Centroamérica y República Dominicana, cunas del mejor café del mundo

Panamá puede presumir de producir el café más caro del mundo y Honduras de ser el mayor productor de la región. Pero países como Guatemala, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana y Belice también cultivan excelentes granos. Lo cierto es que el café es considerado como oro negro en la región, que reúne unas condiciones geográficas excepcionales para su cultivo.

Es, sin duda, uno de los productos estrella de Centroamérica y República Dominicana. El café es considerado como oro negro en el territorio tropical, ya que la región concentra cerca  del 11% de su producción y exportación. Lo cierto es que Centroamérica y República Dominicana cuentan con unas condiciones geográficas excepcionales y favorables para el cultivo de este oro negro: áreas montañosas, altiplanicies, árboles milenarios y suelos volcánicos entre otras. A ello se suman otros factores, como son su clima tropical junto con períodos de abundantes lluvias, que favorecen el crecimiento y desarrollo de los cafetos. Todo ello hace que el café que se produce en cada país tenga sus propias peculiaridades.

Panamá, el café más caro del mundo

Puede presumir de tener el café más caro del mundo. En los últimos años, Panamá se ha convertido en uno de los productores más importantes de café especial en el planeta. La variedad Geisha, la joya de la producción especial del grano en el país, marca precios récords de más de 1.000 dólares la libra. Se trata de una variedad que se caracteriza por un delicado sabor con toques florales y de frutas tropicales. Se cultiva en las Tierras Altas a una altitud de 1,600 metros sobre el nivel del mar en la provincia panameña de Chiriquí, en un ‘terroir’ o conjunto de diferentes microclimas de suelos volcánicos que le dan características únicas.

Honduras, principal productor

Es el principal productor de esta bebida en Centroamérica. Pero no solo eso, ya que su calidad es reconocida a nivel internacional. Seis regiones integran la red de producción de café en Honduras, entre las que destaca Copán, una zona montañosa donde se elabora un exquisito café de aroma dulce con notas afrutadas, de cacao y de caramelo. A ella se suman otras zonas como Opalaca, Montecillos, Comayagua, Paraíso o Agalta. El país ofrece visitas a fincas de café para aprender sobre su proceso de cultivo y elaboración.

Guatemala, un café de altura

El café de Guatemala también es uno de los más valorados del mundo. Un clima tropical, períodos de intensas lluvias y unos suelos fértiles y ricos en nutrientes en sistemas montañosos, cordilleras y volcanes hacen que esta preciada joya crezca a una altura mínima de 1.500 metros. Las variedades más típicas del país son Bourbon y Caturra, entre otras especialidades de tipo arábica, principalmente.

 

República Dominicana, un rubro económico importante

No solo de maravillosas playas vive el país. Hoy en día se estima que existen más de 100.000 hectáreas de plantaciones de café de República Dominicana, lo que hace que sea uno de los principales rubros económicos del país. El café dominicano es mayormente Arábica, con variedades que incluyen, sobre todo, Típica y Caturra, además de Borbón y Catuai. En líneas generales se trata de un café en el que se puede apreciar un sabor afrutado y cítrico, con acidez equilibrada, elegante y matices aromáticos de chocolate.

 

El Salvador, muy buena reputación

El café salvadoreño goza de una buena reputación a escala mundial, que le viene dada por la dulzura, el cuerpo y la acidez de sus granos. El país produce solamente café Arábica y sus principales variedades son Bourbon y Pacas, la variedad salvadoreña proveniente de una mutación natural del Bourbon. Además, también se produce algunas cantidades de Pacamara (híbrido salvadoreño resultante del cruce entre Pacas y Maragogipe) y de otras variedades, en mucha menor cuantía, como Caturra, Catuai y Tekisic.

 

Costa Rica, calidad sobre cantidad

Produce numerosas variedades de café 100% Arábica, aunque no grandes volúmenes. Costa Rica produce una cantidad de café limitada, pero que asegura la excelencia de todas sus plantaciones y de los granos obtenidos, ya que parte de su cultivo se concentra en ricos suelos volcánicos. Su clima es tropical durante todo el año, alternando períodos de fuertes lluvias y temporadas secas. Dada la heterogeneidad geográfica del país, este produce numerosas variedades de café 100% Arábica.

 

Nicaragua, mucho más que volcanes

El Bourbon es la tipología de café más producida en este país conocido no solo por los volcanes, sino por la calidad de sus granos debido a un clima subtropical y suelos fértiles, que, en el caso de este café son tratados añadiéndoles sabores como vainilla y chocolate o de frutas. Otra de sus variedades más conocidas es el Nicaragua Maragogype, de granos de gran tamaño recogidos y tratados de forma artesanal que le otorgan un sabor en el que destaca la acidez.

 

Belice, poco a poco

Es el país centroamericano que menos café produce, aunque sus granos son de primera calidad y se están ganando un respeto creciente en el mercado de cafés especiales. Hay principalmente un productor de granos de café en Belice, situado en la selva tropical maya en el noroeste de Belice. Gallon Jug Estate cultiva granos 100 % arábica en un entorno óptimo. El café de Gallon Jug no está certificado como orgánico por el USDA, aunque utilizan métodos de cultivo sostenibles. Las cerezas se cultivan a la sombra hasta que están completamente maduras. Esto permite que los granos de café absorban al máximo las cerezas y las plantas.

 

Más info: https://www.visitcentroamerica.com/

Deja una respuesta