Castro, Xatruch y Casañas abren Compartir Barcelona

Oriol Castro, Eduard Xatruch y Mateu Casañas, junto con Nil Dulcet (los cuatro en la imagen), abrirán nuevo restaurante en Barcelona esta primavera. Será Compartir Barcelona, un local que seguirá la misma filosofía de Compartir Cadaqués, que este año celebra su décimo aniversario. Para llevar a cabo este nuevo proyecto, con sede en el corazón del Eixample, Castro, Xatruch y Casañas se han asociado a Nil Dulcet. Este último formó parte del equipo de cocina de Compartir Cadaqués desde sus inicios y, más tarde, fue el primer jefe de cocina de Disfrutar Barcelona, el otro restaurante que capitanean los tres chefs, uno de los más acreditados de España.

“Nil cuenta con nuestra total confianza y se ha ganado que los cuatro iniciemos este nuevo proyecto, del cuál él será el director, además de socio”, apuntan los
chefs. Para los cuatro, el sitio más natural dónde Compartir debía dar el siguiente paso era Barcelona y su apuesta por la ciudad es clara. Cerca de Disfrutar y dónde todos pasan la mayor parte del tiempo. “Estar cerca del restaurante es vital para el proyecto y para poder vivir de primera mano su evolución”, señalan.
Por su parte, Compartir Cadaqués seguirá siendo fiel a su concepto y los tres (CXC) seguirán pivotando entre Compartir Cadaqués, Disfrutar y Compartir Barcelona para mantener una de sus principales premisas a la hora de trabajar, que es la de poder estar presentes en los restaurantes para que puedan gozar de una supervisión constante por su parte.

En el corazón del Eixample
Situado en la calle Valencia 225, en el corazón del Eixample barcelonés y a un paso del emblemático Paseo de Gracia, el local cuenta con 550 m2, repartidos en tres
salas, y tiene capacidad para 80 personas. Es un local con mucha luz, amplio y confortable que cuenta con el diseño de El Equipo Creativo (estudio de interiorismo con el que ya se trabajó en Disfrutar), que ha querido recrear parte del espíritu tan propio de Cadaqués, pero interpretado desde una perspectiva más urbana y contemporánea.
El restaurante cuenta con una espectacular estructura metálica de principios de siglo. Uno de esos locales donde uno imagina una galería de arte con grandes
cuadros abstractos. Y así es como se ha imaginado el diseño: un gran espacio blanco presidido por tres grandes ventanas azules al mar Mediterráneo. El
contrapunto lo dan las formas curvas de espejos y ligeros biombos de mimbre y ratán, convertidos en cálidas lámparas, los cuales, situados de forma espontánea a
lo largo del local, recrean un paisaje abstracto de barcas y bóvedas.
Las barras y cocinas se muestran con formas sencillas y rotundas y con los materiales, colores y texturas que configuran el paisaje propio de Cadaqués.
El tono gris de la piedra pizarra y su aplicación en “trencadís”, junto con el color teja luminoso de los tejados, en contraste con el abstracto e intenso azul de las
ventanas, crean un potente conjunto que se puede leer en términos casi pictóricos, y pretenden dialogar con las increíbles composiciones de color y textura de los
platos propios del Restaurante Compartir.

Cocina de producto y con raíces tradicionales
En Compartir Barcelona la oferta gastronómica será a la carta y para compartir. Será una propuesta moderna, de producto y con raíces tradicionales, siguiendo la misma filosofía de Compartir Cadaqués. Pero no será una réplica, seguirá el mismo estilo y ofrecerá una oferta distinta, en la que todavía se está trabajando. Sí presentará, al menos al inicio, algunos de los platos clásicos que se encuentran en Cadaqués como la ensalada de remolacha, el canelón de atún, los bombones líquidos de chocolate o el coulant de avellana. Está previsto que el ticket medio sea de 45-50 euros por persona y, a partir de aquí, lo que quiera el cliente.

Deja una respuesta