Ardai (Barcelona) se hace con una rueda de Parmigiano Reggino de 21 años subastada

La subasta benéfica de una pieza única de Parmigiano Reggiano elaborada en el año 2000 ya tiene ganador. Se trata de Ardai, distribuidora de quesos artesanos y de granja de Barcelona, que en 2020 entró a formar parte del grupo Vila Viniteca, una de las distribuidoras de vino más importantes de Europa.

Ardai, distribuidora especializada en la venta de quesos artesanos, de afinador y de granja, con una selección de más de 400 referencias de todo el mundo, ha ganado la puja de la subasta benéfica de una rueda de Parmigiano Reggiano elaborada en abril de 2000 por la lechería Latteria di Tabiano. Esta pieza del famoso queso italiano es única en su especie y está considerada una ‘rareza’, ya que se trata de uno de los quesos comestibles más antiguos del mundo.

Calidad de la Montaña

Además, esta rueda fue una de las primeras de Parmigiano Reggiano a las que se le concedió el prestigioso estatus de «Calidad de la Montaña» por parte del Consorcio Conva, responsable de la salvaguarda y promoción de los productos de los Apeninos.

Fue entonces adquirida por Erio Bertani, responsable de la quesería, quien la conservó en su almacén hasta 2018, cuando su esposa, Susetta Sforacchi, sus hijos y la Selección Italiana del Parmigiano Reggiano (el equipo de productores que participa en los World Cheese Awards) decidieron donarla a la beneficencia en su memoria.

Sabores inesperados e inigualables

El Parmigiano Reggiano, cuyo periodo mínimo de maduración es de 12 meses, adquiere con la edad aromas y sabores inesperados e inigualables, por lo que se espera que esta rueda de queso de 21 años tenga un color amarillo pajizo ambarino con un intenso olor a tostado. El análisis aromático debería destacar las típicas notas de cuero, sotobosque, trufa y ahumado; y su textura será muy especial: seca, muy desmenuzable y soluble. Se trata de un queso muy exclusivo, ideal para ser degustado con vinos estructurados y de meditación.

Todo lo recaudado se donará a dos proyectos solidarios muy cercanos al Consorcio del Parmigiano Reggiano: Aiutiamo il mondo di Padre Marco Canovi (Ayudemos al mundo, del Padre Marco Canovi) y Mama Sofia, fundada por Zakaria Seddiki, esposa del difunto embajador en el Congo, Luca Attanasio. Esta última iniciativa cuenta con el apoyo directo de La Forma Del Cuore («La forma del corazón») para el desarrollo de sus proyectos.

 

 

Deja un comentario