Corderex explica algunas curiosidades y mitos sobre la carne de cordero

El Cordero de Extremadura es un producto ideal para consumir en cualquier época del año y en especial en estas fiestas por su sabor y versatilidad.

Las luces, los colores, los decorados, el turrón y los polvorones, los regalos, los villancicos, y por supuesto, las comidas y las cenas navideñas. Todos ellos están inmersos en el imaginario colectivo de las personas cuando se piensa en la Navidad. El cordero es otro ejemplo de ello que no puede faltar en esta enumeración.

Durante las navidades el cordero es una apuesta segura para servir en la mesa. Es un producto cargado de valor tradicional y cultural que, en estas fechas, es el anfitrión de muchas comidas y cenas. Está considerado un producto de muy alta calidad por su proceso de crianza y producción, y la carne del Cordero de Extremadura es una de las más valoradas en el mercado por su terneza, jugosidad y versatilidad; convirtiendo al cordero en un producto que se presta a ser elaborado de diversas maneras complaciendo a los paladares más exigentes.

No obstante, ¿cuánto se sabe realmente acerca de este milenario producto que ha conseguido aglutinar a tantos comensales alrededor de la mesa? Desde el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Cordero de Extremadura ‘Corderex’ invitan a conocer mejor este apreciado producto:

El cordero es la especie de carne más antigua de los animales domesticados

Su crianza por los humanos comenzó en el Medio Oriente hace más de 9.000 años, siendo en muchos países la especia cárnica que más se consume. Las primeras civilizaciones que habitaron la Península Ibérica ya utilizaban los productos derivados de la oveja y el cordero como una de las principales fuentes de alimento.

La oveja merina es la más común de todas

Existen más de 800 tipos de ovejas en el mundo, que nacen y se desarrollan en hábitats tan dispersos como desiertos, llanuras, dehesas o zonas de montaña. De todas ellas, se encuentran ovejas de raza merina en cada uno de los cinco continentes. Es posiblemente la raza animal más extendida. A pesar que durante siglos se localizara únicamente en España.

La oveja merina cuenta con un acentuado y valorado instinto maternal. Por ello, los corderos amparados bajo la IGP son alimentados a base de leche materna durante los 45 primeros días de vida.

Procedentes de la raza merina, los corderos de la IGP Cordero de Extremadura nacen y se crían en las dehesas de Extremadura. Son controlados en todas las fases de producción por los Servicios Técnicos del Consejo Regulador, desde las explotaciones de producción hasta la distribución de las canales y piezas certificadas, logrando así la rastreabilidad del ciclo completo. Solamente las canales de cordero que cumplan todos los requisitos establecidos en su Pliego de Condiciones–en cuanto a la edad de sacrificio (inferior a 100 días), peso de la canal (9-16kgs), color de la carne y grado de engrasamiento- se identifican con el certificado de garantía de Corderex a través de un precinto numerado en el garrón de su pata y con la mención “Corderex” o sello Corderex en la canal.

Son animales inteligentes y tienen mucha memoria

Aunque no es de las primeras especie a las que uno se refiere cuando piensa en animales inteligentes, lo cierto es que pueden reconocer y distinguir entre 50 individuos diferentes y recordar acontecimientos e imágenes durante un periodo de dos años.

El pastoreo es una actividad crucial para proteger el entorno

Consumir carne de cordero ayuda a preservar muchas zonas de pastos. La presencia de cabras y ovejas es vital para la conservación de casi el 70% de los hábitats naturales en España y la profesión de pastoreo. Además, desde 2017, la trashumancia ha sido reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial en España.

Junto a sus curiosidades, una serie de mitos circulan alrededor del cordero convirtiéndolo en un animal cargado de valores tradicionales y narrativa. Por eso, desde Corderex desmontan los mitos más populares acerca de la carne del cordero e invitan a todo el mundo a incluirlo habitualmente en la lista de la compra como alimento indispensable de la célebre Dieta Mediterránea.

  1. Solo puede comerse los días de fiesta

 Esta creencia está asociada a la tradición y muy ligada a la religión ya que su consumo se ha dado en festividades de índole religiosa, de ahí su consumo esporádico. Nada más lejos de la realidad, hoy día, la carne de cordero puede comerse en cualquier época del año a un precio asequible.

      2.Es una carne con mucha grasa

 

El factor que más influye en este factor es la edad y el tipo de alimentación del animal. La carne de cordero es un fuente importante de proteínas, vitaminas (sobre todo del grupo B) y minerales (fósforo y zinc), por lo que es perfecta para incluirla en una dieta equilibrada. En el caso del Cordero de Extremadura, IGP Corderex, es una carne con poca grasa debido principalmente a la edad de sacrificio de los corderos y a los métodos de crianza.

 

  1. Tiene un sabor y un olor fuerte

 

El sabor y el olor de un cordero aumenta en función de la edad y de la alimentación. El olor y sabor fuerte es una característica propia de los corderos mayores de un año de edad. Los corderos de Corderex son recentales, es decir, son sacrificados con menos de cien días de edad, lo que hace que su carne sea jugosa, tierna y de sabor suave.

 

  1. Es una carne con un precio asequible

 

Erróneamente se cree que la carne de cordero es cara durante todo el año. Si bien es cierto que, debido al elevado consumo estacional que aumenta durante determinadas épocas como es la Navidad, el precio del cordero varía a lo largo del año como con el resto de productos frescos.

 

  1. Es complicado de digerir

 

La carne de cordero se suele asociar a grandes comilonas; eso puede llevar a la creencia de que es una carne ardua a la hora de digerirla. Todo lo contrario, su contenido en treonina –un aminoácido que compone la proteína de la carne- facilita el esfuerzo digestivo y metabólico.  Lo que hace pesada su digestión bien podría ser el conjunto de la receta y no el producto en sí.

 

Ya sea la receta más tradicional, como es el clásico asado al horno, o las más innovadoras, con nuevos cortes e ideas que revelan otra forma de deleitarse con su sabor, el cordero siempre es una apuesta segura para triunfar durante las comidas y celebraciones familiares.

 

Deja una respuesta