Santa María Briones, para disfrutar de la vendimia en La Rioja

El hotel de Briones ofrece a sus huéspedes la posibilidad de crear experiencias lúdicas, enológicas y gastronómicas completamente a medida. En la imagen, el salón biblioteca.

Los enamorados del vino disfrutan de su pasión enológica en otoño mucho más que en cualquier otra estación del año. Con el final del verano llegará la época de vendimia a La Rioja, uno de los destinos vinícolas más importantes de España (y del mundo), cuya recogida de la uva suele comenzar la última semana de septiembre y extenderse durante las primeras de octubre. Empaparse de la cultura del vino, perderse en los pequeños municipios de la zona y vivir las infinitas experiencias enológicas que existen es sencillo si se sabe elegir el punto de partida. Como el hotel Santa María Briones, ubicado en la preciosa villa medieval de Briones, uno de los enclaves vitivinícolas más importantes de La Rioja Alta.

Ubicado en el centro histórico de la localidad riojana, Santa María Briones es un hotel boutique de alta gama donde reencontrarse con uno mismo y redescubrir la oferta histórica, cultural y de ocio de la zona. Se encuentra en una casona civil del siglo XVI, completamente recuperada por el arquitecto Ignacio Quemada (responsable de la bodega Campo Viejo o del Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino, ambos en La Rioja) y el estudio de interiorismo Isabel López Vilalta & Asociados, quienes han apostado por los espacios de atmósfera intimista mediante la combinación de materiales nobles y ciertos elementos originales del edificio principal. Sus 16 habitaciones, amplias, luminosas, pensadas para el confort y dotadas con todo tipo de servicios para hacer de la estancia una experiencia sensorial inolvidable, ofrecen vistas al majestuoso paisaje que ofrece el Ebro, a la muralla defensiva de Briones (integrada en el patio interior del alojamiento) o al Briones medieval. El refugio perfecto para disfrutar del mar de viñedos más impresionante del país.

Las zonas comunes se completan con un gran salón con chimenea y biblioteca con el antiguo aljibe de origen medieval y una cafetería adyacente, un pequeño gimnasio con terraza en la tercera planta o el párking privado con cargador Tesla para todo tipo de vehículos eléctricos.

Experiencias lúdicas y gastronómicas

La oferta culinaria está en manos del logroñés Juan Cuesta (formado en restaurantes como El Portal del Echaurren o Venta Moncalvillo, entre otros), quien se ocupa de los fogones de Allegar. La propuesta gastronómica, reinterpreta el recetario riojano con ingredientes de primera calidad, muchos de ellos procedentes de huertas y productores locales, tratados con mimo, técnica depurada y respeto. Entre sus platos, merece la pena destacar la Judía verde escaldada, careta crujiente y patata, el Cordero meloso y crocante sobre crema de boniato y migas de panko o la Chuleta de vaca mayor servida con pimientos y patatas

Siempre al servicio del huésped, el equipo de Santa María Briones no solo consigue que los alojados se sientan como en su propia casa, también ofrece la posibilidad de crear experiencias lúdicas, enológicas y gastronómicas a medida. Visitas personalizadas a las mejores bodegas de la zona, rutas enológicas personalizadas con servicio de transporte privado, paseos turísticos por el Conjunto Histórico Artístico de Briones (incluido en la asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España) o por otros municipios cercanos, pistas gastronómicas de lo más variado (de los grandes restaurantes de la zona a los mejores pintxos.

Deja una respuesta