Los auténticos tortellini de Módena con Parmigiano Reggiano, en el Restaurante MasterChef

Llegan a Madrid los auténticos “Tortellini del Tortellante” hechos artesanalmente con pasta fresca y crema de queso Parmigiano Reggiano, la receta más clásica y popular del chef de tres estrellas Michelin, Massimo Bottura. Una pasta fresca hecha a mano y con el corazón en el seno de Módena en colaboración con “Tortellante”, asociación que promueve y coordina proyectos con personas dentro de un espectro de autismo y otras discapacidades en esta ciudad italiana. y que encabeza Lara Gilmore, esposa de Bottura.

Las cocinas del Restaurante MasterChef de Madrid presentan su plato más especial: “Tortellini del Tortellante en crema de Parmigiano Reggiano 24 meses de Massimo Bottura”. Una fina pasta fresca de huevo rellena de un pesto tradicional a base de lomo de cerdo, jamón, mortadela y queso Parmigiano Reggiano y hecha a mano una a una por personas con necesidades especiales. Le acompaña una suave crema de queso Parmigiano Reggiano de 24 meses de curación que traslada al comensal en cada cucharada a Módena, en la región italiana de Emilia-Romagna, de donde es original la receta. Esta elaboración tan especial de uno de los mejores chefs del mundo es ya uno de los platos fijos de carta que puedes degustar en la C/Velázquez, 150 de Madrid y en su recién inaugurada terraza. (Reservas: www.restaurantemasterchef.com/reservas)

Pasta fresca artesanal única

Hace unas semanas, el equipo de cocina del Restaurante MasterChef de Madrid recibió la visita de los responsables de la asociación Tortellante para obtener de primera mano la formación y guías para el correcto tratamiento de esta pasta fresca artesanal única en la capital. Productos sencillos y de la mejor calidad, que nos harán viajar con este plato hasta Módena a través de su historia e ingredientes.

Se necesitan ingredientes frescos, locales y de calidad. El relleno de los tortellini Tortellante se compone de 1/3 de lomo de cerdo, 1/3 de mezcla picada de jamón de Parma y mortadela, 1/3 de queso Parmigiano Reggiano rallado, y nuez moscada. La carne se cocina sin añadir grasa, se pica y se mezcla con el resto de los ingredientes. Se añade la sal y nuez moscada y se dejan enfriar. Por último, unimos todo con el queso Parmigiano Reggiano. La clave es la consistencia del relleno, ni demasiado fina (como el paté) ni demasiado gruesa (como la salchicha).

Esta mágica historia se completa con el amor que hay detrás de cada tortellini. No se trata de una pasta rellena cualquiera, la historia de Tortellante es un gesto de solidaridad y esfuerzo que comienza en el seno de Módena con la asociación que promueve y coordina proyectos de formación, asistencia y recaudación de fondos para apoyar a jóvenes con autismo y otras necesidades especiales en esta provincia italiana.

Hechos a mano y con el corazón

El proyecto piloto comenzó en enero de 2016 y produce grandes beneficios en el día a día de las personas con autismo y otras necesidades especiales que trabajan en la asociación. Los excelentes resultados y las mejoras en su evolución han sido certificados por el equipo científico coordinado por el profesor Franco Nardocci y los psicólogos Alessandro Rebuttini y Martina Rossetti.

La iniciativa, que comenzó como una terapia educativa y de rehabilitación, presenta ahora una oportunidad laboral y de futuro para los jóvenes con autismo y otras necesidades especiales, ofreciéndoles una vida más autónoma. La asociación se ha convertido en una gran familia donde las personas que colaboran en la elaboración de los tortellini conviven y obtienen herramientas que los ayudan a fortalecer su identidad dentro de la comunidad.

Tortellante permite, por primera vez, trazar el futuro de las personas con autismo y otras necesidades especiales a través de la producción de un excelente producto de la tradición gastronómica de Módena: la pasta fresca. Una pasta llena de cultura, belleza, intercambio, relaciones y crecimiento social. Todo ello se lleva a cabo bajo la dirección de Tortellante con la supervisión del chef Massimo Bottura y su esposa Lara Gilmore quienes, a menudo, participan en las actividades.

El Restaurante MasterChef se une a esta iniciativa demostrando su compromiso social y poniendo en valor uno de los lemas más importantes del talento culinario: MasterChef, cambia vidas.

Deja una respuesta