TÉ PARA DOS: Carlos Bosch

Activo empresario hostelero en Alicante (El Portal, Bar Manero) y Madrid (Manero), Carlos Bosch está poniendo en marcha estos días Mar Mía, ambicioso y rompedor espacio en el Hotel Ocean Drive de Ópera, frente al Teatro Real de Madrid, junto a poderosos socios como el hotelero Marc Rahola, el prestigioso chef Rafa Zafra (Estimar) o el maestro arrocero Luis Rodríguez (Casa Elías). Dice que el proyecto le tiene “como niño con zapatos nuevos, pero a la vez con la máxima concentración y toda la responsabilidad”.

Texto: Luis Ramírez. Fotos: ORIGEN

Mientras, suena suave música de jazz en directo en el elegante y relajante Bar Manero de la calle Claudio Coello de Madrid, con sus aires entre neoyorquinos y neoclásicos, sus estupendas tapas  y su cuidado espacio de ultramarinos en los que exhibe excelentes productos con marca propia, cada vez más exclusivos. Mientras Bosch avanza también con la apertura de un segundo Manero en Alicante, sometemos a este humanista mediterráneo a nuestro cuestionario alternativo.

¿Cuál es su personaje histórico favorito? Abderramán III, porque consiguió aglutinar los reinos árabes, unir todas las religiones en el Califato de Córdoba y crear una de las ciudades más importantes del mundo en el siglo XI.

Recomiéndenos un libro…Uno muy divertido, “El Laberinto de las Aceitunas”, de Eduardo Mendoza; y otro que he leído hace poco y me ha encantado, “La mano de Fátima”, de Ildefonso Falcones.

¿Cuál ha sido su mejor viaje? Uno que hice a Brasil en 1989, cuando me recorrí muchos rincones del país en unos diez días. Pero también me encanta cuando me escapo un fin de semana a París, a Londres o a Milán. ¿Cuál es su viaje pendiente?  Muchos. Quizá a Japón u otro lugar del Lejano Oriente. He recorrido más el mundo occidental. También he disfrutado mucho de conocer la cultura y la geografía española, además de los productos de su despensa.

¿Cuál es su comida favorita? Los canelones que hacía mi madre, que también los ofrecemos en Manero, y cualquier buen arroz alicantino.

¿Qué significa Alicante para Carlos Bosch? Es mi lugar de origen, es mi cultura, es una parte muy importante de lo que soy, un gran lugar en el Mediterráneo. Además, una provincia que ofrece una calidad de vida extraordinaria y cuyo interior sigue siendo un gran desconocido.

¿Qué recetas le gusta preparar? Muchas, desde un arroz a un pescado, pasando por platos de cuchara, porque me gusta la cocina y todo lo que la rodea. He estado muy cerca de ella gracias a mi madre y mi abuela y eso me ha dado autonomía para cocinar para mis hijos y también para mis invitados. Me gusta cocinar porque me relaja y me fascina la variedad de recetas de nuestro patrimonio gastronómico.

¿Qué pasión ha descubierto recientemente? La de observar, curiosear, recorrer calles. Me encanta descubrir las ciudades andando. Llego a hacer paseos de 20 o 25 kilómetros incluso.

¿Qué le pide a un vino? Acidez, estructura, ligereza, fruta y sobre todo, que me permita un segundo y hasta un tercer trago.

¿Cómo encuentra la emoción en un vino? Hay vinos que te emocionan, igual que un plato,  ya sea en boca o en nariz porque te transportan a un sitio que te hace soñar. Quizás lo más importante para mí ha sido profundizar en el mundo de Jerez. Cuando entras en una bodega jerezana empiezas a descubrir cosas y el tiempo se paraliza. Llega la emoción y no hay vuelta atrás.

Sugiéranos una armonía entre un plato y un vino…Un plato perfecto puede ser un arroz con conejo en Casa Elías en el Vinalopó alicantino, y un vino de Monastrell de José María Vicente, por ejemplo un Pie Franco.

¿Dónde le gustaría vivir? En este momento, en Madrid. Me parece una ciudad que realmente merece la pena. Me apetece estar aquí porque te permite desplazarte por España, Europa e incluso el mundo. Es una ciudad muy cómoda que te da casi todo.

¿Qué otra ocupación le hubiera gustado tener? Me hubiera gustado ser un buen entrenador de baloncesto. Me gusta muchísimo el deporte.

¿Cuál es su posesión más preciada? Mis hijos y mi pareja. Son lo que más quiero y de lo que más orgulloso me siento.

¿Cuál ha sido su mayor logro? No rendirme nunca, tener perseverancia e ilusión y ser fuerte en circunstancias difíciles.

¿Qué talento le hubiera gustado tener? Saber escribir mejor, para ser el autor de una buena novela. Soy más pragmático que creativo a la hora de comunicar. Envidio a esas personas que saben escribir tan fácil y tan bonito.

¿Cuál será la meta de su próxima carrera? Conseguir que la gente que trabaje o viva conmigo se sienta feliz porque hacemos las cosas como Dios manda. Que sigamos unidos y podamos disfrutar de los éxitos conjuntamente.

Si tuviera que definir un rasgo de su carácter…. Soy perfeccionista, una persona muy meticulosa y a quien le gusta que todo salga bien.

¿Cuándo derramó su última lágrima? Hace poco, cuando me enteré de que había muerto un amigo. Soy sentimental pero también soy fuerte.

¿Cuál es la cualidad que más valora en las personas? La lealtad y la bondad.

¿Y cuál sería su principal cualidad? Soy leal y también me considero buena persona, aunque tengo prontos, como dicen en mi casa. Pero carezco de rencor; se me pasa rápido.

¿Qué es lo que más detesta? La envidia y la hipocresía

¿Qué le inspira indulgencia? Los errores derivados de un carácter fuerte

¿Qué le parte el corazón? Las injusticias, el maltrato a los niños, a los ancianos y también a los animales

Si pudiera cambiar una sola cosa del mundo…Quitaría la tensión con la que vivimos estos tiempos de pandemia y los desequilibrios que está generando.

¿Qué es la música para usted? Para mi es todo. Soy melómano. Escucho rock, pop o música clásica, pero también me gustan C. Tangana o Alejandro Sanz.. Intentamos trasladar toda esta diversidad a Manero.

¿Cuál es su lema? Vive, haz el bien y no mires a quién.

 

 

Deja una respuesta