Ternera Gallega Suprema, carne de máxima calidad

Los siglos de tradición en la crianza del vacuno y su especial clima y orografía hacen que Galicia cuente con una ganadería de calidad reconocida. Pequeñas producciones, de carácter familiar y en zonas rurales, donde los animales se alimentan y se manejan en condiciones excepcionales para lograr una carne con un sabor y una terneza únicos. Un producto versátil en la cocina, con gran variedad de piezas, y protagonista de diferentes recetas para todos los gustos.

Ternera Gallega Suprema es la principal categoría comercial de la Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega, sello que otorga la Unión Europea como aval del origen y de la calidad del producto amparado. Los animales de Suprema cumplen con requisitos específicos en cuanto a su alimentación, crianza y edad, que se supervisan bajo el programa de control de la IGP.

Ternera Gallega Suprema: cualidades diferenciales

Toda la carne certificada por la IGP procede de animales nacidos y criados en Galicia, que pertenecen a las razas autóctonas y sus cruces. En la categoría Suprema, además, se trata de animales jóvenes, de menos de 10 meses, que se alimentan de leche materna como mínimo hasta los 7. Esta condición, la lactancia materna, es una de las principales características de Ternera Gallega Suprema y la diferencia en el mercado. La alimentación de los terneros se complementa mediante el aprovechamiento de los recursos propios de cada ganadería (como forrajes, cereales, nabos o patatas) y con concentrados, exclusivamente de productos vegetales, aprobados por la Indicación Geográfica Protegida.

Esta forma de crianza, basada en el manejo tradicional del vacuno en Galicia, favorece la biodiversidad, conserva los ecosistemas y ayuda a la prevención de incendios, ya que los animales limpian los montes donde pastan, evitando su abandono. De esta manera, los más de 8.000 ganaderos y ganaderas de Ternera Gallega Suprema mantienen vivo el medio rural y contribuyen a su sostenibilidad, no solo medioambiental, sino también a nivel económico y social. Muchas de estas ganaderías familiares se localizan en zonas de media y alta montaña y con su actividad generan recursos en estos territorios y fijan población en el campo.

¿Como reconocer Ternera Gallega Suprema en el mercado?

Una etiqueta única para una carne única. Ternera Gallega Suprema se reconoce en el mercado por su etiqueta de color rosa, que incluye el sello azul y amarillo de toda IGP y el logotipo propio de Ternera Gallega. Ya sea en una carnicería tradicional, en una cadena de distribución o en un restaurante, el consumidor siempre puede exigir este etiquetado para tener la certeza de adquirir carne amparada.

También puede localizar los puntos de venta certificados más próximos a través de la página web de Ternera Gallega o de su aplicación móvil, donde también encontrará recetas, consejos de cocinado e información sobre las diferentes piezas y sus usos culinarios.  

Control y trazabilidad garantizados

Toda la carne certificada por la IGP Ternera Gallega responde a un riguroso sistema de control y trazabilidad que abarca desde el campo hasta el punto de venta. Mediante comprobación documental, inspecciones en las ganaderías, en las industrias y en los establecimientos, con la toma de muestras y la realización de más de 3.000 pruebas de ADN al año, la Indicación Geográfica Protegida logra un seguimiento del producto en todo momento. Aporta así transparencia y garantías de calidad a los consumidores. En el caso concreto de Suprema, además de comprobar el origen, las razas y el bienestar animal, se verifica la alimentación de los terneros y su lactancia materna, como mínimo, hasta los 7 meses. También se revisa el correcto etiquetado de la carne y su presentación e identificación en el punto de venta, con el fin de evitar confusiones o posibles engaños en el mercado.

Gran versatilidad en la cocina

Debido al método de crianza, manejo y alimentación, la carne de Ternera Gallega Suprema posee unas cualidades organolépticas excelentes. Al corte, su aspecto es magro, de consistencia firme y músculo de grano fino, con un color de rosa claro a rojo, grasa entre blanca y amarilla suave y con una textura cremosa. Se distingue especialmente por su terneza, jugosidad y sabor.

Estas características propias de Suprema brindan grandes resultados gastronómicos, tanto en las cocinas de los consumidores como en las de los chefs profesionales. Conociendo la variedad de piezas del vacuno, desde las más populares (como el lomo o el solomillo) hasta las menos habituales (como la llana, la babilla o el vacío, entre otras), las posibilidades culinarias de Ternera Gallega Suprema son infinitas y rompen el falso mito de las “piezas de primera y de segunda categoría”. Con el tratamiento y el cocinado adecuado para cada corte, la carne certificada viste recetas sencillas a la plancha o a la parrilla y platos elaborados con mucho chup chup, ya sean de la gastronomía tradicional o de la más vanguardista.

Deja una respuesta