Domi Vélez, Mejor Panadero del Mundo, diseña la «recena» perfecta con Schweppes Selection

Hoy cierra sus puertas en Madrid Schweppes Selection Mixing Lab es el primer pop up de la historia de la marca, dedicado a presentar lo mejor de Schweppes: sus botánicos seleccionados, su proceso de maceración único y la efervescencia de los nueve mixers que componen su renovada gama prémium: Schweppes Selection. Como parte de su programación, ha celebrado un taller entre el sevillano Domi Vélez, actual Mejor Panadero del Mundo en los World Baker 21, y Borja Cortina, mixing master de Schweppes y head bartender de Varsovia Bar (Gijón). Ambos aunaron fuerzas y conocimiento para dignificar la recena y demostrar que bocadillos y cócteles pueden encontrar aquí su mejor momento de consumo y maridaje.

Schweppes Selection Mixing Lab, el primer pop up de la historia de Schweppes, ha traído a Madrid lo mejor de la firma —sus ingredientes naturales traídos de diferentes partes del mundo, la efervescencia de sus mixers y un proceso de maceración único y especial, sello de la casa— y presenta su renovada gama Premium, Schweppes Selection. El Palacio de Santa Bárbara (en la calle Hortaleza, 87) ha estado tomado durante seis días por los botánicos naturales con los que se elaboran las nueve referencias de esta gama. A la explosión floral de su decoración se suma una completa agenda de actividades pensadas para despertar los cinco sentidos y que llega con la expectativa propia de estas fiestas. Con todo, se perfila como el lugar idóneo para reunirse en un marco de celebración y para brindar por todos los momentos susceptibles de ser especiales.

Como parte de su programación se han celebrado talleres abiertos al público e impartidos por figuras imprescindibles de la gastronomía española actual. Uno estuvo dedicado a la recena —ese momento de consumo en el que se dan cita toda clase de placeres culpables— y dirigido por Domi Vélez, elegido mejor panadero del mundo en los premios World Baker 2021 celebrados en Múnich el pasado 27 de octubre. Este especialista del pan se encuentra al frente de la panadería El Horno de Vélez (Lebrija, Sevilla), en la que encarna la quinta generación de una familia que, como Schweppes, solo trabaja con dedicación artesana e ingredientes cuidadosamente seleccionados (levaduras salvajes, cereales digeribles, hierbas aromáticas y los llamados ‘matices’, que este panadero trae de diferentes partes del mundo: matcha, kimchi, Golden Milk, etc.) con el fin de reinventar cada día el sector. El taller de recena ha sido su primera colaboración con una firma de mixología y ha estado dedicado a explorar la idoneidad de sus panes de masa madre de cultivo para tomar con copas y refrescos cuando aprieta el hambre a altas horas de la noche o, según se mire, de buena mañana.

Su compañero en el taller fue Borja Cortina, mixing master de Schweppes y head bartender de Varsovia Bar (Gijón). Empleando Schweppes Matcha, una de las referencias que forma parte de Schweppes Selection, Borja elaboró un cóctel de estilo nikkei que incorpora, además, pisco, zumo de limón, azúcar y salsa de soja, y que armonizó a la perfección con los tres minibocadillos que después de la sesión se ofrecieron al público.

El primero de ellos fue un minibocadillo de pan de tinta de calamar acompañado de un queso de cabra payoya muy especial, elaborado siguiendo el tratado de conservación de queso de Columela, por el que se macera e infiltra con Mulsum, un vino de rosas muy afamado en el mundo antiguo. La segunda propuesta fue un bocado de pan azul de flor de guisantes de mariposas relleno de Bulva, la versión romana de la butifarra, un embutido de la época romana cuyo consumo estaba entonces reservado a las clases altas. Por último, la tercera tentación de recena se preparó utilizando pan de limón con semillas de amapola, carne mechada y mermelada de tomate, elaborados, estos dos últimos, con productos 100 % locales de Lebrija (Sevilla), donde se encuentra el horno de Vélez.

Deja una respuesta