremos climas soportan. Casi dos mil hectáreas que dan juego a casi 30 bodegas y 300 viticultores. Desde luego estamos viendo solo el inicio de un territorio prometedor en el que seguro descubriremos más joyas para llenar la copa. Como siempre: Moderación y  buena compañía. En la mesa mejor, y si aguantan en la mesa de juego ¡mejor aún! Solo una advertencia, hay muy pocas botellas de cada uno, y la sota ya ha llenado su copa…

Deja una respuesta