Casa Felisa: un homenaje a Madrid en clave actual

El concepto fine neocastizo de Casa Felisa (Beneficencia, 15. Hotel Urso. Madrid) busca elevar el recetario tradicional para presentarlo con elegancia y orgullo. Un producto local excelente, técnica y sofisticación son los ingredientes que conforman la base de una propuesta gastronómica a cargo de Antonio del Álamo.

Felisa nació en la sierra madrileña y allí vivió toda su infancia como buena apasionada del campo. Era curiosa y siempre que podía se escapaba a la cocina para ver qué se estaba cociendo. Pasados los años, sus padres le enviaron a estudiar a París, donde muy pronto se dejó cautivar por la elegancia, la moda, la cultura y el hedonismo de la capital francesa. Felisa supo recopilar lo mejor de su experiencia parisina y cuando regresó a España, lo unió al encanto burgués madrileño, a las tendencias más innovadoras y, lo más importante, a sus raíces, para así materializar su sueño en un lugar donde ver y dejarse ver: Casa Felisa.
 
Esta es la historia en la que está inspirado el nuevo restaurante del barrio de Las Salesas, que acaba de abrir sus puertas con el propósito de rendir homenaje a Madrid en clave actual, a través de la excelencia del producto local y recetas tradicionales reinventadas gracias a la influencia internacional. Casa Felisa surge como un concepto inédito que refleja el nuevo espíritu tabernero madrileño y el carácter fine neocastizo a través de sabores reconocibles que sorprenden por su presentación cómplice, pero sofisticada en un equilibrio perfecto entre tradición y contemporaneidad.
 
 Un jefe de cocina clásico
 
Liderando este nuevo proyecto gastronómico se encuentra Antonio del Álamo, uno de los cocineros más acreditados de la historia culinaria madrileña que, como él mismo se describe, es un jefe de cocina clásico con un profundo respeto por el producto y el sentido del mercado y de la temporada. Antonio ha elaborado un recetario en base a la calidad del producto madrileño y desmitificando el concepto de comida tradicional como algo poco refinado, elevándolo para presentarlo con elegancia y orgullo.
 
La carta de Casa Felisa empieza con una gran selección de entrantes, en la que conviven recetas clásicas y modernas, como buñuelos de bacalao con mahonesa de ajo negro, navajas en salsa de vermut de Madrid y mantequilla azafranada o verduras asadas en horno de leña con ensalada de berros, lascas de Idiazabal y piñón tostado. También destacan la ensaladilla rusa con tortilla de camarones, que refleja a la perfección el espíritu del restaurante al servirse con salpicón de marisco tibio con cola de bogavante, para reivindica así su valor gastronómico con productos de primera calidad. Por su parte, el placer entre panes está presente en Casa Felisa a través de tres propuestas inigualables de finger food ilustrada: sándwich de croissant en molde con langosta, sándwich de pan brioche con esturión ahumado, papada ibérica y caviar, y pan de mollete con picadillo de cocido.
 
La técnica del escabeche 
 
Antonio del Álamo mantiene la técnica tradicional del escabeche en elaboraciones como la perdiz o el morrillo de atún rojo escabechados, que contrastan con la tortilla abierta con gambas de Huelva al ajillo, caviar, trufa, esturión o anguila ahumada a elegir; o con los icónicos huevos estrellados, completados con jamón ibérico Dehesa de los Monteros, tartar de atún rojo, caviar o trufa de temporada.
 
Entre los principales, se encuentran pescados como salmonete de roca dorado en sartén o lenguado a la plancha a la meunière y platos de carne como el steak tartar de solomillo con torreznos, el pincho moruno de lomo de vaca son salsa bearnesa o el solomillo de vaca sobre tuétano asado. Todos ellos pueden acompañarse de guarniciones como patatas al horno, pimientos de Guernica fritos o las emblemáticas patatas soufflé, con o sin salsa brava. Completan la selección otras elaboraciones como raviolis de pepitoria de gallina, arroz a la llauna con chuleta de vaca o una receta tan nuestra como los macarrones con tomate, chorizo y queso de Madrid. El broche de oro lo puede poner una tabla de quesos nacionales o dulces como la torrija de Felisa, mousse de chocolate y naranja o arroz con leche, entre otros.

 
Cervezas artesanales y vinos madrileños 
 
La propuesta líquida de Casa Felisa, liderada por la sumiller Iamina Hamed, también se presenta como una carta de amor a Madrid con cervezas artesanales y vinos madrileños, que se complementan con etiquetas de otras regiones e internacionales, contando en total con más de 200 referencias, entre tintos, blancos, rosados, generosos y espumosos. Asimismo, el restaurante otorga gran protagonismo al tradicional aperitivo madrileño, un momento único en el que se podrá degustar una suculenta variedad de vermuts y cócteles inspirados en creaciones clásicas que hacen referencia a momentos históricos de la capital.
En cuanto al interiorismo, Casa Felisa es obra del estudio Antonio Obrador, que busca evocar un ambiente castizo, deconstruyendo o reformulando el espíritu chulapo. La paleta de colores, que gira en torno al rojo, negro y amarillo pastel, se aprecia en las cortinas de terciopelo, el decapado entre las vigas del techo, las paredes enteladas o el interior de las alacenas forrado con cuadros gustavianos. Estas alacenas contienen objetos que representan el día a día de Felisa, al igual que las cajas de luz, uno de los puntos clave del espacio, en las que se muestran diferentes ilustraciones en relación con la vida de Felisa, así como los rincones más icónicos de Madrid.

Deja una respuesta