La estacionalidad de la miel se reduce entre los consumidores

El consumo de miel en España ha estado ligado históricamente a las épocas de mayor frío, como el otoño o el invierno. Sin embargo, durante el último año han crecido los consumidores que ingieren este alimento en primavera y verano.

España encabeza la producción de miel dentro de la Unión Europea, que a su vez es el segundo productor de este alimento -después de China- en el mundo. Pese a ello, dicho liderazgo no se ha visto reflejado en su consumo, el cual lleva tiempo estancado en unos 0,8 kilos per cápita. Sin embargo, el incremento de la información que le llega a los consumidores ha motivado la reducción de la estacionalidad de un producto ligado históricamente a épocas de frío.

Así se desprende del ‘Análisis del Consumo de Miel en Familias Jóvenes con Niños’, realizado por el Instituto de Investigaciones de Mercado y Marketing Estratégico Ikerfel para la Asociación Española de Comerciantes y Envasadores de Miel (ASEMIEL-ANIMPA). En concreto, los consumidores que toman miel a lo largo de todo el año han aumentado en tres puntos porcentuales en nuestro país, pasando del 46% registrado por Ikerfel en marzo de 2021 al 49% del mismo mes del presente 2022.

Esta situación es más común (60%) entre los grandes consumidores de miel, es decir, aquellos que incluyen este alimento en su dieta al menos cuatro veces por semana. Mientras, disminuye al 39% entre los que recurren a la miel de forma más ocasional, o sea, durante los periodos de mayor frío.

Y es que, como indican desde ASEMIEL-ANIMPA, los consumidores cada vez tienen más referencias sobre los muchos beneficios que la miel deja en el cuerpo, al ser una fuente importante de hidratos de carbono y vitamina B6. De hecho, estas cualidades le permiten ser el edulcorante perfecto para sustituir otros azúcares, e incluso actuar como ingrediente o toque especial en los platos salados.

¿Dónde y por qué se consume miel?

La elaboración del citado estudio se enmarca dentro de la campaña Familias Mielenials, impulsada por ASEMIEL-ANIMPA con la colaboración de la Unión Europea, cuyo fin es promover un consumo razonable de miel producida en Europa entre las familias jóvenes de España, en línea con el objetivo europeo dirigido a fomentar entre sus habitantes un estilo de vida mucho más saludable y activo.

Por ello, en los datos ofrecidos por Ikerfel también se plasman los motivos que llevan al consumidor a elevar la ingesta de miel. Si bien, que sea un producto natural, al que no se le añade ni se le quita nada, o que guste su sabor son las causas alegadas por el 33% de los encuestados; la principal razón para optar por su consumo no es otra que los aspectos positivos relacionados con la salud (61%).

Además, el momento preferido para el consumo de miel en los hogares españoles es claramente el desayuno, sea cual sea el perfil de los consumidores, dado que el 64% de los encuestados así lo afirman.  En tanto, la cena ocupa el segundo lugar de las preferencias del consumidor, debido a que el tradicional vaso de leche con miel continúa muy presente en la dieta del 40% de los consultados.

Ante tal coyuntura, ASEMIEL-ANIMPA reta a convertirse en Mielenials, familias jóvenes y modernas que desayunan con miel para afrontar la clase de gimnasia en el colegio o la reunión matinal en el trabajo. El reto consiste en desayunar al menos un día con miel de Europa a lo largo de 15 semanas.

Por esta razón, ha subido a su página web www.desayunaconmiel.eu una planificación de 15 semanas con vídeo recetas para incorporar este edulcorante natural en la primera comida del día.

 

Deja una respuesta