Cuvée Palomar 2018 de Abadía Retuerta, el placer de lo sublime

Abadía Retuerta da continuidad a su historia con una nueva añada de uno de sus vinos más célebres, Cuvée Palomar (55 euros), un vino que es un fiel reflejo del savoir faire y la excelencia que caracteriza a esta bodega referente del valle del Duero. Esta añada 2018 de Cuvée Palomar es un coupage de tres uvas –Garnacha, Tempranillo y Malbec– de producción muy exclusiva, delicado y muy aromático. Ángel Anocíbar, enólogo y director de viñedo y de la bodega Abadía Retuerta asegura que “en esta añada 2018 de Cuvée Palomar la protagonista es la Garnacha, cuya perfecta madurez marca la frescura y la fruta. El Tempranillo aporta estructura y el Malbec equilibrio y complejidad”.

Abadía Retuerta lanza al mercado la nueva añada 2018 de su Cuvée Palomar, uno de los tintos más esperados de la prestigiosa bodega afincada en la ‘Milla de Oro’. Con él recuperan el concepto y estilo de su antiguo Cuvée, uno de sus vinos históricos elaborado desde la añada 1996 hasta la 2005 y que en septiembre del año pasado vio de nuevo su renacer, con su añada 2017. Esta nueva añada, la 2018, da continuidad a esta historia, a uno de los vinos más célebres y sublimes de la bodega y que hará de las delicias de los winelovers.

Esta nueva añada es un fiel reflejo del savoir faire que avala a esta bodega referente del valle del Duero y a la grandiosidad de las antiguas variedades de uva de la zona, de sus cualidades y de su respuesta a las nuevas condiciones climáticas que rigen el terruño de Abadía Retuerta. Cuvée Palomar 2018 es casi testimonial en cuanto a producción, algo que lo hace todavía más singular si cabe, porque tan sólo 1.467 botellas podrán ser descorchadas.

De intenso color violáceo, delicado y aromático

Cuvée Palomar 2018 es un coupage, mezcla de variedades de uva Garnacha (40%), Tempranillo (40%) y Malbec (20%). Arropado en madera de roble francés durante 24 meses, esta nueva añada de Cuvée Palomar se caracteriza por su intenso color violáceo y por ser muy atractivo en nariz, con aromas de frutas rojas como frambuesas, fresa ácida y regaliz rojo que están perfectamente integrados con la madera, la cual se percibe muy fina y noble, y con un fondo de pastelería. Tiene una entrada suave en boca, envolvente, con un tacto delicado, elegante y con un final muy fresco y largo.

Es ideal para acompañar platos de cuchara y asados, además de ser un fiel candidato para dar la bienvenida a la primavera como se merece, disfrutando de una gran velada o simplemente con el que sorprender en ocasiones especiales.

Añada 2018

La añada 2018 se caracterizó por el frío, la lluvia y la poca insolación hasta el mes de junio. Un clima que fue bien recibido tras la larga sequía del año anterior. El resto de temporada estival se caracterizó por no ser excesivamente cálida, salvo el mes de septiembre, que fue el más caluroso registrado por la bodega hasta la fecha, lo que favoreció la recuperación del ciclo vegetativo.

Abadía Retuerta elabora vinos que expresan la personalidad de cada pago. De ahí que las referencias lleguen al mercado única y exclusivamente cuando la añada cuenta con una calidad extraordinaria.

Deja una respuesta